martes, 31 de mayo de 2011

Reivindicaciones

Ya vimos en entregas anteriores que Voz del Magisterio Canario era un periódico de los denominados ‘profesionales’, editado en la Orotava, y en el que Alfredo Mederos suscitó la movilización que hiciera posible que los maestros del 2º escalafón pudieran tener abiertas las puertas para el ascenso de categoría. En el ejemplar de 1 de febrero de 1923, páginas 6 y 7, podemos leer:
“Con objeto de dar publicidad a todo trabajo en que se fomente la unión para nuestra campaña, el número 12 de la Voz inserta una carta abierta del digno compañero Sr. Blázquez Orellano, Maestro de Tenteniguada (Valsequillo), Delegado en Canarias de nuestra Asociación General, contestando a otra que yo le dirigí, llena de optimismo en mis anhelos de igualdad y fraternidad entre todo el Magisterio...
Nuestro derecho lo hemos amasado en un trabajo constante, sin desertar nunca del cumplimiento del deber, constituyendo nuestra actuación un caso único de vocación, que hizo el milagro de germinar, apartando el montón de decepciones sufridas, para nacer entre el abandono de los poderes públicos y la desconsideración de unos pocos compañeros, que en su egoísmo desprestigian a la clase, discutiendo la capacidad de los Maestros del 2.º escalafón, para tener derecho a ocupar un puesto en las categorías del primero, inferior al de los subalternos, y por lo tanto indigno de una clase que se le hace responsable de la cultura nacional, a falta de una actuación corporativa enérgica, impuesta por la verdadera unión del Magisterio sin castas...
Un nuevo R. D. convocando a oposiciones la mitad de las plazas del escalafón en todas las categorías, vendrá a demostrar quien tiene la razón y cuales son los que se llevarían el Santo y la limosna –a lo que ha dado lugar la discusión de si las oposiciones son pedagógicas o antipedagógicas–; y los maestros de los pueblos rurales, con 30 años de servicios, habiendo desasnado a media España, condenados a morir con 3.000 pesetas de sueldo, figurando nominalmente en un escalafón de 3 a 12.000 pesetas…
El llamamiento de nuestros hermanos a la unión requiere por nuestra parte una cooperación entusiasta, desinteresada y digna para obtener las mejoras económicas a que tenemos derecho.
Los compañeros del Grupo Oriental nos invitan a la unión, y si por ahora las circunstancias nos impiden crear otra asociación en este grupo; recomiendo a todos remitan su adhesión al Sr. Blázquez como Delegado, comprometiéndose a ingresar en la Nacional de Limitados y subscribirse a nuestro periódico «Nueva Luz» que publica en Madrid don Manuel Carreira Amor, Calle del General Oraá, núm. 31.
Dando una prueba más de amor a la Enseñanza, luchemos, sin claudicaciones, por la dignificación del Magisterio, creando una verdadera hermandad espiritual, aportando las iniciativas y el apoyo material y moral de todos los maestros del 2.º escalafón del Grupo Occidental a la obra común para hacer seguro el triunfo definitivo de nuestra causa.
Realejos, «La Longuera» 20 Enero de 1923. A. Mederos Galán”.
Me quiero imaginar que más de un docente de ahora mismo, tras la lectura de las líneas anteriores, habrá pensado que esa unión tan requerida por el maestro del que hablamos (escribimos) aún sigue pendiendo de algún que otro hilo, pues muchas veces los sindicatos que dicen representarnos, no son capaces de actuar en una misma dirección, y con comportamientos más políticos que sindicales parecen navegar a contracorriente. ¡Ah!, y la discusión acerca de la validez o conveniencia del sistema de oposiciones sigue tan vigente como hace 90 años. Eso, adelantamos que es un disgusto. Pero prosigamos:
Recalamos, de la mano del mismo periódico (Voz del Magisterio Canario), en el 8 de junio de 1923. En la página 4 del citado ejemplar (ver ilustración) nos encontramos con:
“Para los maestros del 2º escalafón
Compañeros:
Los momentos son decisivos para la significación económica de los humildes; ahora más que nunca es necesaria la unión de los maestros del 2º. Escalafón. Coincidiendo las próximas vacaciones con el funcionamiento de las actuales Cortes, se proyecta la celebración de una asamblea en Madrid para pedir a los poderes públicos Justicia al reconocer los derechos del Magisterio Nacional, ilustrando a la opinión con este acto para predisponer en nuestro favor al parlamento, y lograr tan humildes aspiraciones.
He tenido el honor de ser nombrado redactor corresponsal administrativo del periódico «Nueva Luz», órgano de la asociación de limitados que dirige nuestro ilustrado compañero y brillante orador D. Manuel Carreira Amor, alma de la campaña emprendida en defensa de estos sufridos maestros, por lo que me dirijo desde las columnas de este semanario a los compañeros, aspirando a que se subscriban al citado periódico, desde el cual se lucha para constituir el frente único, ilustrando a todos de la actuación de la ejecutiva de la nacional para conseguir que la totalidad de los maestros aporten su apoyo moral y material, y poder obtener las mejoras que con tanto derecho solicitamos.
Remitiré un número del periódico a los compañeros que conozca, rogando a los demás me pidan la suscripción para evitar los gastos que me ocasionarla el dirigirme por carta a todos, a lo que estoy dispuesto si es preciso hacer este sacrificio económico, aunque sea el más pobre y humilde para que nadie deserte del puesto que le corresponde en nuestra lucha por la dignificación de la clase.
Realejos «La Longuera» 5 de Junio de 1923. Alfredo Mederos Galán”.
Perdemos la pista en esta interesante ‘lucha reivindicativa’ (dejamos la propuesta abierta a la consideración de otros diligentes investigadores o doctorandos, para el estudio pormenorizado de este y otros maestros) y volvemos a hallar una referencia de Alfredo Mederos en Gaceta de Tenerife correspondiente al 21 de noviembre de 1926. En su portada, en la sección ‘Por nuestros pueblos – De la vida canaria’, una crónica desde Realejo Alto en la que se detalla la organización de la Fiesta del Árbol, y de la que daremos debida cuenta en nuestra siguiente entrega. Hasta entonces.