jueves, 17 de mayo de 2012

Hoy nos distendemos

Podría, pero no quiero, escribir de la caradura de Berriel (subvención para su finca), del nuevo acomodo que deberá buscar Corrales (tampoco lo tienen en buena estima en su actual conglomerado político y se arrima ahora a Trujillo), de la niña de Rajoy (ahora rebautizada como Prima de riesgo), de la Bolsa (o de la vida), del ibex 35 (en minúsculo), de los recortes, de los indignados, de la romería chica, de la feria de artesanía, de los fuegos artificiales, de la caló… Pero no, hoy me apetece distenderme. Y por ello recurro a dos correos que me enviaron hace unos meses y que guardé celosamente, pues estimé en aquel entonces que los utilizaría en algún momento. Y ese instante ha llegado.
El primero va de curiosidades gramaticales (o lingüísticas):
El vocablo reconocer se lee lo mismo de izquierda a derecha que viceversa.
En el término centrifugados todas las letras son diferentes y ninguna se repite.
En aristocráticos, cada letra aparece dos veces.
En la palabra barrabrava, una letra aparece una sola vez, otra aparece dos veces, otra tres veces y la cuarta cuatro veces.
El vocablo cinco tiene a su vez cinco letras, coincidencia que no se registra en ningún otro número.
El término corrección tiene dos letras dobles.
Las palabras ecuatorianos y aeronáuticos poseen las mismas letras, pero en diferente orden.
Con 23 letras, se ha establecido que la palabra electroencefalografista es la más extensa de todas las aprobadas por la Real Academia Española de la Lengua.
El término estuve contiene cuatro letras consecutivas por orden alfabético: stuv.
Con nueve letras, menstrual es el vocablo más largo con solo dos sílabas.
Mil es el único número que no tiene ni o ni e.
La palabra pedigüeñería tiene los cuatro firuletes que un término puede tener en nuestro idioma: la virgulilla de la ñ, la diéresis sobre la ü, la tilde del acento y el punto sobre la i.
La palabra euforia tiene las cinco vocales y sólo dos consonantes.
La Palabra Argentino, solo puede ser transformada en ignorAnte (por suerte, el calificativo no es aplicable a la totalidad de los nativos).
Entre los matices que distinguen a la lengua española figuran en un sitio relevante las curiosidades. Pongo de muestra un caso de acentuación. Aquí se trata de una oración en la cual todas sus palabras –nueve en total– llevan tilde. Ahí les va: Tomás pidió públicamente perdón, disculpándose después muchísimo más íntimamente. A lo mejor una construcción forzada, pero no deja de ser interesante.
La palabra oía tiene tres sílabas en tres letras.
El término arte es masculino en singular y femenino en plural.
Este ‘juego’ me recordó aquellos tiempos en que abuelito (después murciélago) era el único vocablo que contenía las cinco vocales. Hoy, la informatización del DRAE te permite llevarte sorpresas (no se incluyen plurales ni resultantes de tiempos verbales) como la siguiente:
“Aceituno, antetítulo, arseniuro, cabeciduro, pandemónium, abrenuncio, antequino, aperturismo, asecución, catequismo, flamenquismo, galleguismo, aztequismo, faleucio, latréutico, mallequino, anfineuro, pacienzudo, palitoque, palitroque, ajicuervo, ajipuerro, almizqueño, amiguero, anticuerpo, ariqueño, campichuelo, cañihueco, capitulero, castilluelo, narigueto, navichuelo, pañizuelo, patimuleño, patituerto, patizuelo, barbiluengo, barbiquejo, cachicuerno, fabriquero, latigueo, latiguero, maldispuesto, manigüero, manipuleo, maniqueo, marisqueo, marisquero, matihuelo, tabiquero, tampiqueño, zatiquero, sardónique, adoquier, adulterino, adulterio, aguerrido, aquenio, arquetipo, aucténtico, auténtico, caquéctico, carguerío, cauterio, gatuperio, pauperismo, paupérrimo, saduceísmo, sahumerio, salubérrimo, saquerío, azufeifo, blanquecino, charquecillo, laudemio, manuelino, manutención, manutergio, ranquelino, vaqueiro, vaquerizo, acudidero, acuífero, aguiero, aguijeño, aguileño, albugíneo, anguilero, angurriento, anquiseco, aquileño, arquíptero, arquitecto, arquitector, arundíneo, audímetro, aurífero, aurígero, calumbriento, carguillero, caulífero, granujiento, paquidermo, parquímetro, salutífero, sanguífero, sanguíneo, sanluiseño, sanluisero, barquillero, blanquimento, blanquinegro, branquífero, braquícero, jaquimero, laurífero, lauríneo, manguillero, manguitero, maquilero, raquídeo, taquillero, taquímetro, taquinero, ahuizote, cauliforme, autocine, encáustico, redargución, desahucio, deslánguido, estanquillo, excautivo, exhaustivo, jerárquico, metalúrgico, petrarquismo, precaución, reasunción, peliagudo, delicaducho, espiráculo, meditabundo, recitáculo, preciosura, ventrílocua, centrifugado, centrifugador, gesticulador, denticulado, desdibujado, destitulado, estimulador, gesticulosa, hevicultora, sericultora, delictuosa, estimulosa, meticulosa, vesiculosa, enmochiguar, descontinua, descontinuar, prepositura, rebollidura, devolutiva, elocutiva, emboquillar, embrosquilar, escorbútica, reconquista, reconquistar, reconstructiva, reproductiva, resolutiva, desboquillar, evolutiva, menorquina, cedulario, celulario, censuario, desucación, desudación, deturpación, eburnación, ecuación, educación, educativo, emulación, emundación, englutativo, entubación, eructación, erutación, escuálido, feudalismo, neumático, neurálgico, neutralismo, pecuario, perdulario, perduración, permutación, persuadidor, recusación, refutación, regulación, regulativo, reputación, resudación, reumático, reumatismo, secundario, segundario, sensualismo, degustación, demudación, denudación, depuración, depurativo, despumación, esfumación, estuación, estuario, eucalipto, eucrático, exculpación, excusación, exhumación, expugnación, expurgación, exudación, exultación, fecundación, fecundativo, lectuario, leguario, letuario, menstruación, mensuración, mensurativo, persuasión, persuasivo, perturbación, peruanismo, pregustación, tenutario, vestuario, yeguarizo, centunvirato, enguichado, engurriado, enluciado, enquistado, enrubiador, ensuciador, enturbiador, entusiasmo, enunciado, equitador, escrutiñador, escudillador, escudriñador, freudiano, gerundiano, nebulizador, neptuniano, perjudicado, perjudicador, refugiado, republicano, requintador, resucitado, resucitador, sesquiplano, decuriato, denunciador, descuidado, descuitado, desguisado, escupitajo, esguízaro, esquiador, esquifazón, esquilador, esquinado, esquinanto, esquinazo, esquinzador, esquipazón, esquizado, estudiado, estudiador, estudiantón, fecundizador, lengüilargo, peruviano, tertuliano, venusiano, embustidota, embutidora, emulsionar, encubridora, engullidora, enjundiosa, enlucidota, enquillotrar, equívoca, equivocar, eruginosa, erupcionar, reducidora, refundidora, seguidora, betuminosa, descubridora, destruidora, escupidora, esquistosa, estudiosa, excluidora, ferruginosa, leguminosa, lengüicorta, presunciosa, celulósica, nebulosidad, neumonía, neumónica, neuroglia, neurótica, neutrónica, perfunctoria, revulsoria, secutoria, seudónima, deglutoria, delusoria, escultórica, estuosidad, euboica, eubolia, eufonía, eufónica, euforia, eufórica, eufótida, eutrofia, eutrófica, eutrofizar, teutónica, filautero, hidalguejo, hidalgüelo, imbabureño, riachuelo, bisabuelo, bisagüelo, criaduelo, picapuerco, pichagüero, piragüero, pitanguero, tiracuello, tiracuero, triaquero, inexhausto, infernáculo, invernáculo, birrectángulo, trirrectángulo, hieródula, bielorrusa, irresoluta, ineducado, insepultazo, interurbano, sine qua non, impetuosa, incestuosa, interruptora, hipotenusa, inconmutable, inocultable, cigoñuela, incompuesta, iroquesa, bribonzuela, milonguera, pindonguear, simultáneo, primuláceo, cigüeñato, cincuentavo, niquelado, niquelador, pichuleador, piruétano, vituperador, cincuentona, vituperosa, contradique, conventícula, progenitura, colecturía, confesuría, consecutiva, contertulia, correduría, obsequiar, obsequias, rompesquinas, sobrequilla, morceguila, própter