lunes, 25 de junio de 2012

La travesía socialista

Iba a ponerlo al final, pero antes de entrar en el meollo quisiera recordarles que en el ayuntamiento conejero de Arrecife sus concejales (grupo de gobierno) no han querido quedarse atrás y le han ganado a los del cercano portuense en el (ab)uso del teléfono móvil, pues de junio de 2011 hasta abril de 2012 la factura se elevó a la módica cantidad de 46.851 euros. Y no fue solo el edil que emigró al Caribe el único despilfarrador, porque el propio alcalde no quiso quedarse atrás y dejó que el dedo pulgar trabajara de lo lindo. Lo malo de todo esto es que nos hemos acostumbrado a tales desmanes, se los consentimos, reímos las gracietas y nos hinchamos a remitir correos electrónicos y a colgar comentarios en las redes sociales, pero ellos siguen haciendo lo que les sale de… la imaginación.
Y ahora sí, vamos con este tránsito socialista. O sociata, que ya la RAE le ha dado el visto bueno. Porque si fuera solo yo el que escribe o comenta acerca del descontento generalizado de la población con la denominada ‘clase política’ –y clase empleado en el sentido de casta privilegiada–, pues pelillos a la mar. Pero ayer mismo leí que algunos militantes, y no de esos que mentan como base, exigen se elija ya al candidato para las próximas elecciones. Porque observan, atónitos, que Rubalcaba no capitaliza el descontento que genera el PP con sus extrañas decisiones. Me alegro de que ello así ocurra. Si es por la consabida maniobra de quítate tú para ponerme yo, a la que son tan dados los socialistas –y si es con el aderezo de un par de puñaladas traperas, mejor que mejor–, negro porvenir. Pero si en el fondo se está iniciando el proceso para una profunda, y necesaria, catarsis, entiendo que es el camino correcto a seguir. Además, no creo que al señor Alfredo le esté ayudando demasiado los twitteos de doña Elena Valenciano poniendo a caer de un burro (por feo) al jugador galo Ribery. Debe ser que ella se considera muy agraciada. Espero que no columbre mi fotografía pues me temo lo peor.
Tomás Gómez, el líder del gremio madrileño, que fue barrido por Esperanza Aguirre en la última confrontación autonómica, cataloga a su jefe natural como un boxeador desnortado. Y no digo yo que no tenga razón –creo que la tiene–, pero manifestarlo en un artículo de opinión y no en el seno de la formación, ya me dirán. Seguidamente se sube al carro de los despropósitos el singular JFLA, el canario que ejerce desde el extranjero, y espeta que la gestión de los gobiernos presididos por Coalición Canaria viene marcada por concursos amañados. ¡Ay!, Juan Fernando, ¿se lo comunicaste previamente a José Miguel? ¿Crees, acaso, que con los desmarques simbólicos en temas puntuales, como el plan de viabilidad de la radiotelevisión pública canaria –¿no estaban en contra del bodrio?–, es suficiente? Te recuerdo que ustedes tienen la vicepresidencia, y algunas consejerías, del actual que preside Paulino. Y que los acuerdos de los Consejos son colegiados. Pónganse, pues, de acuerdo, porque los espectáculos no distan demasiado de los dislates peperos de cada viernes.
Critiqué aquí en este foro a José Manuel Soria cuando formando parte del gobierno (es un decir) de estos peñascos se iba a Madrid cada lunes a las reuniones de su partido y a las tertulias de (in)cierto medio de comunicación. Porque olvidaba sus obligaciones en Canarias y no respondía al sueldo que le pagábamos. Y ahora José Miguel Pérez se marcha también a la capital para platicar un rato con Rubalcaba. En horas de trabajo y para algo que puede ser resuelto con una simple llamada telefónica. Y cuando acabaron su conferencia, declaraciones al canto. Y el secretario general socialista, el nacional, solemnemente proclama: “Debemos ocuparnos de Canarias en Madrid” ¿Cómo se te quedó el cuerpo, José Miguel? ¿No quedamos en que Madrid (Rajoy) nos maltrata? ¿No estamos en que aquí gobiernan ustedes? La frasecita de marras se las trae. Yo la entiendo como una desconsideración total a la actuación del gobierno en el que tú llevas la responsabilidad educativa. O dicho más claro: aquí no sabemos hacer la o por un canuto y desde Ferraz van a guiar nuestros pasos hacia… la debacle total.
Lo siento mucho, pero debo añadir el siguiente esperpento de Luismi: la persecución y posterior detención del susodicho tras pasarse un control policial por uno de los arcos del acueducto de Las Arenas. Dignos ejemplos para seguir ostentando una representación popular, o pepera. Parece que hoy se celebra sesión plenaria. ¿Presentará la dimisión o volverá a insistir en el “no me di cuenta”?