domingo, 12 de febrero de 2012

Breves apuntes domingueros

Ya está. Ha concluido el proceso. Consumatum est. Observen la foto que gentilmente me cede El Día. En la información al respecto observo que hubo mucho invitado de fuera. Populares (en el sentido que prefieras), sobre todo. Porque, siguiendo las instrucciones prospectivas petrolíferas de Soria, en cuantito salga un chingo de oro negro, no solo ricos para siempre jamás sino independentistas de por vida. Tiembla, Rajoy. También acudió mi amigo Isaac (ño, ya me parezco con Chaves; solo me hace falta ponerlo en negrita). Un servidor, que estaba invitado, no pudo asistir. Por un olvido imperdonable, tampoco me excusé. No hay justificación alguna para tal proceder. Pero en fin, la placa (yo la esperaba con otro formato más ‘independiente’ que las que hallamos en otras calles de menos fulgor) ya está bien visible y ahora solo falta que el resto de homenajeados (tenían el hándicap de ser realejeros) reciban, como mínimo, idénticos tributos. Y me quiero imaginar que individuales y no un tótum revolútum.
Cristina Tavío (no sé si vino ayer al Realejo; lo mismo estaba enredada en los sebadales) fue entrevistada hace unos días en una tele local. Ante la pregunta estrella del fuera de ordenación, y en un arranque pleno de sinceridad, tras los circunloquios de rigor, confesó al periodista que en español no sabía explicarlo mejor, pero que lo podía hacer en inglés o francés. Y díjeme en plan exclamación para mis interiores íntimos de adentro: ¡Eureka, me lee! ¿No recuerdan que ha bien poco sostenía que los políticos debían ser, como mínimo, bilingües? Pues Cristina los supera con creces. No sabrá exponer con demasiada corrección un asunto (en español), pero te tumba pa´tras en las lenguas de William Shakespeare o Victor-Marie Hugo.
El Gobierno (estatal) cae en valoración aunque se amplía la brecha con el PSOE. Pregúntome: ¿Estará, pues, alcanzado el partido socialista el punto ese de la física por el que un cuerpo pasa a congelarse un fisquito? Porque si los populares descienden pero se incrementa la diferencia porcentual con sus competidores, esto va a terminar como la clasificación de la primera división del fútbol español. ¡Ay, Rubalcaba, cuán difícil lo tenéis! Y cuanto más insistáis, más a huevo se lo ponéis. Les basta (al PP) con el ‘y tú más’. Pueden vivir y navegar tranquilamente toda esta singladura sin mojarse el dedo gordo del pie derecho. Les bastará con descolgar el teléfono y poner en práctica lo que dictan los mercados. Nos queda el consuelo (a los realejeros) de que en el nuestro (aún es mercadillo) tendremos bolsas ecológicas. Manda ‘aquello’.
Por cierto, a Trillo lo van a nombrar, ya era hora, embajador en Londres. Quisiera pensar que cuando deba ir a Inglaterra le acompañará alguien, no sea que se confunda otra vez y recale en Estocolmo. Y prepárenle bien el discurso, pues lo mismo crea tal guirigay en la Gran Bretaña que acaba con el conflicto gibraltareño con un viva muy sui géneris.
Bueno, mañana más.