martes, 12 de julio de 2011

Cubo de Rubik

¿Estás jubilado? Entonces tienes tiempo libre. No mucho, pero unos minutillos sí. Cómprate un cubo de Rubik. Yo anduve husmeando por Internet y hay unos dieciocho mil procedimientos para armarlo. El que te expongo no es el más rápido, pero tú no tienes prisa. Primero debes conseguir la cara blanca. Para ello no utilizo ‘truco’ alguno. Sale por pura lógica después de varios –o muchos– intentos. Pero ten cuidado porque cuando la consigas, deberás, al mismo tiempo, tener debidamente formadas las primeras líneas de las caras laterales (azul, naranja, roja y verde). Que sí, no seas pesado, inténtalo. Haz primero la cruz blanca (deja las esquinas para el final) y no olvides que la pieza blanca-verde debe coincidir con la verde central de la segunda fila, y así con el resto.
Cuando hayas alcanzado este paso, hay que conseguir las esquinas de la segunda fila. Y se lleva a cabo subiendo desde el centro de la tercera la pieza correspondiente. Por ejemplo, la naranja-verde, que está abajo (tercera fila), en el centro, en la cara que será naranja. La debes subir hacia la esquina derecha de la segunda fila. Para ello giras la cara inferior del cubo hacia el lado contrario (la izquierda). Si tuvieras que subirla hacia la esquina izquierda, giras la inferior hacia la derecha (siempre hacia el lado contrario). Luego, con esa cara de frente a ti:
D abajo (o Iz abajo)
In izquierda
D arriba (o Iz arriba)
Y recuperar blancos en cara superior. Seguir con este procedimiento hasta tener completas las segundas filas de las caras.
Ya falta menos:
Para línea amarilla en fondo
(Con cara blanca arriba)
D abajo
In izquierda
D arriba
Iz abajo (teniendo dos blancos arriba)
In izquierda
Iz arriba
D abajo (teniendo dos blancos arriba) y recuperar blancos
Tantas veces hasta que se consiga
Para cruz en fondo (amarilla)
(Poniendo línea amarilla horizontal)
Fr derecha
D arriba
Su derecha
D abajo
Su izquierda, y recuperar blancos
Conseguir los centros en cara inferior (amarilla)
No pueden coincidir al comenzar; si tienes alguno, giras a la derecha para deshacerlo. Comenzar con cualquier cara (la cruz arriba)
Cuando te salga uno –y no más–, se trabaja sobre esa cara los mismos movimientos hasta que salgan todas
D arriba
Su derecha
D abajo
Su derecha
D arriba
Su derecha, derecha, y recuperar blancos
Conseguir las esquinas
Buscamos una esquina que tenga sus colores, aunque estén mal ubicados, y operamos sobre ella (parte superior derecha), de frente.
Su derecha
D arriba
Su izquierda
Iz arriba
Su derecha
D abajo
Su izquierda, y recuperar blancos
Las veces necesarias hasta que estén todos en sus esquinas.
Finalizar
Elegir una cara y operamos siempre sobre ella para que los colores vayan a su sitio. Cuando se consiga una esquina, debes girar para que siempre hagas las operaciones en la misma cara.
D abajo
In izquierda
D arriba
In derecha
Te lo juro –palabrita de quien tú sabes–, a un servidor le funciona. Y he dejado sorprendido a más de un familiar en los cumples. ¡Ah!, te lo puedo demostrar científicamente. (eso de arriba, abajo, izquierda y derecha lo tenía con flechas, pero no me las reconoce el blog).