martes, 28 de junio de 2011

A vuelapluma

Un estimado lector de estas boberías me señala de vez en cuando si tengo manía persecutoria contra determinados personajes que sobrevuelan –y no por ello pájaros de mal agüero– este archipiélago ultraperiférico. A lo que le respondo, inexorablemente, la perorata de qué culpa tengo yo de que se hayan erigido en dignísimos acreedores para ser dianas de estos inofensivos dardos.
Este curso que ahora finiquita estuvo el menda felizmente jubilado. Prejubilado, no, jubilado. Y a mucha honra y sana envidia para todos los que llevan la cincuentena bien avanzada. Pero no fue ello óbice para procurar seguir informado de todo aquello relacionado con el mundo de la docencia, lo que me aseguró los garbanzos durante bastantes años. Y las informaciones orales y/o escritas me señalaban que no había sido un camino de rosas esta última etapa regida por Milagros Luis Brito, a la que Dios guarde (a ser posible bajo llave).
Viene la anterior explicación a cuento de no entender –así lo manifesté el pasado viernes– la postura acomodaticia de quienes dicen ser los representantes de  madres y padres. Que parecen haberse alejado de la realidad de los centros docentes y da la impresión –insisto, da la impresión– de haberse morigerado mucho más allá de lo estrictamente necesario. Como si hubiesen pasado a formar parte, allá en un extremo, del pesebre gubernamental.
Y vienen a ratificar mis serias dudas las manifestaciones que hallo a día de hoy en la prensa de Canarias:
La Junta de Personal docente no universitario de la provincia de Las Palmas se concentrará hoy ante la dirección territorial de Educación en la capital grancanaria para protestar “por los recortes presupuestarios” en el sector.
Los 'indignados' de Gran Canaria que permanecen acampados en el Parque de San Telmo de la capital grancanaria desde el 15 de mayo, han convocado el I Foro de Educación y Cultura, el miércoles 29 de junio a partir de las 19:30 horas. El objetivo es exigir a la administración “un cambio de rumbo”.
EA-Canarias considera que “se han implementado las medidas más lesivas en su historia para el sistema público educativo canario, para el alumnado, para las familias, para docentes y para todos los trabajadores y las trabajadoras de los centros escolares públicos de Canarias”.
Entre ellas el “decretazo y orden contra los interinos y sustitutos, que ha dejado y dejará a miles de docentes en la calle con un bagaje profesional impagable”.
También cita “la eliminación de 152 ciclos formativos en los tres últimos cursos, con la consecuente imposibilidad de formación de gran parte de la población, tanto en proceso de formación como activa, en las islas en estos momentos de crisis”. Por último, “la reducción de la cobertura de sustituciones e implantación del nefasto Plan de sustituciones 'cortas', que en muchos casos ha generado mucha inquietud por los resultados entre la comunidad educativa”.
Si le echas una visual al almanaque observarás que estamos a 28 de junio. Deberá, por lo tanto, estarse planificando ya el nuevo curso. Que cambiará de manos, según el pacto recientemente firmado. A quien le corresponda tal cartera, partirá con el convencimiento de que peor es imposible gestionar el área. Lo malo es, como siempre, que ya se escuchan voces que reclaman cuotas insulares. Y cuando se tienen que repartir las responsabilidades por tales criterios, obviando valías y preparación, seguiremos cometiendo idénticos pecados. ¿Cómo? ¿Ineptos? Eso lo has pensado tú (y yo también).
Y el otro tema. Lázaro Brito es presidente en funciones de la Fecam (Federación Canaria de Municipios). Fue alcalde Barlovento hasta hace unos días en que la alianza PSOE-PP, como en casi toda La Palma, acabó con la hegemonía de CC en la isla. Y no debió destacarse el susodicho en la política de ahorro y restricción (que luego se dirá), porque el actual equipo de gobierno ha reducido ‘los sueldos políticos’ en un 62%. Viene esto a cuento de las siguientes manifestaciones del señor Brito: Hay que tener en cuenta que la legislatura 2007-2011 ha sido económicamente difícil. Se puede calificar desde la economía como muy grave.
Pues explíqueme usted, estimado ex alcalde, por qué no predicó con el ejemplo. O por qué el organismo que aún sigue presidiendo no ha sido capaz de poner orden y concierto en este maremágnum que supone la asignación de sueldos, dietas y prebendas. En el que, y ya es casualidad, todos están de acuerdo.
Y no solo es el hecho de distribuirse la tarta (para lo que no les hace falta el consabido objeto punzante, más conocido por cuchillo), sino que abogan para que no haya reducción de municipios, porque, según usted “la población tiene asumido el arraigo a su municipio", y, por lo tanto, "sería muy complicado realizarlo si se dan estas uniones". Mire, a ustedes se les importa un pimiento de Padrón lo del arraigo. Dejen elegir a la población y se llevarán una sorpresa. Máxime cuando se les indique que el más que evidente ahorro en los abonos a sus ilustrísimas se destinará a otras nobles causas: arreglar escuelas, atender servicios, fomentar la cultura y el deporte…
Ya lo sé, lo mío es demagogia barata, lo de nuestros dirigentes es sensatez elevado a lo que estimen adecuado. Mándense un higo de pico. Hasta mañana, que es San Pedro.