jueves, 10 de noviembre de 2011

Los piroclastos de Paulino

Estoy confuso, en un mar de dudas. Debe pasarme lo que al volcán herreño, momentos en calma e instantes de un exaltado subido. Para comenzar, no entiendo por qué el dominio de la página web de El Día (ver foto) no es .tf (Tenerife), o .ch (Chicharrilandia), o .ni (Nivaria), o .dp (Don Pepe), o lo que a ustedes les parezca bien, pero .es no pega ni con la gotita. Y a los editoriales me remito. En los que, por cierto, se reproduce con cierta frecuencia el vocablo ‘clorocos’. Palabreja que parece vale para designar ciertos atributos masculinos y de los que parece carecer el presidente canario para ponerlos sobre la mesa de cualquier godo de por ahí pa´fuera.
En intimidades tales me pierdo. Pero tampoco comprendo cómo demonios se las arregló Rivero para aparecer en la World Travel Market con una par de buenos piroclastos (a falta de pan, buenas son tortas). Y sí que los puso sobre la mesa (de Felipe y Leticia –¿o Letizia?–). Se plantean varias interrogantes:
¿Por qué aduana pasaron los eruptos del volcán? ¿Tiene algún tipo de privilegio don Paulino? Tienen fama los ingleses de ser bastante estrictos en esto de la vigilancia (que se lo pregunten al actual presidente del Cabildo de Gran Canaria y su tristemente famoso pijama), por lo que se impone una pregunta parlamentaria (apunta Lola) al respecto.
Queda en entredicho, y mucho, la labor de tanto guardia civil y tanto soldado en el cruce de Tacorón. ¿Cómo a semejante ejército le coló nuestro hombre los mismísimos piroclastos? Lo mismo estaba entrenando para la media maratón santacrucera y pasó ante sus narices con los susodichos en el bolsillo y ni se percataron del bulto. Jolines, pues muy deprisa no iría. La subida hasta El Pinar tiene sus pegues. No, por favor, no estés pensando que Eligio le echó una mano.
¿No es material sensible y objeto de estudio y examen todos esos escupitajos del causante del declive pronunciado del pueblo de La Restinga? Si te digo la verdad, no me pareció correcto esta salida ingeniosa de los responsables turísticos de estas peñas atlánticas. Si ya puse el grito en el cielo con el bolígrafo-papa que se inventó la concejala de mi pueblo en Fitur (eso, jugando con las cosas de comer), ahora estoy medio envenenado. ¿Por qué no le llevó un par de kilos de pescado?
Lo mismo se hizo por lo del ahorro. Para disimular un fisco y no alcanzar el milloncejo de nada. Chiquitos morros tiene esta gente. Más de 750.000 euros en la gira londinense. Cuidado, porque estamos en crisis, que si no. Nueva pregunta, Lola. O no, mejor espera hasta que me entere si los socios gubernamentales (socialistas) también acudieron. Déjalo estar un fisquito apenas. ¿Quién dijo crisis?
Los populares canarios votaron para que fuera una realidad ese prodigio de tele y radio que tenemos en esta paraíso. Ahora que no son los acompañantes de CC temen que exista una deuda millonaria en el ente público. Los socialistas –hagan un esfuerzo recordatorio– no la querían (antes), pero en la actualidad alegan que no pero sí. Y me pregunto yo si José Manuel Soria, tertuliano de Intereconomía, no ha tenido tiempo para que Esperanza le explique cómo se come eso. Me temo que la roturación del terreno, que ya preparan concienzudamente, va a durar, y bien servidos, los próximos cuatro años. Para cumplir el plan de austeridad prometido, si yo fuera Rajoy no lo dudaría un instante y nombraría ministro de los dineros al alcalde del ayuntamiento más endeudado de España. Experiencia le sobra. Y en plan castigo, obligaría a Soria para que volviese a pactar con Claudina. Quieto, la presidencia es inamovible. Para piroclastos, los míos (Paulino dixit).
¿Tendrá remedio lo del PSOE? Por supuesto, la historia es cíclica. Resurgirán porque a los otros (populares) les pasará lo mismo. El excesivo poder autonómico fagocitará a su propio presidente. Guarda esta entrada (este post) y hablamos en un futuro no muy lejano.
Bueno, voy a seguir reflexionando el voto al Congreso. El del Senado ya lo sabes. Lo siento por Juan Borges. Hasta luego.