miércoles, 20 de junio de 2012

El tándem

Leí en algún sitio que en el congreso de Coalición Canaria los jóvenes nacionalistas habían alzado la voz para demandar cambios, que los de siempre dejaran paso. Es la eterna canción que se escucha en todos los partidos, sin excepción. Porque a los que logran acceder a un puesto (político) se les hace tremendamente difícil el abandonarlo. Y la juventud, que sin trabajo pretende arrimarse a cualquier sol que le dé cobijo, observa atónita que sus deseos no se ven cumplidos. Por ello, no entendí las alegrías de los muchachos realejeros, en determinadas fotos que circulan por eso de feisbuc, que felicitan muy efusivamente el resultado por el que Barragán y Rivero se perpetúan. Es más, otro foto de los compromisarios de este pueblo en el citado congreso no es buena muestra de cambio alguno. Tendré que hablar del particular con mi buen amigo Jorge.
Pues sí, ya Paulino es (bi)presidente y se asegura la nominación para 2015. Contará al menos con la mitad de apoyos de su formación. Lo que no tengo tan claro es que la otra mitad siga en la misma nave para ese entonces. Y ello ocurre cuando aún ostentan varias parcelas de poder en la Comunidad. Cuando las pierdan definitivamente, la desbandada será peor que lo acontecido cuando desapareció la UCD. Salvo las glosas de la tele de Willy, ha habido unanimidad en los medios de comunicación, pues todos han estimado que CC ha salido dividida de este cónclave. Los elegidos, sin embargo, lo mentan como democracia interna. Es la óptica de cada cual, pero en las caras, incluso en la de los supuestos ganadores, se reflejaban evidentes signos de preocupación. Puede que Paulino Rivero se halle satisfecho por haberle ganado la batalla a José Rodríguez, pero la guerra la tiene perdida. ¡Ah!, y lo de este hombre –y sus amanuenses–, incalificable, de juzgado.
Tras las dos entregas anteriores en las que ustedes pudieron comprobar que el de El Sauzal no solo es prisionero de sus palabras sino también de lo que ha plasmado por escrito (mejor, le han escrito, pero él lo asume), parece conveniente –y así me entretengo un fisco– sumarme al carro de los opinadores profesionales. Y toca analizar dos frases, dos portentos, cargadas de una sabiduría solo digna de estos dos iluminados que ahora les corresponderá regir los destinos de aquel conglomerado que se gestó en los tiempos de Mauricio y que, con la proa pa´l marisco, se encamina a la apoteósica traca final. Por cierto, permitan el inciso, en las fotos (que todo el mundo se priva por colgar en feisbuc) observamos que la mayoría de compromisarios son cargos políticos, lo que ratifica lo de no soltar la teta, que señalaban los jóvenes (menos los de La Orotava).
Y vamos con las sentencias: “Tengo cubiertas hace mucho tiempo mis vanidades políticas”. Esta es del presidente, mero cargo representativo y simbólico, según los nuevos estatutos (no iban a ser menos que CIU). Aunque en todas las declaraciones postcongresuales, incluidas la de los prebostes, el protagonista no fue jamás Barragán. ¿En qué quedamos entonces? Si ni los propios afiliados están familiarizados con esa estructura, ¿creen acaso que los periodistas irán a preguntar al majorero? Intuyo que el efecto sea el contrario y la figura decorativa su secretario general, que cumplirá órdenes cual siervo al uso. Tiempo al tiempo. ¿Va la oración entrecomillada en consonancia con la manifestación de dos semanas atrás en las que no pasaba por su cabeza lo que sí tenía ya en el magín?
Pero la más gloriosa la de José Miguel (Barragán): “No habrá una noche de cuchillos largos ni represalias”. ¿A santo de qué? Compruebo que en la ficha del Parlamento de Canarias figura que ‘actualmente cursas estudios en la Facultad de Derecho’. Y si está mal, que la actualicen. Ignoro si a estas alturas ya habrás finalizado la carrera. Me temo que no, y ahora con mucho menos tiempo ya me dirás. Porque pronunciar esa lindeza es más que suficiente para cuestionar si has perdido el juicio. ¿Qué habrán pensado Melchior, Oramas, Ruano, Clavijo y todos los que se marcharon antes de la votación? Por cierto, todos los medios de comunicación no pueden estar equivocados. Y si la unanimidad informativa ha sido plena, pongan las barbas a remojar. Ni siquiera la bajada de 200 euros en el sueldo de los parlamentarios les podrá aliviar los escozores.
Cuando se alcanzan estos extremos, a uno no le queda más remedio que pensar que la caradura política es directamente proporcional a la cara de bobo (no puse carabobo, no sea que se me ofendan los venezolanos) de los que los votamos. Y no sé de qué nos extrañamos, estableciendo un símil, que el retrato de Cascos vaya a salir por 190.000 euros (el doble que el de Bono). Gasto que autorizó el equipo del singular Pepe Blanco, más conocido en su Galicia natal como Pepiño y que se ha encargado a un pintor hiperrealista, algo que a mí no me sorprende lo más mínimo viendo la cara del susodicho. Eso, interprétalo como te venga en gana. Algún amigo asturiano seguro que lo va a entender. Un servidor presume también de foto en el consistorio realejero. Con una mata de pelo; chacho, qué envidia, a la par de qué recuerdos. Por eso mismo opino, a sabiendas de que toda comparación es odiosa.
Puse esta foto que has visto y no una en la que estén Paulino y José Miguel solos, porque un servidor cuando sea grande va a pedir (por Reyes) que le regalen unos calzones como los de Linares. Oye, ¿estarán danzando el sirtaki? No creo que sea Grecia modelo de nada. ¿Cómo? ¿Una isa corrida que les enseñó a bailar mi amigo Eduardo? No puede ser, los corridos no están retratados; en ese momento ya estaban afilando los cuchillos.
Y ya andamos por el miércoles. Me dijeron ayer que si cada uno de estos posts los publicara en un periódico a razón de 30 euros cada uno (mínimo), compensaba la reducción de la pensión. Cierto. Se admiten propuestas. Una condición: no me sujeto a líneas editoriales. Lo mismo me llaman de la televisión autonómica para una nueva sección: el contraste (con el reseñado en los dos días anteriores en este mismo Pepillo y Juanillo). ¿Y por qué no?