jueves, 15 de diciembre de 2011

Un entusiasta dehesero (1)


Florencio Sosa Acevedo, destacado sindicalista y líder del movimiento obrero en el Valle de La Orotava en la pasada década de los años treinta, alcalde republicano portuense, primer diputado a Cortes por el Partido Comunista, represaliado a El Hierro…(y mucho más que ustedes pueden localizar en diferentes fuentes), fue, ante todo, un dehesero que se desvivió por la mejora de las condiciones socio-culturales de su entorno. Fue uno de los impulsores de la Sociedad de Instrucción y Recreo Valle de Taoro, creada el 8 de abril de 1922, fue su presidente en 1928 y 1929 y hasta su fallecimiento (en accidente de tráfico cerca de Sevilla) en 1975, siempre tuvo especial recuerdo por El Casino. En el libro, cuya portada observas en la ilustración, alguna constancia se dejó.
Ahora, años después, en ese persistente husmear en periódicos que el tiempo afortunadamente no ha ajado, nos encontramos pinceladas que debemos destacar. Sin otro afán que el dar a conocerlas. No es nuestra pretensión profundizar en trabajos de mayor calado. Son breves muestrarios que quizás pueden ser punto de partida para investigaciones de mayor calado. Ojalá.
Y comenzamos este recorrido que cronológicamente se inicia con Gaceta de Tenerife, 14 de septiembre de 1915, página 2, donde hallamos dos sueltos de Puerto de la Cruz, y que son del tenor literal siguiente:
Ha sido sentenciado el pleito que sostenía el Consejo de Administración y varios socios de la Sociedad de Instrucción, que funcionaba en las Dehesas. Han sido felicitados los señores que componen el referido Consejo, nuestros estimados amigos, D. Francisco Hernández Díaz, D. Esteban Alvarez Hernández, D. Pablo Delgado Fuentes, D. Pedro Pérez Luis y D. Pedro Pérez Correa, pues la Autoridad competente, ha fallado en su favor.
En el libro que se indicó con anterioridad se aludía a una primigenia Sociedad (La Instructiva), y la nota que se deja señalada puede referirse a la resolución del conflicto que mantenían estos señores, que formaban el denominado Consejo de Administración de la escuela que regía doña Etelvina Padrón en 1914, por haber sido retirados unos muebles del centro de enseñanza. De litigio se hizo eco el orotavense Vida Moderna y El Imparcial portuense.
Y, ya ceñidos en el asunto que nos concierne, esta otra nota informativa que nos da norte del fallecimiento de la madre de Florencio:
El jueves último tuvo lugar en esta iglesia, una misa aplicada por el alma de la señora Dª. María Acevedo Rodríguez, (q.e.p.d.) Con este motivo, repetimos nuestro sentido pésame, a su afligido esposo don Florencio Sosa.
Damos un salto de unos seis años (recordemos que Florencio nació en 1901) y hallamos en Gaceta de Tenerife, Diario Católico, Órgano de las derechas (18 de noviembre de 1921, página 1):
Reporterismo local. Actualidades. Nuestro corresponsal literario en el Puerto de la Cruz
Ha sido nombrado corresponsal literario de GACETA DE TENERIFE en el Puerto de la Cruz, nuestro querido amigo el ilustrado joven don Florencio Sosa Acevedo.
Destaco la ‘ideología’ de la línea editorial del periódico por la senda política y sindical por la que se conduciría en los años siguientes nuestro protagonista.
En el ya citado periódico, Gaceta de Tenerife, 18 de febrero de 1922, página 1, una nota de la Comisión Mixta de Reclutamiento:
Excluir totalmente del servicio militar a los mozos de los pueblos y reemplazos que a continuación se relacionan, y que se les remita, por conducto de los alcaldes de aquellos pueblos, el certificado prevenido en el artículo 84 de la vigente ley de Reclutamiento:
Juan Martín Figueroa, del Sauzal; Manuel Melián Cachazo, de La Laguna; Marcelino Sosa Acevedo, de Puerto de la Cruz; y Genaro Castillo Hernández y Diego Linares Baez, de esta capital, los tres últimos relevados de la nota de prófugo.
Marcelino, hermano de Florencio, fue el primer presidente del Casino de la Dehesa, desde su fundación el 8 de abril de 1922 hasta el 21 de septiembre de 1923, que es sustituido por uno de los dos vicepresidentes, Cristóbal García Cabrera, pues la marcha del aquel hacia Cuba era inminente.
Un hecho luctuoso en Gaceta de Tenerife, 10 de septiembre de 1922, página 2: Notas tristes. Fallecidos en la isla.
Ha fallecido en la villa de la Orotava don Bartolomé Sosa Acevedo, hermano de nuestro estimado amigo don Florencio Sosa Acevedo, a quien, como a su familia, le acompaños en su sentimiento.
Siendo secretario del Casino Florencio Sosa, se estudia la posibilidad de ampliar el local social, construyendo una nueva planta, algo que tiene lugar bajo la presidencia de D. Elicio Díaz González en el año 1927. Y así leemos en Gaceta de Tenerife, 21 de diciembre de 1927, página 1:
Por nuestros pueblos. De la vida canaria. PUERTO DE LA CRUZ. En las Dehesas.
La inauguración del nuevo y amplio salón de la sociedad de instrucción y recreo Valle Taoro, de las Dehesas, que, como se había anunciado, se verificó el domingo último en un baile amenizado por una bien dirigida orquesta compuesta de entusiastas jóvenes de los Realejos y este Puerto, conforme esperábamos, constituyó el más grande y rotundo éxito que registra la historia de este modesto Casino.
De los cuatro pueblos del Valle vino juventud a nuestra inauguración.. Nuestro barrio presentaba esa noche un bello aspecto, pues los coches iban y venían sin cesar.
También fuimos visitados por distinguidas personas del Puerto, a las cuales agradecemos las muchas frases de elogio que dirigieron a la directiva, a la par que nos alentaron a seguir por el camino que nos hemos trazado, o séase, el del progreso y la cultura de esto barrio.
El segundo baile de la temporada será de disfraz y tendrá lugar, según nuestros informes, en la noche del 31 del corriente para el cual reina ya mucho entusiasmo.
Y una coletilla al final de la información que da cuenta de Un accidente lamentable:
El viernes último por la tarde, al hallarse limpiando una lámpara de gasolina de las que tiene en el Colegio nuestro joven amigo y querido compañero don Florencio Sosa Acevedo, tuvo la fatalidad de abrírsele el escapa de aire y prenderse fuego a la vez, sufriendo graves quemaduras en ambas manos y la cara.
Sinceramente lamentamos el accidente, a la par que le deseamos una pronta mejoría. Sabas P. Correa.
D. Sabas Pérez Correa había sido nombrado director del Cuadro Artístico en noviembre de ese mismo año, por lo que tenía información de primera mano.
(continuaremos)