jueves, 26 de julio de 2012

Apuntes veraniegos

El equipo de gobierno del ayuntamiento realejero ha ordenado la retirada de la antena de telefonía móvil ubicada en el costado norte del estadio futbolero de Los Príncipes. Parece ser que se instaló, hace una década, sin los correspondientes permisos, y ocupa una zona de dominio público. Como posible afectado, por vivir en las cercanías, de ese maremágnum de ondas electromagnéticas (o algo así), bastante que me alegro. Y todos aquellos que hace un tiempo firmaron exigiendo el desmantelamiento de la instalación, me imagino que también. Y los que desde las redes sociales han aplaudido con las orejas ante la buena noticia, mejor aún. Cuando se queden sin cobertura comenzarán los llantos y lamentos como los emitidos por los vecinos de la población gomera de Valle Rey. De verdad de la buena, yo no entiendo a los que viven como lapas pegados al aparatejo. Quieren disponer de WhatsApp (Wazap, Wassap, Wassup, Whatsap, Whazap, Whatssup, Uasap, Guasa, Uassa...), como de contenedores para la basura, pero lo más lejos de casa. En esta aldea global, uno de los pocos que puede quejarse soy yo, que sigo empeñado en no pasar por el aro de ninguna operadora. Y hasta hora no han dejado de localizarme y no he padecido trauma alguno.
Vaya manía le ha entrado a los periodistas encargados de redactar la información de sucesos con poner la expresión “de nacionalidad extranjera”. Y yo pienso que está muy mal utilizada, porque tengo entendido que no hay ningún país que se llame “Extranjia” (o no sé si iría con g). Puede que sea rumano, polaco, inglés, argentino o vaya usted a saber. ¿No lo crees tú así?
La última vez que estuve en La Palma fotografié un cuervo que ha ocupado un territorio cerca de El Roque de los Muchachos y el muy liviano tiene el sustento garantizado con los turistas que se paran en el mirador de La Caldera. Parece que unos parientes del susodicho le calaron la jugada y se plantearon imitarlo en la zona de La Cumbrecita. Formaron un equipo, ensayaron unas cuantas sesiones y ahora realizan un espectáculo circense a cuanto visitante aparezca por aquellos contornos. Lo malo –o lo gracioso– es que se entretienen en revisar los coches que allí dejan aparcados y como algo les llame su atención, se afanan en desvalijarlo. Constituyen su debilidad las gomillas que hallamos cubriendo los huecos de los chasis. Tanto que los mecánicos de El Paso están pensando muy seriamente despedir un par de operarios (por taller) y poner un cuervo de ayudante. Se habrán planteado los córvidos que si en Maxorata hay funciones con ardillas, ellos no iban a ser menos.
Recuerdas que ayer te conté las jugadas maestras (de solidaridad, la mentan) de los políticos con respecto a la paga extra navideña. Pues, lo dicho, continúan por cuentagotas (la Orotava, La Laguna…) para ir teniendo cabida en los medios de comunicación. Sigue siendo, por supuesto, una medida generosa, un acuerdo voluntario y nunca una imposición de la administración estatal, como al resto de mortales. Luego se molestan cuando se les alude como una casta.
Persistió ayer el reguero informativo acerca del 516 aniversario de la fundación de Los Realejos. Tengo entendido que El Día se cuidó de no mencionarlo, no sea que a don José le entrara la perreta independentista, y ya se sabe que fue aquí donde se le dio la puntilla al pueblo guanche. Dicen, que yo no estaba. Ya me imagino a El Adelantado, en la plaza que llevaba su nombre (ahora es de Viera y Clavijo), descubriendo la lápida con la mención honorífica de Villa Histórica. Qué emoción, con protocolo incluido (los caballeros de negro y las damas con traje largo).
Vámonos un fisco más lejos. ¿Te acuerdas de un tal Cascos? Sí, ese que, después de dieciocho mil vueltas y otros tantos cargos populares, decidió romper la baraja y refugiarse en su Asturias, patria querida. Y que no fue capaz de gobernar con fundamento y por eso ahora ya no está. Pues ese mismo ha llamado incompetente (hay que tener mandanga y no mirarse al espejo; mejor no, que lo rompe) al equipo de Rajoy y le ha exigido la convocatoria de elecciones anticipadas, algo en lo que él ya es maestro.
Ayer también aludí a mi desconocimiento en asuntos monetarios y económicos. Pero acabo de leer este titular: “Europa cree que el Gobierno no tiene dinero para rescatar autonomías”. ¿Es o no es un país de locos? Menos mal que el guiño (¿quién decía que no sabía picar el ojo?) del BCE ha hecho bajar la prima de riesgo. Y es que estaba asumiendo demasiado ídem (riesgo) balanceándose en esas alturas cual una Pinito del Oro cualquiera.
Hasta mañana. Y es viernes. Ponte el casco y protéjanse. No, ese en el que piensas es Cascos, el que se atreve a hablar de incompetencias. Cuídense.