lunes, 7 de noviembre de 2011

Setecientas

Hemos alcanzado tal cantidad sin mayores contratiempos, salvo cuando Blogger nos juega alguna mala pasada y nos hace desaparecer. Desde octubre de 2009, y de manera más o menos asidua, nos asomamos diariamente a esta ventana. Superamos las 40.000 visitas (sin haber manipulado el contador), y para un blog que es un simple vehículo para expresar opiniones, para matar el gusanillo de la escritura y para intentar mantenerte lo más activo posible, entiendo que va que chuta.
Nos han fisgoneado –eso sentencia este cacharro, que en nada se parece al que ha adquirido el Cabildo tinerfeño; después te lo cuento– desde 59 países, siendo los diez primeros, por el número de visitantes, los siguientes: España, Méjico, Colombia, Argentina, Venezuela, Alemania, Estados Unidos, Perú, Chile y Francia. Y he recibido una única mirada desde Senegal, Iraq, Eslovaquia, Noruega, Filipinas, China, Líbano, Croacia, Côte d´Ivoire, Pakistán y Marruecos.
Como, obviamente, se lleva la palma España (perdón don José), y Google Analytics te señala los lugares de procedencia de esas visitas en el mapa con un círculo rojo (117), este se asemeja muy mucho, salvando el color de los ‘redondeles’, a una mariquita (me refiero al insecto y no al que hace alusión de manera machacona el ‘trío de Buenos Aires’).
Consigo tal cardinal cuando hemos iniciado la campaña electoral (bajo el signo de la crisis, de ahí el módico medio millón de euros para el debate), cuando estamos a punto de ‘cepillarnos’ casi otro millón en la promoción canaria en Londres (World Travel Market) y –no se asusten– cuando el Cabildo de Tenerife ha comprado un ordenador (el TeiDE 1.0) por la prudente cantidad de 8.503.598 euros, a la que luego sumaremos otras menudencias del montaje, mantenimiento y otras chuchangas varias, con lo que redondearemos los diez milloncejos de nada. ¿Y qué es eso para una potencia de 1 petaflops? ¡Oh!, estoy pensando seriamente pedirle uno a los Reyes.
Puede que sea conveniente que el asteroide ese que nos rondará en unos minutos pase un fisco más cerca y nos dé un buen meneo a ver si cogemos fundamento de una dichosa vez. Menos mal que Rajoy nos va a enseñar –ya lo hizo con Esperanza, Alberto y las tropas valencia, murciana, gallega…– a que no podemos gastar lo que no tenemos, que hemos de ser austeros, espartanos, estoicos. Y nada de puros a los postres; cuando no hay, no hay.
Aquí en la islas seguimos bajo las riendas de “un incompetente y un analfabeto que trata de ocultar sus limitaciones recurriendo, al igual que su señora esposa, a entrevistas babosas que no pagan con su dinero, sino con el de los ciudadanos. Qué asco”. ¿Te diste cuenta que lo entrecomillé? Chacho, que yo no estoy acostumbrado a ir a los juzgados, ni siquiera de visita. Como la que hice una vez a la cárcel (Tenerife II), porque me llevaron de jurado para elegir la mejor revista (o periódico) de los que se hacen en diferentes centros penitenciarios de L’ Espagne (por si acaso). Y cuando cerraron de nuevo la puerta de la entrada, casi me caigo redondo al suelo. Vaya susto. Menos mal que solo estuve un par de horas.
“Él, como presidente, políticamente torpe, necio y déspota”. Jolines, ya me equivoqué otra vez. Miré para donde no era. ¿Te percatas del porqué en las etiquetas que tienes ahí en la columna de la izquierda del blog aparece muy destacada la de ‘política’, seguida a considerable distancia por la de ‘Los Realejos’? Se nota que dejé la política, pero sigo ejerciendo de realejero.
Bueno, hasta dentro de un rato.