lunes, 21 de noviembre de 2011

Errores continuados

A perdonar la tardanza. Acabo de llegar de Matalascañas (Huelva). Esto de Mundo Senior tiene sus inconvenientes. Te arregostas y luego… Ya te iré contando y colgando alguna fotografía de las andanzas onubenses. Echa una visual de vez en cuando. Apenas he tenido tiempo para ir a votar a mi colegio electoral (como no me pusieron en las programaciones partidarias, lo mismo no me sacó la tele), ir con mi mujer al médico por una repentina lumbalgia y, a la prisa y corriendo, sentarme ante este cacharro para indicarles que ya estoy de vuelta.
Anoche dormí bastante bien, a pesar de ser de esas largas y tediosas de los recuentos. Parece que ha ganado el PP, tal y como estaba previsto, y al PSOE le han dado una buena. Pero lo mismo no aprende, que cosas peores se han visto. Dicen los analistas que todo se debió a la crisis, pero un servidor de pregunta si la susodicha no está igualmente instalada en la sede de Ferraz. Porque fui uno de los tantos que no entendió una campaña tan atípica. En la que, y todo hay que decirlo, Rubalcaba se batió, pero el pescado estaba previamente vendido y bien distribuido. Y el hombre se autoinmoló, y ello es de agradecer.
Nadie sabe de Zapatero, que no participó en la campaña –a petición propia… ¡y un jamón de Jabugo!–, pero sí contó con la presencia de las viejas glorias, muestra inequívoca de lo que se entiende por renovación. Que no es de personas, sino de ideas, de proyectos, de propuestas a una sociedad ávida de ilusiones y profundas recargas de propósitos y aspiraciones.
Como se me adelantó Ana Oramas con lo de la refundación (a CC también le dieron bastantes tortas), deberé retomar la sugerencia argumentada hace unos meses en este mismo blog de lo que el Partido Socialista necesita urgentemente es una refundición. Lo malo es que ya no tenemos siquiera grandes hornos donde llevarla a cabo.
Largo será el peregrinaje de los socialistas. Perdón por mis connotaciones rocieras (ver foto). En todos los niveles estatutarios (aquí por el pueblo también sabemos de esos menesteres), porque me temo que José Luis se encargó de dilapidar unos buenos logros que le aplaudimos hace apenas unos años. Pero el leonés (¿o vallisoletano?) se nos viró de tal manera que se veía venir. Y la bala en la recámara de la catalana Chacón nos aparece contaminada y seriamente tocada tras la jornada de ayer domingo. Lo mismo ya no dispara.
Por cierto, ahora volvemos a recordar lo injusta que es la ley electoral. También lo dijimos aquí en Canarias hace apenas cinco meses. De igual manera que vale mucho más el voto de un herreño que el de un tinerfeño, a escala nacional se llevan la palma catalanes y vascos. Pero poco podemos añadir que no se haya dicho o escrito ya al respecto, aunque me temo que el particular seguirá así hasta el fin de los tiempos.
En fin, travesía del desierto en el horizonte. Que les sea leve, y aplíquense el refranero. Hay sentencias para dar y tomar. Echar la vista atrás es bueno a veces (el uuu, que cantaba Karina, no sé cómo demonios se escribe; admito sugerencias).