lunes, 2 de mayo de 2011

Realejos de ayer mismo (6)

Las preocupaciones mostradas en el comentario último de la anterior entrega (septiembre de 1947) no debieron surtir demasiado efecto pues en el Aire Libre de  5 de enero de 1948, página 6, nos encontramos con un expresivo “Aupa, Realejo Bajo”, que volvemos a transcribir literalmente:
“También los aficionados al fútbol en el Realejo Bajo son exigentes, por lo que respecta a su equipo el Deportivo Español. Nos dicen del Realejo que dotar al Español de los necesarios elementos costó bastante trabajo, pero hoy «no aparecen por el campo sino unos pocos con más afición que los demás».
Un equipo que cuenta con un buen conjunto, donde destaca la zaga Manuel-Pancho, consideraba como la mejor de su categoría; el medio centro Arocha y el ala derecha de la delantera Miguelito-Vera, da lástima que no tengan entrenamientos, aunque disponen de un buen entrenador, el ex-jugador del Vieira, Manuel Hernández.
Esta es la situación: por lo visto y leído, en el Realejo Bajo hay campo, hay jugadores, hay entrenador... pero no se efectúan entrenamientos ni el Español da señales de vida.
Ya han pasado las fiestas de fin de año, y por nuestra parte, a la directiva del Español le transmitimos el ruego de varios aficionados para que activen los entrenamientos y hagan dar señales de vida al equipo. El Realejo deportivo no debe dormirse, y menos ahora, cuando en todos los pueblos de la isla el fútbol está tomando gran incremento”.
En el mismo semanario deportivo (Aire Libre) de fecha 26 de enero de 1948, página 2, otro artículo de A. H., que nos señala:
“Entre el Español y el Imperio se han jugado dos partidos estos últimos domingos. En el primero, jugado en la Orotava, resultó que después de un partido vistoso y alegre, el Español logró la victoria por 3-1. Y en el segundo, jugado en casa  el Imperio se llevó para la Orotava un meritorio empate a 3.
El cuadro presentado por los locales en este ultimo encuentro fue el siguiente: Tomás; Manuel, Expósito; Alberto, Toste, Pepito; Elías, Hernández, Jorge, Sinforiano, Miguelito.
El primer tiempo terminó con un 0-2 para los orotavenses. El segundo registró una reacción del Español que aminoró la ventaja con un 2-3, hasta que al fin Expósito, que cambió con Elías su puesto, después de desaprovechar un penalty, hace el 3-3 definitivo.
Destacaron: Expósito, Toste, Elías; del Imperio nos agradó la zaga y su centro delantero.
No ha comenzado el ansiado campeonato. Ignoramos sus causas; pero cualesquiera que hayan sido, dejadez de directivos o federativos, ausencia de reuniones entre los clubs o las que sean, lo cierto es que «no ha empezado» y... que lleva rumbo de no empezar nunca, pues se está yendo el tiempo de ello.  Ya que asi ha sido, el Español junto con los demás de su categoría, debían concertar un torneo disputando una copa u otro premio cualquiera. Lo esencial es, españolistas, no dejar enfriar a la afición ni dejaros enfriar vosotros mismos”.
Aire Libre, lunes 23 de febrero de 1948, página 2 (El fútbol en el Realejo), dos apartados: Crónica del partido Español-Taoro y Homenaje a Sedomir, ambos bajo la firma del consabido A. H. He aquí ambas reseñas:
“Por fin comenzó el campeonato, aunque no de la envergadura que esperábamos. Parece ser, disputándose una copa por sistema de eliminatorias. El pasado domingo, día 8, contendieron en el Estadio de estos Realejos el C.D. Español y el C.D. Taoro, partido que resultó algo accidentado por errores del árbitro y por la inexperiencia del Español en estas lides campeoniles en las cuales se ha de tener muy en cuenta que el árbitro es la autoridad máxima, equivóquese o deje de equivocarse.
