jueves, 22 de marzo de 2012

Honores y distinciones

Mientras el mundo sigue girando; mientras Júpiter, Saturno, Venus y Martes continúan bien visibles allá en lo alto; mientras Soria (José Manuel) no sabe si decantarse por Industria o por Turismo (se me antoja que el simultaneo es en esta caso bastante embarazoso –¿o pegajoso?–); mientras los ‘derechosos’ persisten en sus pullas andaluzas; mientras Rajoy ya no se acuerda de que “haremos en España lo que Matas en Baleares”; mientras Camps resucita en mejor forma que nunca dispuesto a disputar la carrera por la presidencia de toda la España; mientras Paulino no acude a conciliarse con don José; mientras Melchior sigue siendo diana de los ataques furibundos del veleta mayor de la nacionalidad; mientras los socialistas dejan pasar el tiempo a la espera de que Francisco Hollande los saque del atolladero; mientras Lola Padrón, otrora crítica ‘riveriana’, proclama las excelencias del nuevo ecologista; mientras leo la prensa (digital, los recortes me suprimieron ir al carrito) y me culturizo un fisco, observo que en mi pueblo (Los Realejos) siguen algunos empeñados en solicitar distinciones para todo bicho viviente, y puede que ciertos inanimados.
De continuar a este ritmo nos van a faltar metopas, medallas, pergaminos y rótulos de calles. Estamos rayando el esperpento. Va a resultar que por haber cumplido, simple ejemplo, con las obligaciones que tenías atribuidas por desempeñar un trabajo en la sociedad, ya eres digno acreedor a que te concedan una distinción. A este paso vamos a tener que montar un chiringuito específico en el Consistorio que se dedique a estos menesteres. Será el Departamento de Actos Protocolarios. Y cada día de la semana, a eso de las ocho de la tarde, celebrará solemne sesión. El inconveniente es que habrá que modificar el Reglamento para ampliar el espectro de las posibles concesiones. Y todas ellas en sus tres variantes: oro, plata y bronce.
Yo, encarecidamente, le rogaría a todos los que no tienen mejor entretenimiento que el estar demandando honores, que se pongan a elaborar propuestas conducentes a elevar el desarrollo del pueblo y no a sumergirse en una dinámica de muy difícil salida. Porque llegará el instante en que reclamaremos el diploma para todos los futbolistas que hayan formado parte de la UD Realejos en sus diferentes etapas (con lo que habría que extenderlo, por las consabidas protestas y odiosas comparaciones, al Cruz Santa, al Longuera-Toscal, al Palo Blanco, al Icod el Alto…). Más tarde, enterados otros clubes de las diferentes disciplinas deportivas, pondrán el grito en El Lance e imprecarán con amargura: ¿Y nosotros? Pon tú la lista, por favor.
Pasaremos luego a los músicos que desde hace un montón de años han soplado en La Filarmónica. Por lo que se sentirá discriminado el de los platillos y el de la caja. Y la Agrupación Musical Cruz Santa solicitará la independencia (musical) y querrá agregarse a La Orotava. La Fanfarria, los grupos folclóricos, las murgas, orquestas… demandarán idéntico tratamiento.
Lo que hayan garabateado cuatro líneas (copiadas o no), y mucho más si aparecieron publicadas en cualquier soporte, se imaginarán celebridades y… otro pergamino (brindis incluido). Y los políticos con al menos dos mandatos de durísimo bregar en la cosa pública. Y los médicos, y los farmacéuticos, y los comerciantes, y los docentes, y los panaderos, y los carpinteros…
Chacho, será posible que no nos dediquemos a pensar un día de estos. Chiquito porvenir con estos librepensadores. Se arregostan y luego cogen carrerilla. O eso, o falta de ignorancia, que todo puede ser.
Bueno, me voy. Esteba (perdón, estaba, que se me fue el baifo) yo pensando si instar al señor alcalde para que, mientras dure la crisis, elimine todo gasto que se estime superfluo. Y si ello no fuera posible –lo mismo no hay acuerdo en hacer la correspondiente clasificación–, le propongo, muy seriamente, que, como todos conocemos a los escasos ‘proponentes’, se les distinga convenientemente (medalla, metopa, diploma y pergamino, amén de Hijo Predilecto), y viviremos tranquilos una buena purriada de años. ¿O no es eso lo que en el fondo andan buscando?
¿Lloverá este fin de semana? Estaremos al tanto.