miércoles, 6 de julio de 2011

Chiquito morro

El líder del PP, José Manuel Soria, aseguró ayer que se opone a la investidura de Paulino Rivero porque “no responde al mandato claro, nítido e inequívoco que los canarios expresaron mayoritariamente en las urnas el pasado 22 de mayo”.
Chiquito morro el del sujeto. Aun sin estar de acuerdo con el pacto suscrito entre perdedores y perdedores (las huestes de José Miguel más que las otras), menuda cara la del ahora defendido por el adalid del independentismo de estas ínsulas, excepción hecha, claro está, de su natal Canaria (¿Gran?). Menudo dilema.
Para Soria, las urnas expresaron la necesidad de “un cambio político en Canarias”, lo que a su juicio significa que “quienes llevan dirigiendo el Gobierno de Canarias desde hace más de 18 años, dejen de dirigirlo”.
Chiquito morro el del sujeto. Hombre de frágil memoria. Ya ni siquiera recuerda que él mismo, sin ir ni un tanto así más allá de La Graciosa, fue vicepresidente y responsable de los dineros hasta hace unos meses escasos. Menuda cara y mayor rostro la del ahora defendido… y tal y cual.
“Una cosa es la voluntad de los ciudadanos expresada en las urnas bajo el sacrosanto principio universal de un hombre, un voto, y otra muy diferente la representatividad parlamentaria en la que esa voluntad de los ciudadanos se traduce luego en escaños”, afirmó en la tribuna de oradores.
Chiquito morro el del sujeto. Creo que copió el discurso del otrora líder del PSC-PSOE, Juan Fernando López Aguilar. Qué poco original. Ya pudo haber disimulado un fisco (pizco en su lengua autóctona) apenas. Menuda cara para tremendo bigote la del ahora defendido… y más de los mismo.
La ventaja de más de 65.000 votos a favor del PP (¿cuántos fueron los del PSOE en 2007?) significa para Soria “una expresa desautorización del candidato para continuar al frente del Gobierno de Canarias”. Y anunció que el PP "traerá a esta Cámara una propuesta de reforma del sistema electoral que disminuya la actual desproporción y desequilibrio que el actual supone" y que permite que "quienes no han ganado puedan conformar, sin embargo, una mayoría para formar Gobierno". Una propuesta que, como ya avanzó la pasada semana, rebajaría el tope regional y quitaría las barreras insulares, además de mantener la triple paridad y la creación de una 'lista de restos' (me lo copié tal cual).
Chiquito morro el del sujeto. Chacho, chacho, chacho. Aun produciéndome náuseas el pacto suscrito (porque mi voto no secreto ha servido para perpetuar al sauzalero), ¿cómo te permites, hombre de frágil memoria, hablar de ganadores y perdedores? Oye, ¿qué es eso de una lista de restos? ¿Pretendes, acaso, introducir en el Parlamento más desechos? ¿Y te pasó el amanuense del editorialista este fragmento: "La actitud entreguista, complaciente y condescendiente del hoy candidato con la discriminación del Estado hacia Canarias, con grave incumplimiento de sus deberes para con los canarios"? Quién te verá, cuando tus reformas lleguen a buen caladero, saltando por esas cumbres de Arafo (iba a poner Tejeda, pero ya sabes que él no quiere) enfundado en piel de cabra morisca. Menuda cara… y cual y tal.
"Haremos propuestas para lograr una coordinación eficaz y no sectaria con el Ministerio de Sanidad" y el PP presentará propuestas para "impulsar desde Canarias un gran Pacto de Estado por la Sanidad que garantice una financiación suficiente".
Chiquito morro el del sujeto. ¿Lo anterior lo escribiste tú solo en una noche de insomnio en lo alto de la Montaña de Arucas o te lo dictó Mercedes Roldós? ¿O te remitió el fragmento Esperanza Aguirre, que de tal cuestión sabe mucho más que tú? Menuda cara y…
“El PP hará una oposición leal, constructiva, moderada, serena, de propuestas, alejada de cualquier atisbo de demagogia, mucho menos de populismo barato".
Y eso que solo trasladé a este post unos mínimos detalles. Porque, y chiquito morro el del sujeto, lo de la demagogia y populismo barato te quedó bordado. Y a tus propias palabras me remito. Menuda cara tienen algunos. Sin embargo, mucho más saludable que la de bobo que tenemos los gilipollas que no somos capaces de exteriorizar los verdaderos sentimientos ante tanto revejudo y revirado, y cogerlos por los fondillos del culo y… depositarlos suavemente…
Chiquito morro tienen sus señorías. Todas… y tal y cual.