sábado, 18 de junio de 2011

El botín de Botín

Emilio Botín-Sanz de Sautuola y García de los Ríos, Marqués consorte de O'Shea, (Santander, Cantabria, 1 de octubre de 1934) es un banquero español perteneciente a una prestigiosa familia de banqueros (biznieto, nieto, sobrino, hijo, hermano y padre de banqueros). Es hijo de Emilio Botín-Sanz de Sautuola y López, nieto de Emilio Botín López y sobrino de Marcelino Botín López, todos ellos presidentes del Banco de Santander. También es hermano de Jaime Botín, que fue presidente de Bankinter.
Todo el párrafo anterior me lo copié de la Wikipedia. Tal cual. Con sus correspondientes familiares por si te parece bien perder algo más de tu apreciado tiempo consultando pasajes y andanzas. Y está de moda tal caballero porque, por lo visto, comete errores en la declaración de la renta. Algo que también nos puede ocurrir a nosotros. Ya sabemos que cuando uno cumple (años) más de la cuenta, tiende a olvidarse de cuestiones importantes. Parece ser que la memoria le juega malas pasadas y ni se acuerda dónde demonios tiene metido el dinero. Sabe que está en Suiza, pero se pierde en la localización de la ubicación exacta dentro del laberinto bancario del HSBC. A otros del gremio,  a deportistas de elite y un buen carro de acaudalados, que apenas llegan a fin de mes, les suele ocurrir tres cuartos de lo mismo. Pobres diablos.
Pues sí, el botín (conjunto de objetos robados; no declarar es robar al resto de paganinis) de Botín (incluyan a su hermano Jaime y a los 10 hijos de ambos) asciende a unos cientos de millones de euros. Calderilla, en suma, para abonar los cortados con Fernando Alonso en esos circuitos esparcidos por esos mundos de la Fórmula I. Es que van tan deprisa.
Se han elevado voces contra los procederes del susodicho y de lo que puede entenderse cierta permisividad de Hacienda con tal individuo, al concederle el privilegio de presentar una nueva autoliquidación, cuando lo que procedía era la revisión de las anteriores y si se demuestra que hubo fraude, leña al mono.  Aunque, y es coña, también hay defensores de estos pobres infelices, como los del grupo Intereconomía, que no se explican cómo la ‘Fiscalía Socialista’ actúa contra el indefenso banquero y no lo hace contra los indignados de Barcelona. Hombre, faltaría más, cómo vamos a comparar un simple despiste a la hora de colocar los números en las casillas (a lo mejor no había tantas y por elemental lógica no se ubicaron las que no cabían, sin ninguna otra intención malévola) con las impresentables sentadas y ocupaciones de suelo de dominio público por unos zarrapastrosos y desaliñados. Cruz perro maldito. Y ya está, déjenlo tranquilo, abusadores. Que el hombre tiene sus años.
Como es fin de semana, lo dejo. En la próxima oportunidad escribiremos algo de quien continuará al frente de la Consejería de Educación y de los concejales liberados en los ayuntamientos, con especial dedicación al de La Orotava. Pásenlo bien.