miércoles, 29 de agosto de 2012

Curiosidades

Hoy me olvidé de los incendios, de los políticos, de la pintura, de las olas de calor, de Contador… Y me dediqué (ayer) a buscar boberías. Y me entretuve un rato. No mucho porque terminé a las tantas (de pintar). Que sí, entre pagar un pintor y viajar, ya sabes lo que elijo, así que no me queda otro remedio. Ahora bien la próxima casa que me haga –y por qué voy a perder la esperanza–, será tipo mini. Y si cuando vengan hijos (incluyan los políticos –no, esos no–) y nietos no cabemos, comemos en la acera, pero a mí no me trincan más. Ños, son muchos metros de paredes.
Y vamos con esos detalles, con esas curiosidades. Si las conocías, vale; y si no, vale también:
Letra del D.N.I. o del N.I.F.
La letra de tu D.N.I. no se pone al azar. A cada número del D.N.I. le corresponde una letra según un algoritmo que veremos a continuación. Para saberla, haz lo siguiente:
Haz la división entera del número del D.N.I. entre 23.
A cada resto se le asocia una letra según la tabla siguiente.
CÓDIGO PARA LA LETRA DEL D.N.I. O DEL N.I.F. 
RESTO
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
LETRA
T
R
W
A
G
M
Y
F
P
D
X
B
N
J
Z
S
Q
V
H
L
C
K
E

Palabras clave
Fíjate en estas dos fotocopias de sendas páginas de un diccionario (no menciono la editorial para no herir susceptibilidades) y comprueba cómo no coincide la ortografía de la palabra clave con la que abre y cierra la página respectiva. Es decir, hasta los sabios meten la pata.
El cero, el uno y el dos
Mi maestro, el único que tuve en la escuela de La Longuera, fue don Andrés Carballo Real. Y como todos los maestros de años ha era una auténtica enciclopedia viviente. A él le escuché un poemilla que versaba de la entrada del uno y del dos en el país de los ceros. Hace unos días volví a encontrarla, porque ya se me había olvidado. Hela aquí:
Graves autores contaron
que en el país de los ceros
el uno y el dos entraron,
y desde luego trataron
de medrar y hacer dinero.
Pronto el uno hizo cosecha
pues a los ceros honraba
con amistad muy estrecha,
y, dándoles la derecha,
así el valor aumentaba.
Pero el dos tiene otra cuerda:
¡todo es orgullo maldito!,
y con táctica tan lerda
los ceros pone a su izquierda
y así no medraba un pito.
En suma: el humilde uno
llegó a hacerse millonario,
mientras el dos inoportuno,
por su orgullo cual ninguno,
no pasó de perdulario.
Un septiembre raro
Me imagino que observarás cierto desliz, que le vendría muy bien a los que cogieran las vacaciones en ese mes.
Bueno, hoy es miércoles y nos hallamos a mitad de semana y casi concluyendo agosto. Leí en el periódico que las clases en Primaria comienzan el 10 de septiembre (el normal, no el anterior de tantos días) y en Secundaria el 13. Y si les digo la verdad, no tengo ni las más remota idea del lugar en el que pueda tener la maleta. Lo mismo se me perdió. Esta cabeza…