nupcias, prosénquima, concienzuda, ojienjuta, vomipurgante, cochiquera, coliquera, collipullense, comiquear, comisquear, confiturera, cortisquear, dominguera, hociquear, hormiguear, hormigüela, hormiguera, hormiguesca, ojituerta, olisquear, rostrituerta, sonrisueña, sortijuela, bolsiquear, borinqueña, borriqueña, borriquera, botijuela, lombriguera, loriguera, lloriquear, mordisquear, morisqueta, topiquera, tosiguera, concurrencia, conducencia, confluencia, confulgencia, congruencia, contumelia, contundencia, coquería, corpulencia, droguería, ocurrencia, opulencia, orquestina, soguería, longuería, loquería, porquecilla, porquería, porqueriza, toquería, volumetría, volumétrica, comunicable, comunicante, conglutinante, conquistable, coquizable, pronunciable, coguilera, coquinera, cosquillear, doquiera, orquídea, rosquillera, boquifresca, boquillera, boquinegra, boquiseca, moquitear, mosquitera, guarnecido, buscapleitos, cuadernillo, cuakerismo, cuartelillo, cuatrerismo, cuñaderío, curanderismo, chupaderito, mudamiento, dulzainero, guadijeño, guaridero, gusaniento, hurgamiento, hurtadineros, mudamiento, subarriendo, brumamiento, buscamiento, butadieno, buzamiento, cruzamiento, cuadrillero, cuarcífero, cuartillero, curamiento, juntamiento, juramiento, juzgamiento, lucharniego, lustramiento, plumbagíneo, pujamiento, pulsamiento, purgamiento, truncamiento, turbamiento, ultraligero, untamiento, zurrapiento, cuadriforme, cuajicote, cuajilote, cuajiote, duenario, frumentario, funerario, gobernación, gubernativo, humectación, humectativo, muestrario, nucleario, numeración, numerario, rubefacción, bucelario, cruentación, cuentahílos, cuestación, culteranismo, luteranismo, pudelación, putrefacción, putrefactivo, quebradillo, quebradizo, sublevación, superación, superádito, superlación, superlativo, surrealismo, sustentación, tumefacción, ulceración, ulcerativo, vulneración, vulnerario, cuellilargo, pulverizador, querindango, rumeliota, cuellicorta, cuestionar, quejicosa, quejillosa, subvencionar, sugeridora, sugestionar, superiora, supervisora, numerosidad, sucesoria, supersónica, supletoria, suspensoria, tuberosidad, useñoría, guijarreño, guisandero, guitarreo, guitarrero, guitarresco, humilladero, multilátero, murcigallero, rubiáceo, rufianesco, butifarrero, curialesco, lucianesco, punicáceo, quincallero, quintaleño, quintalero, subitáneo, urticáceo, cuicacoche, guineano, murciégalo, murciélago, burielado, luciérnaga, quietador, quinceavo, subdirectora, unipersonal, guionaje, univocarse, guitonear, curiosear, quijotesa, quijotesca, quinolear, quiroteca, duodécima, duodecimal, duomesina, bufonería, buhonería, buñolería, chuzonería, punzonería, turronería, urogenital, subdominante, subordinante, cuodlibetal, sudorienta, sudorífera, ugrofinesa”.
Tranquilo, yo también me llevé las manos a la cabeza.
Y ahora va el segundo ‘emilio’. Un  examen que bien puede valer un 10, pero que se quedó, a juicio del profesor, en un mísero cero:
¿En qué batalla murió  Napoleón? En la  última.
¿Dónde fue firmada  la Declaración de la Independencia? Al final de la  página.
¿En qué estado  corre el río Ravi? En estado  líquido.
¿Cuál es la primera  causa de divorcio? El  matrimonio.
¿Qué no se puede  comer nunca en el desayuno? El almuerzo y la  cena.
¿A qué se parece la  mitad de una manzana? A la otra  mitad.
Si tiramos una  piedra roja en el mar azul, ¿qué le pasará? Se  mojará.
¿Cómo puede  permanecer un hombre ocho días sin dormir? Durmiendo de  noche.
¿Cómo podemos  levantar un elefante con una sola mano? Nunca vamos a encontrar un elefante que  tenga una sola  mano.
Si usted tuviera  tres manzanas y cuatro naranjas en una mano, y cuatro manzanas y  tres naranjas en la otra, ¿qué tendría? Unas manos muy  grandes.
Si se necesitaron  ocho hombres para construir un muro en diez horas, ¿cuánto tiempo  les tomaría a cuatro hombres construir el mismo muro? Ningún tiempo, el muro ya está construido.
¿Cómo se puede  dejar caer un huevo crudo en un piso de hormigón sin romperlo?  De cualquier manera, un huevo  crudo no puede romper un piso de hormigón.
Me pasé un poco con la extensión. Pero lo mismo esbozaste una sonrisa en cualquier renglón. Me doy por satisfecho.