miércoles, 7 de septiembre de 2011

Algunas polvaredas

Muchas polvaredas ‘informativas’ está levantando la presentación de una moción de censura en el cabildo herreño. Después de tantos años de periplo a cargo de Tomás Padrón y apenas se ha iniciado la travesía de Allende (y no los mares), surge el primer obstáculo a imagen y semejanza de lo acontecido en la mayoría de ayuntamientos palmeros. Como cada cual pretende arrimar el ascua a su sardina, y como no es, precisamente, el ser comedido la principal virtud del que se dedica a la ‘cosa pública’, me van a permitir que en vez de  trasladar consejo alguno, al que no prestarían, a buen seguro, el más mínimo caso, sea más efectivo y les señale el siguiente enlace (¿o debo pomposamente poner link?): http://www.diariodeavisos.com/2011/09/06/opinion/la-mocion-herrena, al que ustedes, si lo estimasen conveniente, pueden dirigirse para poder disponer de una visión de conjunto con mucho mayor fundamento. No hay de qué.
Mientras en la práctica totalidad de las administraciones públicas se nos está vendiendo a raudales las denominadas cuentas restrictivas, en el cabildo grancanario (perdón, don José) se rescata la famosa bandera soriana (la instalada en aquel mástil que se ve desde Cabo Bojador). El señor Bravo de Laguna (senior) ha considerado oportuno que el trapo (con mis respetos a los que crean aún en esos simbolismos) ondee con orgullo, si la brisa lo permite, en la capital de la isla. A la sazón, el señor Bravo de Laguna (junior) no está por deporte alguno y ha mandado a la directiva del Granca a freír chuchangas. Sin dobles (ni triples); una técnica en toda regla. No se cumple aquí lo de tal palo, tal astilla. ¡Ay!, Santa Brígida.
El cierre de una guardería en La Villa (San Sebastián de la Gomera) ha levantado, asimismo, tremenda polvareda (o polvasera, como decíamos cuando los caminos no estaban empichados). Mientras esto ocurre en la Isla Colombina, aquí mucho más cerca, en Guamasa, ni siquiera abre otra recién construida porque  no hay alumnado. Viene ello a demostrar que se realizan los cálculos según aquella teoría de los conjuntos en los que ocupaba lugar destacado el mentado como ‘vacío’ y que nosotros (los estudiantes) relacionábamos, obviamente, con el cero pelado que nos ponía don Ignacio en cada una de sus clases. Quisiera pensar que si Castilla no resuelve el problema (parece que lo lleva enfocado), se tendría que recurrir a Casimiro, que ya se postula nuevamente como futuro senador (eso leí), con lo que tú te quedas hecho una piltrafa preguntándote para qué demonios dimitió hace unas semanas. Los socialistas no son ya un circo, son la quintaesencia del chiste. No se recuerda en los anales de la historia el que le estén poniendo a un partido político (el popular) los trámites tan a huevo para gobernar en esta España cada vez más castiza. O de pandereta. Pobre Alfredo.
Ayer estuve resolviendo unos asuntillos relacionados con la publicación que hace una semana te comenté. El ayuntamiento realejero le ha dado el visto bueno para hacer la presentación en la Casa Municipal de la Cultura en el próximo mes de octubre. Estuve esperando hasta última hora la respuesta de algunas empresas, pero no debieron estar por la labor porque ni siquiera contestaron. Yo practico la manía de hacerlo siempre, en el sentido que sea. Al igual que cuando solicito un presupuesto. Tengo la inveterada costumbre de comunicar la decisión no solo al adjudicatario, sino también a los que se molestaron en elaborarlo, aunque no hayan sido ellos los agraciados. Entiendo que así queda uno más satisfecho. Como me interesa que acudas al acto que se deja mencionado, procuraré mantenerte informado, amén de cursarte la pertinente invitación. Ya te dije que la aventura no cuenta con respaldo editorial alguno. Por voluntad propia, por supuesto. Espero que salga bien, que el parto acontezca sin demasiado dolor y que nazca saludable y con buen apetito.
Hasta la próxima.