martes, 18 de octubre de 2011

Dignificar la política

La erupción volcánica de El Hierro está alcanzado elevadas cotas al más puro estilo esperpento carpetovetónico. A los celos y enfrentamientos entre los científicos le suceden las ‘arrancadas’ de los políticos. No obstante, y a pesar de ello, a un servidor le llama más la atención el tratamiento informativo de la posible aparición, frente a Tacorón, de otro peñasco. Para unos, la Octava Isla. Y para los otros, según se elija entre los dieciocho mil concursos abiertos para su bautizo. Seguidamente surgen las preguntas: ¿Qué es ahora Venezuela? ¿Qué son La Graciosa (bastante habitada, por cierto), Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este, Roque del Oeste, Lobos, Los Roques de Anaga, el de Garachico, los de mi pueblo y un sinfín de rocas emergentes que contemplamos según levantamos las patas del suelo un fisco apenas? Debe ser la seriedad del periodismo de investigación y/o científico.
Cavilando estaba en tal menester cuando leo: “Tenemos que dignificar la política con acciones”. Autor: Aurelio Abreu, candidato socialista por Tenerife al Senado, que también se ha subido al carro de los colaboradores periodísticos esporádicos, entiéndase en épocas electorales, siguiendo las directrices del gran maestro Pepe Segura, y en el que confía a pie juntillas una tal Patricia Hernández, que cuando alcance su edad (la de Pepe, y no Benavente) le doblará en el número de años de abnegado sacrificio paseando por las calles madrileñas. ¿Son esas las acciones que propones, Yeyo? ¿Perpetuarse?
No voy a esperar hasta el 21 de noviembre (el día después) para contestar a un par de militantes socialistas realejeros ante su demanda de que les diera mi parecer de lo que está ocurriendo. Y lo hago hoy porque aprovecho el que ayer recibí una atenta comunicación de la agrupación local en la que se informa del cambio de dirección en la Comisión Ejecutiva de las Juventudes.
En la foto que ilustra esta entrada de martes (ni te cases ni te embarques, todo lo contrario de lo que hago) puedes observar a los dos jóvenes secretarios generales. Y tanto en una Ejecutiva (la grande) como en la otra (iba a poner la filial, pero me arrepentí porque me señalarán lo de la autonomía y esas cosas), hay muchas personas de las que conformaron la candidatura en las elecciones de mayo de este año.
Te voy a intentar explicar, Aurelio, qué significa para mí eso de las acciones que tú propones. Aunque la diferencia consiste en que lo tuyo, y parece que en muchos más sitios, se queda en simple amago. Un significativo avance hubiese sido el de un paso al lado. Pero ustedes (pon tú los nombres) solo se arriman para atravesarle el cango a los que pretenden avanzar. Eso acaece en el PSOE desde el retorno de la democracia a este país. Ha funcionado a la perfección lo de cerrar puertas y saber blindarse los acomodados. Parece mentira que yo, un simple maestro jubilado, deba recordártelo.
Hace unos meses manifesté a través de este vehículo que dada la situación actual en la que el descontento y la desazón campan a sus anchas, procede una profunda renovación. Lo otro solo es un retoque, un maquillaje. Y, desgraciadamente, esta enfermedad ya no tiene cura con meros parches, se precisa una extirpación completa del tumor que se ha ido extendiendo. Ustedes no lo ven, pero nosotros, los electores, lo tenemos más que diagnosticado. La ceguera de los apoltronados es tanta que ni siquiera son capaces de reflexionar ante unos resultados (los pasados, no pretendo jugar de adivino ante lo que se avecina) de ignominia. Además, como merced a componendas extrañas alcanzaron cotas de poder en diferentes gobiernos, ya no es que estén tuertos (que en el país de los ciegos serían reyes), es que han perdido la visión por completo. Y en más de las ocasiones también el juicio. Bueno, hasta López Aguilar, el huidizo, quien bien situado en Bruselas se permite el lujo de venir de vez en cuando a darnos lecciones y mostrar cogote.
Dije, escribí (y me voy a un ejemplo cercano, aunque como en aquella ocasión van a seguir sin comprenderme) que procede ipso facto dejar expedito el camino a esta juventud que valientemente ha tomado las riendas del partido. Porque, insisto, vuelvan a echar una visual a la candidatura anterior y a partir del número cinco están las ejecutivas anteriormente reseñadas. Precisamente ese número aludido (el cinco) corresponde al actual secretario general, Miguel Agustín García Rodríguez. Y la alternativa (perdón por el símil taurino) no puede llegar en los primeros meses de 2015. Lo de Mariano Rajoy, perdedor de dos elecciones y a la tercera, parece, la vencida, no es un fenómeno que se dé todos los días.
Dejen paso ya (difícil lo vislumbro pues ya escuché a uno del trío manifestar en cierta emisora que no le importaría ser el próximo número 1 sin añadir la coletilla de si el partido me lo pide), entre otras cosas para que pueda cumplirse este párrafo que extraigo de la nota de prensa remitida: Con un claro afán de renovación se constituyó la nueva ejecutiva con Aarón González a su cabeza quien recalcó “la intención de ofrecer a la juventud realejera una alternativa y un sostén para revitalizar el potencial que el colectivo juvenil de nuestro municipio tiene y necesita mostrar”.
Otro consejo de viejo, que no de sabio:
El pueblo dio su parecer en mayo próximo pasado. Los resultados a la vista están. El PSOE abusó de fotos y de ‘feisbuc’ durante los meses previos a la campaña y en el transcurso de la misma. Y siguen cometiendo idéntico pecado. Pero no quieren reconocerlo, mientras lo atisban en lomos ajenos, a tenor de esto que leo: El Sr. Alcalde ha buscado, durante este verano, los días más importantes de nuestros barrios, aquellos señalados por su especial vinculación a fiestas y jolgorio, para sentir el calor de la gente en una especie de pose narcisista (con ovación incluida). No, por favor, no lo escriban más, porque eso es exactamente lo que está retratado en otros foros. Hay que aprender a mirar(se) en el espejo. Si yo pretendo ser imparcial y me percato, los contrincantes políticos te lo van a restregar en los bezos. No me pidan que sea más claro. Que uno ya ha vivido unas cuantas.
Hoy me pasé otra vez. En extensión, creo que no en contenido. Mas si el mismo llega hasta la pantalla del ordenador de algún militante socialista (por favor, no pasen el enlace), quedará automáticamente soslayado porque la reacción será la de “qué sabrá el bobo tieso ese de la dinámica interna de las agrupaciones y tal y cual”, con lo que se cumplirá por enésima la máxima de al servicio de nosotros y nuestra cicatriz redonda que queda en medio del vientre, después de romperse y secarse el cordón umbilical. Adiós, soy el rival más débil y debo abandonar. Pero aún voto, tú.