viernes, 15 de junio de 2012

Libro de estilo

A buenas horas, mangas verdes. Es lo primero que se me ocurrió cuando tuve constancia de la propuesta que piensa elevar el grupo de Coalición Canaria en el ayuntamiento realejero para su toma en consideración en la sesión plenaria que corresponda, acerca de “redactar un libro de estilo con un conjunto de recomendaciones generales que garanticen la más rigurosa calidad informativa, así como unas directrices que impidan el uso de un lenguaje incorrecto, impropio, tendencioso o arbitrario en la empresa pública Radio Realejos”. Que no sea un chanchullo, para entendernos (añado yo).
Este capítulo de buenas intenciones no puede, en manera alguna, parecernos mala idea. Lo triste es que CC estuvo gobernando ocho años en Los Realejos y tenía que haber observado la deriva que se venía produciendo y que ahora pretende enmendar o corregir. Lo mismo es tarde, y trataré de explicarme. Porque ojalá un manual de esas características pueda hacer cambiar ciertos procedimientos. De los que son conocedores todos los miembros de la corporación y que han venido dando lugar a los comentarios más diversos en el municipio, así como el alejamiento progresivo de bastantes radioyentes.
No creo erigirme en portavoz de eso denominado opinión pública si manifiesto que todos aquellos que nos guiamos por algo tan simple como es el sentido común, podemos estar de acuerdo con este planteamiento: Desde el Grupo Municipal de Coalición Canaria en Los Realejos creemos que la empresa pública MCM de Los Realejos S.L. (Radio Realejos) ha de tener entre sus principios rectores el respeto al pluralismo y la objetividad, la veracidad e imparcialidad de sus informaciones entre otras herramientas necesarias para facilitar el trabajo de sus profesionales. En ningún caso se trataría de un reglamento inflexible ni un compendio de obligaciones inexcusables, sino de una guía o decálogo que garantice el acceso a información de calidad en dicho medio. Una articulación que poseen prácticamente todos los medios de comunicación públicos.
Perfecto, pero nada nuevo bajo el sol. Es más, cualquier realejero con dos dedos de frente, o más (nunca menos), no duda del excelente trabajo de la inmensa mayoría de profesionales de la emisora. Pero ese amplísimo colectivo está tan ‘jodido’ –y perdóneseme la expresividad– como lo estamos bastantes otros que contemplamos atónitos dudosos procederes y que han sido denunciados reiteradamente sin que los que disponen del poder ejecutivo hayan movido un dedo. Por ello, mis dudas sobre la efectividad del articulado a redactar. Que no ofrecerá mayor dificultad, bastaría con copia y pega de tantos y tantos que ya han visto la luz. Aunque, y voy más lejos, ni siquiera haría falta (la emisora lleva funcionando más de dos décadas) si ‘todos’ los que conforman el equipo humano se rigieran por principios de lógica elemental.
De igual manera, como dice Manolo Vieira, que en toda familia hay un cuñado, en todo grupo que se precie parece ser una obligación el (o la) que desentona en la interpretación de la composición, aquello (dejémoslo así, en neutro) que rompe la armonía del conjunto. Y Radio Realejos –por desgracia, y el tiempo nos ha dado la razón– no es la excepción. Estimo, incluso, que se raya la provocación con bastardos o espurios intereses. Y durante la larga trayectoria de Radio Realejos, las cuatro formaciones políticas que componen la corporación actual han tenido, en mayor o menor medida, responsabilidades de gobierno. Cierto es, en descargo de algunos, que los hechos que desde hace unos años se vienen produciendo, no siempre fue así. Y un servidor lo ha reflejado, cuando no existía este adelanto del blog, en la prensa tinerfeña. Lo recuerdo para que cada cual se sitúe donde mejor crea conveniente ( y lo tienen fácil, tiren de hemeroteca):
La FM 107.5 (El Día, 16-febrero-1992); Radio Realejos, la emisora participativa (El Día, 25-septiembre-1994); El prestigio de Radio Realejos (Diario de Avisos, 3-marzo-2006) y Desquiciamiento en Radio Realejos (Diario de Avisos, 18-abril-2006). Los dos primeros de marcado acento laudatorio y en los dos últimos se avisaba de aquellos barros que han degenerado en estos lodazales inmundos.
La nota de prensa, que se dio a conocer el pasado miércoles, concluye del siguiente tenor literal: En este sentido Coalición Canaria apuesta por la redacción de este Libro de Estilo, basado en diez puntos básicos y que serán presentados a pleno en la próxima sesión plenaria. Estos puntos se articularán en diez epígrafes: Los Realejos, Servicio Público, Imparcialidad, Transparencia, Responsabilidad, Información Política, Información y Opinión, Libertad Religiosa, Participación y Menores de Edad.
Al día siguiente, la venganza me recordó los editoriales del periódico en el que yo colaboré, en dos etapas, desde el ya lejano 1987. He podido constatar que no he sido el único que tuvo tal atrevimiento. No es masoquismo, pues cuando uno osa inmiscuirse en las resbaladizos terrenos de los artículos de opinión, debe estar mínimamente informado con carácter previo. Y aunque un blog no te exija los compromisos éticos y morales de un medio de comunicación público, por ejemplo, siempre es de agradecer el que, con independencia de las ópticas, se traten los asuntos con un alto grado de responsabilidad.
Espero que se abra un sereno y sosegado debate sobre el funcionamiento actual de Radio Realejos. Y si deciden elaborar el libro o manual, háganlo. Seguro que al 87,5% se su plantilla no les va a importar lo más mínimo porque han trazado desde sus inicios una línea de compromiso, con o sin él. Lo malo, y a los hechos y pruebas me remito, es que al 12,5% restante ni siquiera le va a causar el más leve escozor, porque cuando la piel adquiere ciertos grados de dureza no siente picor alguno. Son, como en el post de ayer señalé, “los desdobles de personalidad que sufren supuestos comunicadores seudo-profesionales agobiados mentalmente por el pluriempleo –qué suerte en estos tiempos– y que les hacen rayar la esquizofrenia, debido, quizás, a los manejos ilícitos en pro de la consecución de algún fin utilizando el recurso de la incitación pública, muy en boga en diferentes ámbitos sociales”.
Bien intuye el PP realejero que Jesús no les votó. Pero Manolo es ahora mi alcalde y máximo responsable de un equipo que debe gobernar con mano templada, pero firme cuando sea menester. Espero que por mor a unas palmaditas en la espalda (cuidado que suelen tornarse en puñaladas traperas) y un tratamiento informativo ‘adulón’, no caigan en la tentación de que este grave asunto muera por sí solo. Porque está enquistado y puede degenerar en maligno, si no lo es ya. Sin acritud y con criterios y ópticas periodísticas. El que pretenda ver otras componendas, allá él. Iba a añadir y su conciencia, pero me di cuenta de que no tienen. Luego, en otros círculos, ponemos en solfa la programación de Telecinco. Nacionalidad.