jueves, 4 de agosto de 2011

El Burgado (9)

Creo que habremos sido mucho los que nos hemos cuestionado el porqué aún se sigue arrojando a la mar por diferentes lugares de la costa, sobre todo en invierno, esos lindos chorros de agua que tan mala imagen dan de una tierra tan necesitada de este líquido elemento. Lean esta información:
Boletín oficial de la provincia de Canarias, número 131, 1 de noviembre de 1922, página 1:
“Gobierno civil de la provincia de Canarias. Aguas. Don Ceferino Luis Sanz Matamoros, Gobernador civil de esta provincia.
Hago saber: Que Don Domingo Albelo y Albelo, en concepto de alcalde de Realejo-bajo, ha solicitado la inscripción en el Registro General de aprovechamientos de aguas públicas de las aguas procedentes de los nacientes que se indican a continuación, las cuales, desde tiempo inmemorial, viene realizando el municipio en los lavaderos públicos y en el abasto el común de vecinos.
Nacientes de «Sietefuentes».
Primer naciente de trescientas pipas, de cuatrocientos ochenta litros cada una. Segundo naciente de igual caudal que el anterior. Tercer naciente de igual caudal que los precedentes. Cuarto naciente de setecientas pipas.
Nacientes sitos en la desembocadura del Barranco de Godínez (Sauces y Salto)
Primer naciente de setecientas pipas. Segundo naciente de trescientas pipas.
Naciente de Guindaste.
Un naciente de doscientas pipas.
Nacientes de la playa del Socorro.
Primer naciente de doscientas pipas. Segundo naciente de trescientas pipas. Tercer naciente de cien pipas. Cuarto naciente de igual caudal que el anterior.
Naciente de la Grimona
Un naciente de quinientas pipas.
Nacientes del Barranco del Roque
Un naciente de quinientas pipas.
Nacientes de Terrero
Primer naciente de doscientas pipas. Segundo naciente de quinientas pipas.
Nacientes de San Antonio
Primer naciente de dos mil pipas. Segundo naciente de dos mil pipas. Tercer naciente de mil quinientas pipas.
Lo que, en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 3º del Real decreto de 5 de Septiembre de 1918, se hace público, para que durante el plazo de veinte días contados desde esta fecha puedan reclamar los que se creyesen perjudicados.
Santa Cruz de Tenerife, 30 de Octubre de 1922”.
La siguiente reseña podemos relacionarla con otras aparecidas en entradas anteriores. Lo que ocurre es que los periódicos no transcribieron de igual manera ese apellido alemán que dio nombre a un canal que atravesaba conocidas zonas del barrio Toscal-Longuera.
Gaceta de Tenerife, 16 de octubre de 1924, página 1:
Un artículo titulado La Atlántica cuaternaria (entiendo que hay un evidente error y debe ser Atlántida), en el que se plantea la existencia de dicho continente y su posible hundimiento, hallamos unos curiosos párrafos con el contenido literal siguiente:
“Según el acta notarial que mandó extender el Sr. Ascanio, en la galería de Kreitz del Realejo alto, en 1872, a unos 250 metros de la bocamina fueron descubiertos a poca distancia unos de otros los siguientes objetos: un montón de cáscaras de burgado (crustáceo marino, muy apetecido de los antiguos guanches), un gánigo (pequeña vasija de barro cocido, semiesférica y de factura poco artística), la piedra superior de un molino de mano de los que usaban los guanches, una mandíbula inferior humana con un solo incisivo, varios fragmentos de huesos, al parecer de animales, troncos de árboles carbonizados, y unas piedras con cenizas entre ellas, formando al parecer un fogón; objetos que se hallaron bajo una capa de lava, envueltos por un terreno de arrastre, lo cual hace suponer que todo ello fuese un rústico hogar”.
Este rudo pueblo ¿sería contemporáneo o posterior a los Atlantes? Por ahora nada se sabe. El señor Ascanio no se atreve a sacar consecuencias, sino que deja a los maestros el cuidado de decir la última palabra.
Si la formación basáltica que envuelve los objetos antes descritos, se depositó al aire libre, y la capa de toba que la recubre se solidificó dentro del mar, el hundimiento de aquellas (¿?) es manifiesto y hubo de ocurrir dentro de la era cuaternaria, cuando el hombre ya existía: esto es evidente. Pero ¿fué simultáneo del de la Atlántida? Puede sospecharse que sí; pero seguramente este punto será objeto de controversia, tanto entre los geólogos como entre los dedicados al estudio de la Prehistoria”.
Y una crónica festiva en la que la Cruz era llevada en procesión hasta el Burgado. En Gaceta de Tenerife, 18 de junio de 1926: “Por nuestros pueblos. De la vida canaria. Puerto de la Cruz. Fiestas en honor de la Cruz de la Dehesa.
Programa de los festejos que en honor de la Cruz de la Dehesa se celebrarán el próximo domingo, día 20:
A las once de la mañana, solemne misa cantada, con sermón, que predicará el coadjutor de este Puerto, don Federico Ríos Machado. Terminada la misa gran lluvia de cohetes y diversos regocijos populares.
A las cuatro de la tarde entrada de la Banda de música de este Puerto, que amenizará todos los festejos.
A las cuatro y media sortija de bicicletas, amenizada por la Banda de música citada, para la cual han donado preciosas cintas las simpáticas jóvenes de este barrio.
A las siete, saldrá procesionalmente la Santa Cruz, que este año estrenará un nuevo sudario asistiendo la parroquia con cruz alzada y la Banda de música de este Puerto. En el descanso que hará la Cruz en el camino del «Burgado», ocupará la sagrada cátedra el coadjutor del Realejo Alto don Diego Cedrés y Franchy.
Tanto en el trayecto de la procesión, como en el descanso y entrada se quemarán multitud de cohetes, lluvias, vengalas y piezas de fuegos de artificio, todo confeccionado por el conocido pirotécnico don Pedro Pacheco.
A las diez de la noche, comienzo del concierto musical por la Banda nombrada.
A las diez y media sermón por el Rvdo. P. Fermín Armendáriz, y terminado este, continuación del concierto de música con paseo y derroche de fuegos artificiales. El trayecto de vía próximo a la Capilla estará artísticamente adornado, luciendo una espléndida iluminación a la veneciana.
Dado el entusiasmo del vecindario, los festejos de este año superan a los anteriores. Habrá servicio extraordinario de jardineras.
Todos los actos se regirán por la hora oficial. La Comisión de Festejos”.
Hasta la próxima.