martes, 23 de agosto de 2011

Gordejuela (6)

Nos asomamos ahora a El Defensor (sábado, 11 de noviembre de 1905, número 21, página 1), y en el mismo un  artículo que lleva por título, precisamente, "Gordejuela". Y haciendo nuevamente la salvedad de las transcripciones literales (antes de que algún lector me tache de asesino ortográfico), la destaca como una de las obras de ingeniería más importante entre las industrias tinerfeñas, calificándola de magnífica y atrevida.
"Gordejuela es una prueba indubitable de que aún existen en España cerebros capaces de concebir y desarrollar grandes proyectos, si se les apoya y alienta. Don José Galván así lo ha demostrado. Con sólo su esfuerzo ha convertido lo que antes era abismo peligroso en fuente de riqueza para los agricultores de este Valle.
Las aguas que antes discurrían por aquellos despeñaderos libremente hacia el mar, sin que á nadie se le ocurriese que podían aprovecharse en algo útil, son hoy aprisionadas hasta la última gota y conducidas á un depósito, del cual la extraen bombas potentísimas que luego la elevan á una considerable altura que domina todo el Valle, y de allí se distribuyen por extensa zona repartiendo la fecundidad por los campos y asegurando el cultivo de muchos plantíos, cuyos frutos estaban antes expuestos a perderse por falta de riego.
El Sr. Galván, con su inteligencia clarísima, comprendió que allí había un rico tesoro que explotar, beneficiando al mismo tiempo al país, y puso todos sus esfuerzos al servicio de tan bella idea (...).
Asombra el ánimo, solamente considerar las innúmeras dificultades y peligros sin cuento que habrán tenido que vencer á cada instante los colaboradores de esa obra, que bien pudiéramos llamar de romanos, para efectuar aquellos trabajos erizados de situaciones difíciles, de riesgos inminentes; y esta es una de las circunstancias que mejor hablan en favor de tan notable ingeniero; trabajando con aparatos imperfectos, con obreros desconocedores de la magnitud de lo que hacían, no se ha registrado una sola desgracia; la obra ha sido coronada sin que una mancha de sangre viniera á obscurecer el brillo del triunfo, y es que la actividad incansable, la experiencia del Sr. Galván lo examinaba todo con extricto cuidado, todo lo dirijía personalmente, no consintiendo sustituciones que no siempre dan el mejor resultado."
La narración de cómo se recogía el líquido elemento de los numerosos manantiales y su canalización hacia el estanque, viene recogida en el siguiente párrafo:
"Lo que más llamó nuestra atención cuando visitamos Gordejuela, fué la manera de recojer hasta el más ínfimo chorrito de agua; multitud de microscópicas atargeas afluyen á una general encargada de transportar aquéllos muchos pocos al depósito, desde donde la extraen las bombas: no se concibe como aquellos insignificantes manantiales dén agua en cantidad suficiente para regar todo el Valle; y sin embargo, así es".
Finaliza el relato con los pertinentes parabienes a quienes hicieron posible la obra. Y se realiza un ruego a los agricultores para que sepan valorar la magnitud del proyecto, con una invitación expresa a la compra de tales aguas.
"Felicitamos á los Sres. D. José Galván y D. Juan de Torres y León Huerta, que apoyados por la importantísima casa de los señores Hamilton y Cª., han obtenido completo éxito en su grandioso proyecto, y deseamos que los agricultores de la zona de acción á que alcanzan estas aguas, comprendiendo el esfuerzo realizado por éstos señores, presten su apoyo á esta industria, consumiendo en sus plantaciones las aguas de Gordejuela".
Y en relación con esta posible compra –o venta– de las aguas, en El Progreso, 23 de noviembre de 1905, página 2:
Bajo la presidencia del Sr. Alcalde celebró sesión ayer tarde la Corporación municipal, asistiendo los concejales Sres. Expósito Mujíca, Ballester, Cañadas, Benítez (D. Adolfo), Acuña, Rodríguez García, Ruiz, Perera, Quintero, Foronda, Crosa, Trujillo, Arnay, Rodríguez Marrero, González, Fernández, Ojeda, Ravina y Ramírez.
[…] El señor Alcalde manifestó, por último, que se le había indicado particularmente la conveniencia de entablar negociaciones; con la empresa que explota las aguas de Gordejuela, por si éstas pudiesen aumentar el caudal de las de esta población; acordándose autorizar á la Presidencia para que practique las gestiones oportunas al objeto propuesto.
Esta sesión del ayuntamiento capitalino también es citada por El Defensor (La Orotava, 25-noviembre-1905, año I, número 25, página 2, Sección de Información):
"El Alcalde Sr. Schwartz dió conocimiento al Ayuntamiento, de unas proposiciones que en principio se le han hecho, para la traída á esta Capital de las aguas de Gordejuela. Respecto á este importante asunto se cambiaron impresiones entre los Sres. Concejales, esperando, para el estudio de aquellas, que se conozcan más claramente las condiciones del proponente, y si la realización del proyecto, después de examinado y calculado, ofrece más ventajas que las aguas de Roque Negro, comenzar en firme las gestiones prácticas".
El Progreso, 6 de diciembre de 1905, página 2:
En el Gobierno civil ha presentado instancia documentada don Juan de Torres, solicitando la explotación de una línea telefónica que una su casa habitación en el Realejo bajo, con la empresa de aguas de Gordejuela, á quien representa el solicitante.
Algunos días después (9 de diciembre de 1905), y en El Defensor (número 29, página 3), en un suelto encontramos la misma instancia o solicitud:
Nuestro estimado amigo D. Juan Torres y León Huerta á presentado instancia en el Gobierno civil de esta provincia, pidiendo la explotación de una red telefónica desde su casa en el Realejo-bajo á Gordejuela.
Expresamos bastantes párrafos atrás algo de la visita del Fiscal don Juan Maluquer. Debió ser de su entero agrado porque en El Tiempo (19 de mayo de 1906, página 1) nos sorprende con un artículo titulado ‘La Orotava’ (pueden observarlo en la ilustración que se adjunta) y del que extraemos:
(continuará)