lunes, 18 de junio de 2012

paulinorivero.com (1)

Las formas y maneras del periodismo actual no permite repasos concienzudos. Puede que la precariedad de los empleos en el sector sea asimismo otro hándicap. Pero dispongo yo de tiempo para ello y aquí estoy supliendo carencias. No voy a cobrar por el cometido, aunque me gustaría –vana ilusión– que cualquier político, de cualquier formación (Paulino no tiene tiempo), haciendo, en acto de contrición, considerable esfuerzo, fuera capaz de darse cuatro golpes en el pecho y reconocer que si no parece lógico hablar a destiempo, mucho menos lo será el dejar constancia escrita porque los acontecimientos pueden jugar malas pasadas. Que se lo pregunten, verbigracia, a Lola Padrón y su tristemente famoso doblete.
Si alguno de mis amables lectores guarda mínima relación con Willy García, remítale estas líneas. Porque el blog de Rivero, al que ya aludí en un post de ha cierto tiempo, es su libro de cabecera y fuente inagotable para los contenidos informativos de sus telediarios. Y merece la pena destacar siquiera unas breves pinceladas en un recorrido que va desde mayo de 2010 (presentación oficial de su bitácora) hasta finales de 2011. No se recogen alusiones a todos esos miles de puestos de trabajo, incluso los llegó a cuantificar, que se iban a crear en el archipiélago. Y no lo menciono por respeto a los que creyeron que ello era posible y atisbaron un horizonte de esperanza, cuando en realidad era un macabro espejismo.
Solo un consejo. Tras la lectura de cada una de las secuencias extraídas (no lo hagas en conjunto no sea que te atragantes; por ello lo de hoy y mañana), y que llevan el mismo título (en negrita) que el presidente (y el equipo que manifiesta, sin tapujos, colabora con él) utiliza en sus posts, cierra los ojos para que te hagas la debida composición de lugar con la situación actual. Dejo a tu consideración los calificativos que estimes menester. No seré yo quien se decante por osado, atrevido, audaz, temerario, imprudente, desvergonzado, insolente, ignorante… Juzga tú:
¡Hola, Canarias! ¡Hola, mundo! (28-mayo-2010): Pero tengan la completa seguridad de que todo aquello que aparezca firmado por mí, es decir todos los posts y los comentarios en los que participe, serán míos, de mi puño y letra… o teclado. Sin trampa ni cartón.
Estamos en el buen camino (12-septiembre-2010): La apuesta para ajustar el modelo económico a los nuevos tiempos que vivimos, es decir la apuesta por la diversificación de la economía canaria, está en marcha; pero los resultados se verán a medio y largo plazo.
A corto plazo, necesitamos dar respuesta a los problemas urgentes de nuestra sociedad y, sin ninguna duda, en ese corto plazo, el único sector que puede posibilitar un ‘tirón’ de nuestra economía y, por lo tanto, ayudar a mantener y generar nuevos empleos, es el turismo.
Canarias, por encima de todo (20-octubre-2010): Hay razones para la tranquilidad. Razones para seguir trabajando duro. Es verdad que no son tiempos fáciles. Ni en Canarias ni en ningún otro territorio. Pero, porque desde el primer momento le hemos plantado cara a la crisis, hay datos que apuntan que estamos empezando a recuperarnos.
Canarias tiene futuro (21-noviembre-2010): Nuestra apuesta por la identidad es la sostenibilidad, pero una sostenibilidad consciente y consecuente. Canarias no puede crecer otras 600.000 personas como en los últimos años. Acabo de leer un estudio que alerta de que, con la población actual, es imposible que en Lanzarote se pueda alcanzar el pleno empleo. Y esto no puede seguir así, hay que buscar el equilibrio territorio-población.
Entre todos (31-diciembre-2010): Después de años especialmente duros, gracias a ese esfuerzo y capacidad de superación los canarios nos hemos ganado mirar a los próximos meses cargados de esperanza y optimismo, al que invitan datos e indicadores que nos anuncian que a lo largo de 2011 la economía canaria iniciará su recuperación.
Son muchísimas las dificultades que, todavía hoy, están viviendo miles de familias, de trabajadores y empresas. Soy plenamente consciente de situaciones que a todos nos duelen. En este sentido, especialmente a quienes más difícil lo han tenido en los últimos años quiero decirles que, ahora sí, estamos cerca de dejar atrás lo peor de la crisis. No será de la noche al día, es cierto. Pero los canarios empezamos a ver la luz al final del túnel. Fuimos los primeros en sufrir y afrontar la crisis. Seremos los primeros en dejarla atrás.
Un esfuerzo que empieza a recoger sus frutos, como así lo confirma que Canarias sea la comunidad autónoma con un comportamiento más favorable en empleo.
Todo apunta a que la recuperación de la economía canaria ha iniciado su camino. De ahí la necesidad de seguir trabajando durante 2011 como hemos hecho estos años: apostando por los consensos y la estabilidad, por el diálogo y desde la solidaridad.
Entre todos, estamos avanzando. Y prueba de ello es que el turismo está ofreciendo ya mismo, sin esperar a 2011, datos positivos. Datos que traerán consigo –como así está ocurriendo– la generación de miles de puestos de trabajo.
Buenas señales para Canarias (12-febrero-2011): En mi intervención me pareció importante destacar los buenos signos que comienzan a materializarse en Canarias, y mi convicción de que nuestra economía crecerá este año por encima de la de España. Algo que me alegra, sobre todo, por lo que supone para el empleo y para toda esa gente que está sin trabajo o teme perder el que ya tiene.
Pero esta convicción no es gratuita, sino que está respaldada por los datos y la tendencia en los últimos meses, mucho mejor que la del resto de España, tanto en crecimiento económico, al calor de la recuperación turística, como en bajada del paro. El pasado enero, por ejemplo, el turismo alemán creció un 12% y el inglés un 11,5% con respecto al mismo mes de 2010. A esto ha contribuido decisivamente el acuerdo para la reducción de las tasas aéreas y la mejora también de las economías europeas.
Y no es algo casual, ya que desde el Gobierno de Canarias reconocimos la crisis desde sus primeros síntomas y eso nos permitió tomar medidas mucho antes de lo que lo hizo el Gobierno central. Ahora comenzamos a ver los resultados.
Mi balance del Debate sobre el Estado de la Nacionalidad (23-febrero-2011): En el plano personal, la intervención de 1 hora y 50 minutos del martes por la mañana, sin guión, me provocó un desgaste enorme, algo que nunca antes había experimentado y que lo achaco al alto esfuerzo de concentración para manejar tantos datos de memoria. Nunca había tenido una experiencia de cara al público de estas características que me provocara tanta tensión, que me pasara factura.
Lo que sí me quedó pena es del papel de los representantes del PSOE y del PP. Con todos mi respetos a esos dos grupos parlamentarios, eché en falta que aportaran algún dato que contrastara los que yo puse sobre la mesa, más allá del consabido discurso del que está en la oposición, buscando el desgaste pero sin aportar ni un dato. Porque si algo se puede destacar de mi intervención es la profusión de datos.
(continuaremos mañana)