martes, 28 de febrero de 2012

La creación (de los políticos)

Entre todos los correos recibidos últimamente y que hacen referencia a los políticos de este país nuestro, me ha parecido oportuno reproducirles el que más abajo inserto. Pensaba escribir de las declaraciones de Urdangarin –que se resumen en que él pasaba por allí–, de los cientos de imputados por extrañas componendas en la gestión de las administraciones públicas, del sablazo que nos han dado en la nómina de febrero porque es menester reconducir los excesos de los banqueros, del periodo de información pública y admisión de sugerencias al que ha sido sometido el Plan General de Ordenación de mi pueblo (loable medida del Consistorio), de la queja del alcalde de Las Palmas por el chicharrerismo de Paulino Rivero (El Día no opina los mismo), y, en fin.
Vamos allá con lo prometido:
Y Dios pobló la tierra con espinacas, coliflores, brócolis y todo tipo de vegetales para que el Hombre y la Mujer pudieran alimentarse y llevar una vida sana.
Y Satanás creó McDonald's, y MacDonald's creó el Big Mac. Y Satanás dijo al Hombre: “¿Lo quieres con patatas y Coca Cola?” Y el Hombre dijo: “Sí, y en tamaño grande”. Y el Hombre engordó.
Y Dios dijo: “Haya yogurt para que la Mujer conserve la silueta que he creado con la costilla del Hombre”.
Y Satanás creó el chocolate. Y la Mujer dijo: “Con almendras”. Y la Mujer engordó.
Y Dios creó las ensaladas y el aceite de oliva. Y vio que estaba bien.
Y Satanás hizo el helado. Y la Mujer dijo: “De nata y fresa”. Y la Mujer engordó.
Y Dios dijo: “Mirad que les he dado frutas en abundancia que les servirán de alimento”.
Y Satanás inventó los huevos con chorizo.  Y el Hombre dijo: “Y con Panceta”. Y el Hombre engordó y su colesterol malo se fue por las nubes.
Y creó Dios las zapatillas deportivas  y el Hombre decidió correr para perder los kilos de más.
Y Satanás concibió la televisión por satélite  y agregó el mando a distancia
para que el Hombre no tuviese que cambiar de canal  con el sudor de su frente. Y el Hombre dijo: “Y quiero una cervecita”. Y el Hombre aumentó de peso. 
Y Satanás dijo a la Mujer: “Son apetecibles a la vista del Hombre unos aperitivos”. Y la Mujer le acercó al Hombre patatitas fritas, palitos salados, cortezas, más chorizo y otra cerveza. Y el Hombre, aferrado al mando a distancia, comió los aperitivos, que eran abundantes en colesterol. Y vio Satanás que estaba bien. Y el Hombre llegó a tener las coronarias obstruidas.
Y dijo Dios: “No es bueno que el Hombre tenga un infarto”.  Y, entonces, creó el cateterismo y la cirugía cardio-vascular  y las unidades coronarias.
Y Satanás creó... la Seguridad Social.
Y, ya cansado, dijo Dios: ¡Anda y que os den por culo a todos! Y creó a los políticos. Y en eso andamos…
Como lo funcionarios tienen (hemos tenido) tan mala prensa, ya me los imagino en sus respectivos despachos elaborando presentaciones de PowerPoint, bajando imágenes curiosas de Internet, colgando vídeos en You Tube… O a lo peor no, y puede que sean los mismos políticos (por aquello de oponerse a lo que sea) los que se dedican a este noble oficio que se supone reservado para los jubiletas. Porque somos, y no me lo niegues, los que con tanto tiempo libre inundamos bandejas de amigos y conocidos. Y no comprendemos cómo alguno se queja con el consabido ‘no me da tiempo de abrirlos todos’, Pero si solo son unos cientos apenas. Además, escogidos. Pues todos nosotros, casi sin excepción, hacemos una selección previa de aquellos que entendemos puedan causar impacto.
Bueno, fans míos, se nos acaba febrero, aunque este año consideró adecuado regalarnos ese día más. Y como el médico me dio cita para ese 29, estoy de un contento subido. ¿Se imaginan que el año no hubiese sido bisiesto y tener que esperar un cuatrienio? Chacho, ni la Seguridad Social. Sí, la creada por el Diablo. Cruz, perro maldito.