jueves, 13 de octubre de 2011

Volcanología

Menudo filón ¿informativo? halló la televisión canaria (ahora la quieren hasta los socialistas) en la isla de El Hierro. El pasado martes, cuando se decidió trasladar a los habitantes de La Restinga a un lugar más alejado de la costa, nos bombardearon con las mismas imágenes e idéntico rollo durante muchísimas horas. Estos excesos que a nada conducen –más bien diría que confunden–, deben ser tomados por el equipo de Willy como el paradigma de la excelencia en el quehacer televisivo. Y flaco favor estamos haciendo a la ciudadanía con novelerías tales. Si ya de por sí los informativos de la autonómica son calcos (mañana, mediodía y noche) –lo hemos sostenido en este blog en reiteradas ocasiones–, cualquier acontecimiento que pueda ser calificado, siquiera mínimamente, como que se sale de los cauces de la normalidad, dale que te pego.
Por cierto, sería bueno y saludable que algunos medios de comunicación impresos fueran de vez en cuando al diccionario (sano ejercicio que recomiendo para la salud ortográfica diaria) y se percataran de que la u del verbo evacuar no lleva tilde, pues es bastante frecuente el atisbar evacúo o evacúa en lugar de evacuo y evacua. Y a lo que íbamos:
Si estuviste atento a las conexiones habidas cuando se trasladaba la población hacia el campo de fútbol, habrás observado que las palabras de la redactora eran acompañadas por las mismas imágenes una y otra vez. Y una joven que se percató de que ‘enfocaban’ su calle, salió disparada de casa, junto a otra más comedida pero igual de novelera, para abanar como una descosida y que la vieran, supongo, desde todos los rincones de Canarias. No te quiero exagerar ni un tanto así, pero debieron ser unas ochenta y cinco oportunidades en que la susodicha saludaba gozosa por habérsele brindado el medio para hacerse famosa en todo el mundo mundial.
Y cuando me levanté ayer, allí seguía ella dándole que te pego a las extremidades superiores. Hoy deberá tener desbolado al menos el derecho (si no es cañota). Me di cuenta de que agotado el recurso de las conexiones en directo (cuando no hay, no hay), procedían las tertulias. Y ya saben ustedes lo que ocurre con los tertulianos. Suelen ser siempre los mismos, y además dominan cualquier tema –incluyan los volcanes– mejor que el propio Nemesio (al que otro portuense ha ubicado en el grupo de los proscritos, verbigracia Juan Cruz). Pues sí, la voz cantante la llevaba Rivero. Quien, junto a Pomares, recorre diariamente periódicos, radios y televisiones para propagar a los cuatro vientos lo de que el que vale, vale, y el que no para maestro de escuela. ¿Cómo que qué Rivero? Chacho, no me defraudes.
Si contemplas con detenimiento la fotografía que le robé a Canarias7, no creo que hay demasiada preocupación en la población herreña. Ahí tienes a este señor que parece estar indicándonos que los huevos van con él. Fíjate bien, a la tele, ni caso.
Me llamó la atención cierto titular de prensa: Zapatero y varios ministros tratan con expertos la situación de El Hierro. ¿Y no sería mejor que lo dejara quieto no sea que la eche a perder? Si aquí tenemos ya quien nos oriente –con los Rivero al frente y Carracedo en la retaguardia para acompañar a los obesos más lentos–, no estemos metiendo más gente en la isla que es joven y se nos hunde.
Finalizo, y pido disculpas, con tema bien diferente. Pero como el autor de un artículo (http://www.laopinion.es/opinion/2011/10/12/irresistible-ascenso-partido-popular/373716.html) de encendida defensa de la derecha española es herreño, de El Pinar, el Pollo de allí mismo, el singular Eligio Hernández, aprovechando que el Meridiano pasaba por Orchilla y si el prototipo de hombre de izquierdas que es él mismo mismamente, le sugiero revise su epístola porque no entendí bien lo de “estremeño” que aparece en dos ocasiones, ya que mi diccionario no da por válido tal vocablo. Eso sí, con todos mis respectos, porque sabiendo de sus ‘prontos’ desde hace bastantes décadas (incendio en los montes del Norte tinerfeño, septiembre de 1983), lo mismo es el DRAE el que está equivocado, que todo es posible. Y ya que menté Extremadura, decían los populares, ahora en el gobierno de aquella comunidad, durante la campaña electoral: “Lo primero es el empleo y las familias”. Y han comenzado creando bastantes puestos de trabajo enchufando a cuñados, primos, sobrinos… ¡Ah!, lo habían prometido y el que avisa no es traidor.
Hasta luego.