miércoles, 28 de septiembre de 2011

Homenaje

En la tarde del pasado domingo 25 de septiembre, y en la playa realejera de El Socorro, la familia surfera celebró un sencillo y emotivo acto en el que rindió sentido homenaje a Próspero Pérez Yanes, recientemente fallecido. De lo acontecido, valga de muestra esta presentación de fotografías (se inserta al final de este post) obtenidas en la propia playa y en las Bajas de Las Cañas y del Terrero, instantáneas que gentilmente me envía Fran, amén de tres rescatadas de la cámara de mi nuera. Quedan pendientes, que iré añadiendo a medida que me vayan llegando, otras que me han prometido. Espero que Marco A. no se olvide. Y a Cristo, el reconocimiento añadido por esos recordatorios tan bien logrados. 

Allí me presentaron al presidente de la Federación Canaria de Surf, al que debo reconocerle, al igual que al resto de participantes (y sobre todo, y muy especialmente, a los organizadores, capitaneados por Eduardo) el que todo haya transcurrido dentro del máximo respeto y con un orden exquisito, a pesar de la celebración en un espacio público en el que aún se dan cita muchísimos bañistas que agotan los últimos días veraniegos. Surtió efecto el llamamiento hecho a través de las redes sociales acerca de que se abstuvieran todos aquellos que pensaran que iba a tener lugar un festejo popular.
El agradecimiento de la familia allí expresado, queda reiterado en este humilde blog a través de unas décimas, puede que recurso literario más bien escaso, pero que intentan sintetizar en los consabidos treinta renglones, la visión general del acontecimiento.
Al tiempo, vaya mi gratitud por el regalo del libro ‘Mar de fondo’, una recopilación de quince relatos, editado por la Federación Canaria de Surf, y que recomiendo compren por un módico precio (para mayor información pueden dirigirse a la siguiente dirección de correo electrónico: fecansurf@hotmail.com), del que extracto unas breves líneas de su prólogo:
Solamente unos locos surfistas y amantes de la playa se aventurarían en un mundo tan incierto como es el literario y el de la ilustración. Pero somos unos lanzados, estamos acostumbrados a remar con fuerza esa ola vertical que nos invita a cabalgarla y donde no existe margen para la duda.
A modo de aperitivo te dejo, asimismo, la  original ilustración de su portada. ¡Ah!, “los beneficios de este libro van destinados a proyectos para la preservación del litoral, y, especialmente, de las olas”.
He aquí esas décimas:
Por la colonia surfera
se le ha rendido homenaje
a quien con rabia y coraje,
por toda la playa entera,
defendía a su manera
la actividad como meta,
y no vivir de la jeta,
puesto que no es buen negocio
pensar que jauja es el ocio
y… vacía la maleta.

Para siempre quedará
en su recuerdo una placa
que en lo alto se destaca.
Desde allí escudriñará
y ojo avizor estará:
que todos guarden respeto,
pues si en la mar yo me meto,
sin precauciones debidas,
puedes sufrir embestidas
y verte en algún aprieto.

Mil gracias por este acto
en nombre de la familia.
Ahora estará en vigilia
a modo de noble pacto,
pues se ha dicho, ipso facto:
“Parado no voy a estar,
nada me cuesta observar
por si cometen desliz”.
No duden que está feliz
con su tabla, frente al mar.
Sí, en el mar, en la mar, en su mar. Y las fotografías para el recuerdo:


Homenaje a Próspero Pérez Yanes from Tfsurf/Fcsurf on Vimeo.