lunes, 6 de febrero de 2012

Cambio para no variar

Adjudicado el chiringuito, al estilo de los puestos carnavaleros, saciados los estómagos ¿agradecidos?, declaramos que ganó el aparato. En consecuencia, procede manifestar que abriremos el partido a la sociedad. Es todo el mensaje de la renovación. Se practicaba en mis tiempos. Era yo mucho más joven. Lo perdieron quienes ahora abanderan la imagen de la renovación. Ahí tienes la foto (a la derecha). Griñán, antes de llorar cual un Boabdil cualquiera (marzo está al caer), se asegura el puestito. También Rajoy, no queriendo quedarse atrás, reivindicó a Fraga en la Galicia de ambos. Pensé en futuras confrontaciones electorales y salí corriendo para el cuarto de baño. Este proceso diarreico me trae a mal vivir. ¿Escatológico? Como lo vivido en la capital hispalense. Discursear, arengar, votar; votar, arengar y discursear. ¿Programas? ¿Ideas? ¿Proyectos? ¡Ah!, y generosa y abundante la representación canaria en la ejecutiva federal (una vocal –la esperanza canaria frustrada–, y un superviviente de cierta película de Spielberg). Ya, ni una línea más.

Alega Román, el de Nueva Canarias, que Soria nos trata como si fuéramos una colonia. Cuidadito con lo que se dice porque ese discurso es peligroso. Por estos lares de Nivaria lo predica quien va a tener una calle en mi pueblo. Y lo votó el PP. ¿Lo vas cogiendo R.R.? Traduzco: Román Rodríguez. Así que mucho tacto con lo que se dice, no sea que entremos en un conflicto. El denostado es Paulino. José Manuel flota por esos aires cumbreros cual brizna que mece el viento. Y Domínguez (Manolo) lo observa atentamente. Lo mismo se da un salto este próximo viernes hasta Los Barros (lugar realejero con varias calles sin placa hasta la última sesión plenaria). Ño, cómo va estar de concurrido. Cambia el discurso, diputado.

El ya posado (sinónimo de alojado, hospedado) Corrales (XTF) en Los Dragos (santacrucero) declara que aunque tengan razón (faltaría más, modesto que es uno), llegó la hora de pasar página y no van a recurrir la sentencia por la que la Audiencia Provincial da la razón a la dirección del PSC. Esto, estimado José Manuel, es un cúmulo (de intereses). Como los compromisarios (¿se dice así?) socialistas en el congreso sevillano (y tú de tal menester debes saber más que yo, porque saliste mucho más tarde): cada cual a defender sus garbanzos (puestito de enchufado). Y ustedes –los escindidos– no han quedado malparados. Repasa la lista y si queda alguno, habla con Soria y él los ubica en La Gomera.

Sí, me han convertido aquella isla en un refugio de saltimbanquis (pon la acepción que te plazca). Y cuanto más imputado, mejor. Es difícil quitar el sambenito a la colombina desde aquellos tiempos en que el Almirante, y también la Beatriz, ya la adoptaron para encubrir ciertos deslices. Y el dinamitero ministro de Turismo es un lince para este tipo de venganzas. En cuanto llegue Reverón a La Villa y se junte con Bernal, no va a quedar un sebadal sano. Y Tavío irá los fines de semana a darse un remojón en Santiago. Libre de picaduras (¿o arañazos?).

“El Gobierno achaca al fin de la Navidad el paro”. Así mismo lo leí. Hace referencia al ejecutivo autonómico, el que preside Paulino (sus calificativos se hallan, por ejemplo, en el editorial de ayer en el periódico del homenajeado realejero). Aparte del hipérbaton exagerado (tirando a hipérbole) de la frase de marras (entrecomillada), se me ocurre un eficaz remedio para que haya menos parados en estas islas. Y que viene a ratificar una propuesta que elevamos todos aquellos que consideramos como una tremenda farsa las fiestas navideñas: hagamos, de una vez, que la Navidad, con sus benditos deseos de paz y felicidad, se prolongue todo el año. Aunque quedemos asqueados de tanto beso.

Termino invitándote a visitar un jugoso comentario a través del siguiente enlace: http://www.eldigitaldecanarias.net/opino.php?idn=59973. Coméntalo tú. Yo lo dejo para el próximo sábado (día 11 a las doce de la mañana).

Una nota final: El contenido del primer párrafo me dio la idea para unas coplas no muy perfumadas que, a modo del 'Polka de la diarrea', puedes leer (iba escribir degustar; chacho, menos mal) en el 'Rincón de las letras menudas'. Hasta luego.