miércoles, 9 de mayo de 2012

De fútbol y política

He dejado pasar, adrede, unos días. Y como sé que algunos se van a molestar por el contenido de las líneas que vendrán seguidamente –sobre todo los forofos futboleros–, manifiesto, abierta y de manera rotunda, que hay que ser cerrado de mollera para cuestionar el penalti que Moisés (Granada) cometió sobre Cristiano Ronaldo (Madrid) en el partido del pasado sábado. Pudo ser una maña de nuestro deporte vernáculo o una llave de judo, pero jamás un severo marcaje como leí en cierto medio. Y como el Madrid era ya campeón desde la finalización del encuentro con el Bilbao, a los árbitros debieron darle la consigna de que había que procurar por todos los medios que Messi, en compensación, fuese el máximo ‘artillero’ de la liga. Y vaya que han seguido las instrucciones al pie de la letra. Cuatro penas máximas en apenas unos días han servido para un incremento notorio en el número de dianas (¿te fijas cómo domino ya el lenguaje especializado?). Pues nada, todos contentos y para el próximo año la décima. Eso dicen tanto culés como merengues. Pues que anden con sumo tacto no sea que les ocurra lo que en este. Eso, la miel en los labios.

Y vamos, tras el exordio balompédico, a cuestiones de mayor calado. E iniciemos el recorrido por las elecciones presidenciales francesas celebradas el domingo 6 del presente. En las que se ha demostrado el cansancio, el hartazgo de una población con sus dirigentes. Tanto que me atrevo a afirmar que si en España surgiera ahora mismo un partido que declarara una ideología de extrema derecha, daría más de un susto al marcado bipartidismo actual. Pero como todos esos posibles militantes se hallan encuadrados en el Partido Popular, Mariano Rajoy puede seguir cumpliendo los dictados de Angela sin mayores contratiempos. Aunque esta, tras el varapalo de Nicolás, no las tiene todas consigo y está en un periodo de tembleque tal que teme la caída cual muro de Berlín.

Al tiempo, el PSOE español intenta agarrarse a los éxitos de Hollande (la gran esperanza para Europa, Rubalcaba dixit) y a iniciar la Reconquista al revés que la acaecida en la historia, cual unos pelayos invertidos, de Sur a Norte, desde Andalucía hasta los confines pirenaicos. Qué pena que sigan circulando a 110. Porque lo primero que hizo Sarkozy, antes de haberse escrutado la totalidad de los votos, fue reconocer su derrota, hacerse responsable del resultado electoral y manifestar que pasaba a ser un francés más entre los franceses, es decir, un ciudadano de a pie y abandonar la política. Exactamente igual que en España. ¿Te pongo ejemplos o no hace falta? Gracias. No, Alfredo, tú no eres la esperanza para España. Esperanza es futuro y tu eres más pasado que Zapatero.

Los socialistas canarios  parecen seguir  una consigna que entiendo errónea. Porque achacar todos los males que se vislumbran en el panorama insular a los  recortes de Rajoy, puede colar durante un par de días, ¿y luego? ¿O es que, acaso, el galopante índice de paro en estas peñas es problema de ahora mismo? Si se lo criticaban a Paulino hace bien poco (¿o ya olvidaron que fueron oposición durante mucho tiempo?), considérennos ese mínimo de inteligencia que bien quieren o pretenden para ustedes. Y la excusa del porqué aumentó esa cifra en el mes de abril (recortes de subvenciones e incremento de la población activa) es de lo más peregrino que uno se pueda tirar a la cara. Tanto nos satisface vivir de pedigüeños que cuando cambian un fisco las tornas nos cuesta sobremanera agarrar la caña para ir a pescar. Y así no vamos a ninguna parte. Pero tampoco nos hagamos ilusiones, porque cuando no se da más de sí, se da más de no.

Les propongo que hagan lo que yo: remitir a la televisión autonómica canaria la URL del blog o sitio web que posean. En mi caso particular, y dado que los post  son de rabiosa actualidad (inmodestia aparte), pretendo que los informativos se hagan eco de los mismos, porque si mi presidente puede hacerlo, nosotros, los votantes, los que los colocamos ahí gracias al mercadeo que realizan con nuestros votos, también tendremos, como mínimo, el mismo derecho que Rivero, máxima cuando él no ha tecleado una sola línea de lo que se plasma por escrito bajo su nombre. Que sí, Paulino, eso era antes; y en una máquina de escribir cuando no manuscrito.

Me he vuelto a dar de alta en Faceboook y siguiendo los consejos de mi yerno también en Twitter. A este último no le he cogido aún el tranquillo, pero todo se andará. Preguntando se llega a Roma, que se dice. Ya comenzaron a llegarme solicitudes raras, de colectivos que nada me dicen. Y con respecto a las individuales, uno debe descender de la nube y acabar por reconocer que el concepto de amigo en esto de las redes sociales no es el que tenemos de la vida real, y tendrá que englobar bajo tal denominación a todo conocido que se haya cruzado en el camino en estas seis décadas de existencia. Deberé incluir, por supuesto, las esporádicas conversas con el presidente canario, del que ya espero su solicitud de amistad. Lo mismo Linares o Eduardo, concejales en el consistorio orotavense, me sirven de intermediarios.

Bueno, me voy a pelear un rato con el 1004 pues se le ha metido un ruido a la línea telefónica que me trae por al camino de la amargura. Y si descuelgo, se me desconecta el ADSL. ¿Me tendrán intervenido? Chacho, esto se pasa de castaño oscuro. Hasta después.