martes, 19 de julio de 2011

Paga lo que debes

Seguro que más de uno de los que se asoman a este blog se acordarán perfectamente de la letra de aquella ya vieja canción de “El bodeguero”, sí aquel que siempre en su casa presente está. Pero para el día de hoy nos viene mucho mejor el pasaje que da título a este post. Luego, si desean no tomar chocolate, a gusto de cada cual.
Se ha presentado en días pasados una nueva edición del Festival de Folclore Arautápala. La décima, si nuestros cálculos no son erróneos. Y como uno tuvo algo que ver en el parto, se sorprende de que la criatura siga creciendo a pesar de que la alimentación no es la más adecuada. Porque parece obvio manifestar que el encuentro se sustenta con las aportaciones de instituciones públicas y otras entidades privadas que han seguido apostando por esta faceta cultural que permite el intercambio entre grupos de lugares bien diferentes.
Anteayer leía en un digital lo siguiente:
La doble moral del alcalde nacionalista, ahora sustentado sin demasiado entusiasmo por el PP de Sebastián Ledesma, sigue ahí, incólume, desafiando todas las reglas de la democracia. Una doble moral que se dedicaba a recortar los sueldos de los trabajadores, sin piedad y sin que le temblase el pulso y que ha mantenido y mantiene para sacar adelante el Ayuntamiento portuense, que ahora sufre un silencio anhelado y que responde más al desconcierto de la oposición socialista que a otra cosa. Unos gastos que sin embargo se mantenían en otras direcciones, más de una corporación a la que le importa bien poco su gigantesca deuda, que en algunos momentos amenazó con la estabilidad presupuestaria de esa sufrida entidad local. De entrada nos encontramos con un gasto en materiales para atenciones protocolarias y representativas de 1.192,03 euros. Este gasto es espectacular: adquisición de 72 botellas de vino para la celebración del programa de televisión Tenderete en la plaza de Europa por valor de 360 euros. Otro más: invitaciones en atenciones protocolarias por 1.935,68 euros. Reportaje fotográfico por el Día de la Familia y Día de Canarias: 2.440 euros. Adquisición de metopas: 2.872,69 euros. Invitaciones ofrecidas con motivo de diferentes actos protocolarios: 4.662 euros. Y finalmente 640,57 euros que debía justificar Marcos Brito, el propio alcalde…
Tal cual. De existir algún error, no me echen a mí la culpa. Me imagino que en el ayuntamiento portuense seguirá siendo Juan Carlos Marrero su concejal de Fiestas. Porque es en el marco de las de Julio cuando tiene lugar la actuación de los grupos folclóricos que acuden al festival anteriormente citado. En la ilustración observas el cartel anunciador del celebrado el pasado 2010, y que organizó, como todos los años pares, la Agrupación Folclórica de Higa. Y viene todo esto a cuento pues me acabo de enterar que el consistorio del Penitente debe a dicha asociación cultural no solo los 4.000 euros presupuestados para el ejercicio económico próximo pasado, sino que, además, sigue sin satisfacer los 6.000 euros que se habían estipulado para la séptima edición allá por el ya lejano 2008. Sí, así como lo lees. Con lo que convendrás con un servidor qué fácil es organizar a sabiendas de que los incumplimientos de pago adquieren tal calibre.
Estoy plenamente convencido de que estos hechos no acontecen de igual manera con los sueldos de sus ilustrísimas. Por lo que se me informa, al menos dos empresas (una de transportes y otra de iluminación y sonido) siguen mirando al cielo por si les cae la tan esperada de lluvia (de billetes). O el ayuntamiento orotavense, principal patrocinador del evento, se pone serio en este quehacer o la cita veraniega de Arautápala tiene los días contados. Porque no me negarán el que se tiene que tener mucha moral y optimismo para realizar un montaje de tales características para quedarse luego colgados.
Por todo ello, recordar al digital que sacó a la luz estos nuevos gastos del ayuntamiento de Puerto de la Cruz que no se preocupe demasiado porque otro cantar bien diferente es que se abonen. Escrito y apuntado está, pero del dicho al hecho…
Me queda tan lejos aquella etapa política que no concibo cómo los cargos públicos de ahora pueden salir a la calle sin ruborizarse ante avatares como los aquí plasmados. En vez de estar escondidos bajo una piedra, arriba tienen la cara de pensar que no pasa nada. Y Marrero me contestará lo de la Virgen está embarcada. Y bajo el manto protector de la susodicha, haremos la décima edición y acumularemos otra deuda. Total, a estas alturas, qué importa una raya más (pon tú tigre, cebra o le que te apetezca).
Eso  mismo, y viva la fiesta. A este paso, al pobre Benito le vamos a tener que poner al lado la ambulancia ‘mecanizada’ que te comenté días pasados, porque los  mismo le da un soponcio. Y no es para menos. En fin, Puerto de mis amores, paga lo que debes y no te sigas ‘embarcando’ más.