miércoles, 26 de septiembre de 2012

Facebook y la crisis socialista

No me duelen prendas reconocer que tengo una tele en el cuarto (dormitorio, habitación, lecho conyugal…, méntalo como gustes). Lo que me posibilita, dada mi condición de clase pasiva, agarrar el mando (el del aparato electrónico, que el otro…) y echar la primera visual del día al avance informativo de Roberto en su ‘Buenos días, Canarias’. Lo mío, como me espeta mi hermano cada tres por dos, es masoquismo puro y duro. Y uno de los apartados del pograma es la consulta que se establece a través de Facebook, una pregunta de enjundia en una red social en la que la seriedad se traduce en la cantidad de ji, ji, ji, ja, ja, ja, ja (y otras que tú conoces mejor que yo) que se mencionen por centímetro cuadrado. ¿Pediría usted el rescate en la situación actual del país?, fue una de las últimas. Para tal menester surge por el costado derecho de la pantalla un sujeto enchaquetado, con unos papeles en la mano, que solemnemente proclama abierto el concurso y solicita que inicien el pintado del muro. Luego, y siempre me pasa lo mismo, llega mi mujer con el ‘agüita’ (no bebo cortado a horas tempraneras (de ocho y media a nueve), me ordena hacer la cama, voy al cuarto de baño, hago lo consabido, me quito las legañas… con lo que me pierdo el resultado y, además, me olvido, en el transcurso del día, de asomarme a la pared (muro ya lo puse antes) de la autonómica para salir de dudas con respecto a eso que los que no tienen nada que hacer estimaron conveniente plasmar. Pero me imagino esas propuestas y soluciones ante el calado de la cuestión planteada. De las que Paulino y Willy tomarán debida nota, que enviarán, ipso facto, a Mariano para que este transmita a Merkel cómo respira la población española, en general, y la canaria, en particular.
Ignoro si Julio Pérez, el dimitido, es asiduo, sufre adicción o está enganchado al feisbuc dichoso. Como si lo está, mero ejemplo, el vicepresidente cabildero, y otrora alcalde buenavistero, el amigo Yeyo (Aurelio, si la confianza es menor) Abreu. Parece el vocero oficial de las tesis de Rubalcaba y Valenciano, amén de tenernos al tanto de las dieciocho mil reuniones que celebra en la jornada. Dice Alfredo que él haría tal o cual cosa y, automáticamente, al presidente de la gestora insular socialista se le disparan los dedos para colgar la buena nueva. Lo malo es que los escépticos, me incluyo, dudamos, a estas alturas de la vida, muy mucho de lo que nos pueda ofrecer quien ha tenido décadas para hacerlo y parece que es ahora cuando se le enciende la bombilla. Y es que no están los del PSOE sobrados de nada. Ahí tienen el triste ejemplo santacrucero donde no aguarecen (hacía tiempo que no lo escuchaba de esta manera tan autóctona) un candidato ni con la encomienda de la Virgen de Candelaria (o la del Pino, que para mí tanto monta; ños, no utilices esa expresión en este caso).
Sostienen dilectas plumas (por supuesto, mucho mejor cortadas que la de un servidor), y entre ellas la del estimado Salvador García, que el desapego social hacia la política (y los políticos) es mucho más que preocupante. Da la impresión de que los unos van por un lado y los otros ni se sabe. Los datos que nos muestran las encuestas –instrumento no siempre fiable pero que puede servirnos, como mínimo, de indicador al respecto– nos señalan que la formación política de la abstención y el de la desgana y de la apatía (no sabe/no contesta) ganarían con una mayoría aplastante. Aquella confianza ciega en el PP, merced a los estrépitos del PSOE más que a méritos propios, se ha visto defraudada hasta los extremos de un bajón electoral sin precedentes en esta joven democracia. Pero lo ‘curioso’ es que nadie obtiene réditos, al menos significativos, de los vaivenes de una gestión errática y de promesas incumplidas. Y en este maremágnum, la tropa socialista sigue negando la mayor, no quiere ver más allá de sus narices y ni siquiera sabe qué dirección tomar. El alcalde de Ourense también ha querido aportar su granito de arena en el desaguisado.
Lo de la capital tinerfeña es un botón más para el amplísimo muestrario, una nueva carcajada que añadir en esta película de risa. Algunos, sobre todo escindidos por diversos motivos, persisten en el discurso de la unidad de la izquierda. Es para troncharse. Leí en algún medio que el PSOE en Santa Cruz jamás levantará cabeza. Y Jesús –a saber, yo– añade que solo flotan (sus siglas) en aquellos lugares en los que han contado con un alcalde que él solito ha sido capaz de salvar los muebles en esta riada. Pero cada vez hay menos mirlos blancos. Me los imagino qué contentos se pondrán cuando se hallan bregando en sus respectivos ayuntamientos y les llegan los mensajes y comentarios –vía FB, por supuesto– de los que siguen apoltronados cuando deberían estar batiéndose el cobre por salvar una nave que hace aguas por todas partes; vamos, que alegar lo de la proa pa´l marisco se queda corto.
Bueno, estimados, acabada la tarea de hoy, me voy a entretener un rato en las dos redes sociales a las que estoy ‘afiliado’. Aunque ustedes no se lo crean, en ellas se debaten temas de inmenso calado y las formaciones políticas exponen sus argumentos y nos indican, bien a las claras, que ya no trabajan ni por la mañana. Ya saben que la tarde es para descansar y la noche para dormir. Y te dejo con la última: parece ser que los militantes socialistas ya no participan en juegos de azar; deben predicar con el ejemplo y solo se atreven, muy de vez en cuando, con algún cupón de la ONCE.