viernes, 22 de junio de 2012

El chat de Manolo Domínguez

A través del digital Realejos Deportivo, que de la dilecta mano de Basilio Labrador nos informa de los aconteceres deportivos de estos lares más cercanos, me entero del chat –mis progresos informáticos ya van para nota– del alcalde realejero en el periódico La Opinión. Tan entretenido he estado en asuntos que consideré (ver posts anteriores) de mayor enjundia (y a buen seguro que me equivoqué), que dejé pasar la oportunidad de hacerle alguna pregunta. Pero haciendo un repaso a las 43 cuestiones que le plantearon los lectores del citado diario, compruebo que bastantes coinciden con las dudas de un servidor con respecto a determinados temas.
Saben mis estimados seguidores –pocos pero bien avenidos– que el autor de estas líneas es de La Gorvorana. Sí, de esa Casona que se cae a pedazos y que cualquier día de estos causará una desgracia a los atrevidos que allí se meten. Y que a pesar de residir ahora en otro lugar del municipio, ha sido, y siempre será de Toscal-Longuera. Por lo que todo lo que atañe a este núcleo costero siempre tendrá una consideración especial.
Tras la detenida lectura del chat completo, observo que ocho de las consultas hacen mención explícita de la zona a la que antes aludí (más otra que lo hace indirectamente: playa de Los Roques). Eso es casi un 21%.  Y en la mayoría de los casos se incide en la obra que deberá acometerse en breve en lo que desde siempre conocimos como la carretera general, hoy reconvertida en vía urbana y en la que predomina una notable presencia de comercios de toda índole. Como dicen los más viejos del lugar: tenemos de todo. Claro, ellos, de jóvenes, tuvieron hambre y necesidades.
Con respecto a la misma quiero transmitirle una preocupación que he escuchado bastante en estas últimas semanas y que procede del sector poblacional que habita en la zona. Manifiestan que si las actuales aceras han quedado invadidas por las mesas de los bares para atender a sus clientes fumadores, desde el momento de que se vean ampliadas con la remodelación, acabarán por sacar todos los enseres del establecimiento al exterior. Creo que ha habido más de una denuncia al respecto y como comprueban que todo sigue igual, se temen lo peor para ese futuro no tan lejano. Aunque todos concibamos que las aceras se inventaron para los peatones, hay gente que no lo entiende así y se pasan las normas más elementales de convivencia por cierto sitio. Habrá, piensa este ciudadano, que arbitrar las medidas convenientes para que el paseo no se convierta en una carrera de obstáculos. Máxime cuando exigir al cómodamente sentado que aparte la silla para pasar, te puede costar un serio disgusto traducido, por regla general, en insulto a tus familiares más directos. Es algo parecido –y permítanme el inciso– a lo que me ocurre cuando voy a caminar hacia La Montaña y en la urbanización que se halla al oeste (por el Bodegón de El Petudo, para entendernos) los coches aparcan de frente hacia la puerta de su garaje con lo que te imposibilitan el tránsito, no ya por la acera sino también por la parte señalizada para aparcamiento, con lo que debes recurrir a ir, como los vehículos, por la calzada. Y no me diga usted a mí que esas invasiones no son columbradas por la policía local. De todas maneras, cuando vea a Juan Manuel lo pondré en su conocimiento.
Siempre hay individuos, los que no se sujetan a normas establecidas y aprovechan estos foros anónimos para ‘lucirse’, que se pasan tres pueblos al plantear sus dudas, si es que lo son y no intentos de socavar el prestigio y la autoridad de quien ha sido elegido democráticamente. Pero, bueno, de todo hay en la viña, que se dice. Lo que no acabo de entender, Manolo, es la dichosa manía de los políticos de no querer decir abiertamente cuánto cobran y no remitir a la gente al boletín oficial correspondiente. Mira, te voy a poner un ejemplo: yo estoy cobrando 1782,13 euros al mes (en enero me pagaron 1806,21). ¿Ves?, no me costó nada. ¿Cree usted que nosotros, los de a pie, estamos preparados para tan concienzuda consulta en el Boletín Oficial de la Provincia? Ya pudo haber contestado que se puede localizar en el número tal correspondiente a la fecha cual y con esto de internet, a lo mejor.
Que yo sepa –que alguien me lo desmienta si estoy errado; con h sí, desde hace tiempo– no está escrito en lugar alguno que para ser concejal, o alcalde, haya que ser catedrático de la Facultad de Derecho. Así que aludir, tras la celebración de un proceso electoral, a la supuesta falta de preparación que esgrimió uno de los que chatearon, está fuera de toda lógica. Cuando depositas el voto estás apostando por un grupo de personas que, por la razón que sea, es de tu agrado y al que crees merecedor para regir los destinos del municipio. Lo demás es enredar la madeja.
Bueno, ya empezó el verano. Sean comedidos con el solajero y el calufo.
¡Ah!, una nota final: He decidido (motu proprio y grosso modo) descansar los fines de semana. Así que de aquí en adelante, de lunes a viernes. Chacho, parecía que estaba en activo. Y Rajoy y Rivero al acecho. Quita pa´llá.