El resultado fué empate a dos, reafirmándose con esto el Taoro, a quien el Español no había podido batir hasta el domingo siguiente día 15, en que se presentó de nuevo ante el público realejero, siendo vencido por 3-2. Este resultado puede ser justamente realzado, teniendo en cuenta el cuadro que presentaron los locales: Martín; Pancho, Elías; Sinforiano, Manuel, Alberto; Platero, Miguelito, Jorge, Vera, Añaterve. Faltando, como se ve, la técnica de Toste y el empuje y ánimo de Hernández a quienes la gripe tumbó”.
Y con respecto al segundo comentario, el referente al homenaje:
“Registramos con beneplácito general el propósito de la directiva del C.D. Español, según el cual se prepara para el día 29 de este mes un partido de homenaje a Sedomir, quien sigue aún imposibilitado para jugar. Este homenaje se lo tiene bien merecido el guardameta norteño, el cual ha puesto toda su voluntad en pro del levantamiento de la afición de estos Realejos, ayudándonos en todo aquello que ha podido en el progreso de nuestro equipo.
Sus excelentes cualidades futbolísticas han sido reiteradamente probadas. No se nos olvidará jamás, aquel Viera-San Andrés, que terminó 0-0, cuando al final el portero contrario emocionado lo felicitó, ni aquel Vera-Viera, cuando paró el penalty o  el Hespérides-Marino en que defendiendo los palos laguneros quedó imbatido, o el último R. Unión-Orotava, en que pese al resultado adverso 4-0, fue la figura del partido. Y he aquí que en un partido amistoso y contra un equipo de Segunda estando defendiendo la meta del C.D. Norte la «sombra negra» se ciñe sobre él y troncha temporalmente sus ilusiones. En fin, ya le tenemos muy mejorado y quizás pronto volverá a vestir los colores norteños. Que así sea.
¡Aficionados realejeros! Que no falle ni uno solo de vosotros en el Estadio el día 29, para allí mostrar a Sedomir, cariñosa y sincera simpatía.
Felicitamos a nuestra directiva por ese rasgo deportivo y les animamos porque este partido se lleve a cabo, bajo la mejor organización posible”.
Y terminamos por hoy con otro artículo de A. H. (Aire Libre, 5 de abril de 1948, página 2) en el que aclara a un tal Sergio algo sobre el C.D. Español de Realejo:
“No, Sergio; no te hemos levantado la estatua, pues no te la has ganado. ¿No habías quedado con tus amigos en que escribirías algo sobre nuestro equipo? No lo has hecho y por eso lo hacemos, no por nosotros, sino por estos tus buenos amigos que al saltar al campo defendiendo los colores blanquiazules, se enorgullecen.
Este equipo realejero posee un cuadro, no muy malo, que digamos. Claro está, sin llegar al del C. D. Taoro. Pero es tal la unión moral que hay entre sus elementos y la codicia que ponen en los partidos, que a veces contrarrestan y hasta superan el juego del hasta hoy su rival más poderoso.
Analicémosles: Martín, procedente de Icod, buen portero; la sólida defensa Manuel-Expósito, éste tenido por el mejor elemento del Español, y  aquél, no tan seguro, pero que juega con gran coraje y valentía; los medios Alberto, y Sinforiano, responden, pero han de practicar mejor el marcaje, mientras no se conviertan en volantes... Toste, centro media, jugador que pone las botas a disposición del cerebro. Los extremos son también buenos, especialmente Añaterve, poseedor de un potente tiro al marco; el otro, Miguelito, peca de lento, aunque hace cosas finas, (el  «diplomático» lo llaman), entendiéndose muy bien con Gerardo, de buen fondo, pero flojo en el remate a goal; el otro interior es Hernández, veterano jugador y entrenador del equipo, y por último, Jorge, el criticado centro delantero, que estimamos bueno; lo que pasa es que tiene que ser más voluntarioso en todos los partidos.
También hay suplentes: Elías, defensa duro; Pepito, novel portero; Agustín, Bartolo, Tomás, Platero... Estas calificaciones no valen un ápice, pues no tengo autoridad para calificar , apenas sabemos de fútbol. Lo escribimos y publicamos sólo como aliciente para que estos muchachos no se desanimen y sigan siempre p´alante”.
Hasta otra.