lunes, 25 de julio de 2011

El Burgado (4)

Aunque no relacionado directamente con la zona en cuestión (la oriental), pero sí comprendida en la franja costera del pueblo (la occidental) –el conjunto está en la actualidad dentro de los límites del Paraje Natural de Rambla de Castro–, veamos el siguiente edicto publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Canarias, 19 de noviembre de 1900, número 139, página 1:
“Don Francisco Maldonado Entrena, Gobernador civil de la provincia de Canarias.
Hago saber: Que por D. Ramón Ascanio y León, vecino de la Laguna, se ha presentado en este Gobierno instancia, fecha 20 de Octubre último, en solicitud de que se le conceda la explotación de seis pertenencias mineras de mineral de hierro de la 3ª. Sección, con el título «La Luz», situadas en el término municipal del Realejo bajo, en la playa que llaman del «Socorro» y en sus inmediaciones, que se halla próxima a la Ermita del mismo nombre y limitada al Este por la punta del «Guindaste». Verifica la designación de este registro en la siguiente forma: Se tendrá por punto de partida la expresada Ermita del Socorro. Desde este punto, y siguiendo la dirección del primer trozo del camino inmediato, se medirán cien metros hacia el Este, fijándose la primera estaca; desde ésta, en dirección Norte doscientos metros, fijándose la segunda estaca; desde ésta, en dirección Oeste, trescientos metros, fijándose la tercera estaca; desde ésta, en dirección Sur, doscientos metros, fijándose la cuarta estaca; y desde ésta, en dirección Este doscientos metros, que terminarán en el punto de partida; con la cual quedará cerrado el rectángulo que ha de constituir la concesión que se solicita. El terreno comprendido dentro de los expresados límites son parte del dominio público y en parte de propiedad privada.
Lo que se publica por medio del presente edicto para que en el término de sesenta días puedan producir sus reclamaciones, conforme al artículo 24 de la Ley, los que se crean con derecho para ello.
Santa Cruz de Tenerife 2 de Noviembre de 1900. El Gobernador, Francisco Maldonado”.
Obsérvese en la ilustración que el mismo solicitante realiza idéntica petición para otras dos ubicaciones en Los Silos y en El Médano. Como he hallado otros anuncios similares de “explotaciones mineras”, deduzco, dentro de mi supina ignorancia, que se trata de solicitudes de permisos para apertura de galerías.
Y en El Tiempo, 5 de junio de 1904, año I, número 319, página 1 (ver sus datos en la ilustración correspondiente), una información que nos viene a confirmar la existencia de la pensión de Miss Brown y de la finalidad curativa de la misma, lo que aludíamos en la primera de estas entregas:
“Antier tarde se suicidó en la finca de El Burgao, jurisdicción de los Realejos, el súbdito alemán Sr. Lund, persona que desde hace años pasaba largas temporadas entre nosotros atendiendo al restablecimiento de su salud y que gozaba de grandes simpatías por sus excelentes prendas personales. Dios haya acogido en su ceno el alma del finado.
De tan infausta noticia no se tiene conocimiento en este Gobierno civil, cosa que nos extraña mucho pues tan pronto ocurrió el desgraciado hecho de que dejamos dado cuenta, debió comunicarlo al Sr. Gobernador el Alcalde de la Orotava, en cumplimiento de su deber”.
Ignoro en qué “ceno” lo habrá acogido Dios. Y llama también la atención la denominación de Los Realejos (la fusión fue en 1955) y la implicación en este asunto del alcalde de La Orotava.
Si prestan atención a la reproducción de esa portada del periódico (El Tiempo), observarán el baratísimo alquiler de habitaciones en el Hotel Taoro para aquellas personas que viniesen a ver las alfombras de La Villa. Eso sí, vinos aparte.
Hace más de cien años se planteó la posibilidad de ampliar la línea del tranvía hasta La Orotava. Incluso se incluía en el proyecto una ramificación hacia el incipiente (turísticamente) Puerto de la Cruz. Solo llegó hasta Tacoronte. Fíjense en esta información que insertaba Diario de Tenerife, 12 de agosto de 1905, año XIX, número 5680, página 1:
“Según avisa telegráficamente desde París á su representante, á fines de mes llega á esta el Sr. Santomé, gerente de la sociedad bilbaína que ha solicitado la concesión de salto del Aguamansa en la Orotava, con objeto de utilizar su fuerza en la elevación de las aguas del «Burgado», y tranvía á dicha Villa y Gran hotel.
Tenemos entendido que la heredad la «Dula», propietaria de dicho salto, no opone dificultad á la utilización del mismo; por lo que celebraríamos que estos importantes proyectos se llevasen pronto a la práctica, en particular el del tranvía hoy que –según de público se dice–  respetable Compañía ha tomado á su cargo el «Taoro», con el propósito de convertirlo en importante estación de invierno”.
Y para los curiosos, amplíen la copia y pregúntense si Zapatero tuvo algo que ver con esa jubilación a los 67 años en el Ministerio de Agricultura.
Y concluimos por hoy con un hecho luctuoso que nos reseñan La Opinión y El Progreso (26 de septiembre de 1908):
El alcalde del Puerto de la Cruz, en telegrama de ayer, á las 16,20, dice á este Gobierno civil:
«En un estanque inmediato al callejón del «Burgado», propiedad de doña Maximina González, pereció ahogado, en la tarde de ayer, Juan Bencomo González, de cuatro años. Juzgado municipal instruye diligencias.»
Continuaremos en otro momento, que aún queda material. Como siempre manifiesto, si pico la curiosidad de algún entusiasta, lo mismo le estoy facilitando fuentes al respecto. Valga lo de fuentes en sentido periodístico.