martes, 21 de agosto de 2012

Lo dice Manuel Domínguez

El pasado domingo tuve la oportunidad (me imagino que ustedes también) de leer una entrevista realizada al alcalde realejero (de ahí el titular) en Diario de Avisos. Espero que Moisés no me pelee por ‘robarle’ las fotos. Y las respuestas de Manolo me dieron pie al comentario de hoy martes en este blog. Porque ayer lunes creí conveniente detallar las últimas pinceladas del incendio que asoló los montes gomeros y que aún no está completamente extinguido.
Que el PP pretenda revalidar su mayoría absoluta en 2015 entra dentro de los cálculos de la normalidad, algo lógico en la dinámica partidaria. Idéntico discurso esgrimiría otra formación política en el supuesto de ostentar la responsabilidad de gobierno. Opinar lo contrario sí que sería raro.
El periodista, el amigo Luis Febles, nos sorprende en su exordio con estas líneas: Sin papanatismos y desvistiéndose de cualquier floritura dialéctica, Manuel Domínguez (Tenerife, 1974), desgrana desde su despacho municipal las necesidades de una tierra que pide urgentemente una diversificación comercial real y una política donde los problemas de los ciudadanos primen antes que el postureo de la foto de rigor. Manda bemoles, ni Miqui (¿o Miki?) en sus mejores tiempos haciendo un cuento navideño (y perdón por la comparación, odiosa como siempre). Te quedó guay, pero te pasaste una miajita apenas con la palabreja ‘postureo’. No la encuentro, tú.
Y hecha la salvedad, no coincido con mi alcalde en lo de la foto de rigor. Porque todos los políticos, desde el último concejal hasta el mismísimo presidente, se privan por un retrato. Basta echar unas visual a sus muros de FB. Parecen émulos de grafiteros. Le propongo un reto: cárguese los gabinetes de protocolo y prensa, dedique ese dinero a las familias necesitadas y me creeré lo de que no le gustan las instantáneas gráficas.
Extraigo ahora este párrafo: Amante confeso de la seguridad y con el infalible remedio de la prevención, entiende que en la tragedia de los últimos incendios “algunos no debieron jugar a ser técnicos”. Sí, señor, completamente de acuerdo; si usted no fuera del partido que es, lo mismo le votaría en las próximas elecciones. Y que conste que no es Manuel Domínguez el que me desagrada, pero me acuerdo de Soria, de Esperanza, de Cospedal, de Camps, de Gallardón, del mismo Mariano… y atisbo, si me apuran, ciertos tintes de incompatibilidad. No sé, lo mismo son manías mías.
Y con respecto a los incendios, prosigue: “Desde mi punto de vista, no es hora de tirarse trastos a la cabeza entre las distintas administraciones públicas; hay que hacer un examen exhaustivo para que no vuelva a suceder lo ocurrido”. No quisiera pensar que lo manifiesta de cara a la galería, porque otros militantes populares no opinan igual, o no predican la misma doctrina. Ahí tiene a la señora Bento propagando las consignas del ministro de Industria y Turismo, cuando no es este directamente el encargado de propalar lo contrario de lo que usted sostiene. Qué pena me dan cuando el único argumento válido es el ‘y tú más’. Qué sensación de escasa preparación para estar donde están. Me alegro de convenir en lo de los trastos (sin dobles).
Manolo Domínguez afirma que ha acertado en las personas que le acompañan en la gestión municipal: hombres y mujeres disciplinados que trabajan por el bien colectivo. Y añade que por fin se han roto los reinos de taifas. Yo pensaba que cuando hacía referencia al colectivo era para señalar al pueblo, a sus gentes, a los ciudadanos contribuyentes. Pero cuando espeta, seguidamente, lo de los reinos de taifas me deja en treinta y tres. Porque cambia por completo mi interpretación y estimo que ahora el vocablo alude al grupo de gobierno. Y que, obviamente, en los mandatos anteriores cada cual iba por su lado y hacía lo que le venía en gana sin que nadie dirigiera el cotarro o pusiera un mínimo de sensatez y ecuanimidad en la gestión municipal. ¿Es eso? Qué mal quedaron Santiago, el que lo sustituyó, José Vicente y Oswaldo.
Además, y voy a serle sincero, entiendo que, por su cargo orgánico, en las próximas hará, como mínimo, doblete. Y si las cosas salen bien, que se quede Adolfo en El Realejo. Porque su partido necesita ‘caras de hombres buenos’ en otras esferas (que sí, Manolo, lo vires pa´donde lo vires), pues el desgaste nacional urge ser compensado con jugadas de imagen. Tú mismo reconoces en la entrevista que de mayoría absoluta a nivel nacional nanai del peluquín. Lo malo (y bueno para ustedes) es que el PSOE bien poco está poniendo de su parte para que la confrontación se iguale un fisco.
Otra coincidencia con un servidor: Soy de los que normalmente veranea en casa y en las pocas vacaciones que he tenido voy al Sur de la Isla y a Lanzarote. Lo he hecho durante muchos años y en este sentido creo que Canarias aporta tranquilidad, cultura, sol y playa, y ese beneficio que buscamos durante esa etapa lo podemos encontrar en nuestra tierra mejor que en cualquier otro lado. Hombre, lo del Sur, para un blanquecino (blanquiño, diría, quizás, un gallego) como yo, un par de días y va que chuta. Pero de garbeo por las islas, me apunto. Puede que le haya faltado la coletilla de que ‘por ahí pa´fuera hay muchos mosquitos’. Seguro que José Manuel le hubiera aplaudido desde su residencia veraniega (ilegal, pero él no pregunta esas cosas, sino si hay jacuzzi, pista de paddle y cañas de pescar).
Por cierto, Fred Olsen, y no es propaganda, ya nos lleva desde Las Palmas a Morrojable en 90 minutos (ofertas de lanzamiento muy interesantes), así que a conocer nuestra tierra, no hay excusas; más barato que ir a Las Américas, Los Cristianos o Playa la Arena.