miércoles, 12 de diciembre de 2012

Fin del mundo

Creo que los mayas se van a equivocar. Y podremos disfrutar un 2013 tanto o más recortado que este que va concluyendo. El fin del mundo cruel en el que malvivimos va a tener que esperar. Había una ligera esperanza en que uno de los dos asteroides que andan locos por esos espacios (el Tutatis y el 2012 XE54) nos rozara un fisco y nos mandara a descansar en paz. Pero los astrónomos, que se pegan toda la santa noche mirando pa´rriba (por el día se encandilan con el sol), han estudiado con detenimiento las trayectorias y ni siquiera con unos buenos anteojos vamos a ser capaces de entreverlos adecuadamente. Por lo que la tremenda lejanía no va a ser un factor de suerte en esta lotería que nos pudo haber tocado. En fin, otra vez será. A seguir sufriendo en este valle de lágrimas. El que no esperó fue Antonio Cubillo. Al que los medios de comunicación han concedido un despliegue sin precedentes. Y a la cabeza, la autonómica, con repeticiones incluidas. Surgieron muchos más seguidores que el número de votos obtenidos en participaciones electorales de años idos. No pierdan, pues, la esperanza, porque la muerte nos eleva a los altares.
En Los Realejos tenemos nueva imagen corporativa. Y se columbra una flamante R. Que nada tiene que ver con cierto adjetivo que usamos en Canarias con mucha frecuencia para definir  a ciertos individuos con limitaciones notorias de alumbrado. Ni con Rajoy. Al que jueces, fiscales y abogados demandan que intervenga ante la inutilidad de Gallardón, especialmente criticado por aquellos. Yo pensaba que este colectivo tenía la sesera bien amueblada. Máxime cuando se les presupone un trabajo de tanta enjundia. Pero cuando tuve información de su petición, me defraudé enormemente (a mí mismo mismamente). Porque si los susodichos creen que el presidente Mariano va a hacer algo más que el ministro, que esperen sentados y con la toga bajo el brazo. El día en que el gallego actúe, ocurrirá un milagro al revés y la civilización maya volverá a poblar los confines americanos. Desde allí nos remitirán, merced a las nuevas tecnologías, sus predicciones.
Y será en ese preciso instante cuando los socialistas convoquen las tan prometidas primarias (no las habrá hasta que las elecciones se vislumbren). El actual equipo dirigente en Madrid debe estar más ciego que todo el colectivo de la ONCE reunido. Dice el propio Rubalcaba: "No podemos pretender volver a ganar las elecciones con más de lo mismo". Y te juro que no alcanzo a captar tan profundo juicio. Ignoro la capacidad de raciocinio de la grey, aparte de la comisión ejecutiva federal, por lo que no me hallo en condiciones, ni físicas ni mentales, para poner en entredicho tanto silencio. A no ser que el agradecimiento se haya tornado en un auténtico pesebrismo (sin mula ni buey).
Yo, afiliado solo a Mundo Senior, estoy con Chacón en lo de que no hay tiempo. Y lo extiendo, en cascada –como les encanta mentar el proceso–, a todos lo niveles inferiores. Puede que en Ferraz hayan suprimido el mapa mural en que comunidades autónomas y ayuntamientos se signaban con un color diferente al azul actual. Y tras haber arrojado a la basura a la ominosa representación gráfica, es decir, muerto el perro, acabáronse las vicisitudes.
En la vida cotidiana las cosas resultan ser mucho más sencillas. Y cuando es menester afrontar una situación complicada, cuanto más pronto mejor (no dejar para mañana lo que puedas hacer hoy). Sin embargo, esas mismas personas, cuerdas, sensatas y racionales en su esfera familiar, se convierten en rara avis, o ave extraña, cuando les da por picotear en otros corrales. Y si son de carácter público, chacho, chacho. Oh, fíjate tú que en la calle portuense de La Hoya van a colocar un imbornal para que no se formen charcos. Lo que hay que escuchar. Pongan a Bob Esponja, que chupa más.
Pues sí, amigos, me voy un rato a navegar por esos vericuetos de la Internet y a colgar un par de cosillas en feisbuc. Para descansar del ajetreo que llevo ordenando fotos de La Gomera. Como no hay elecciones a la vista, estoy como los políticos, sin muchas prisas…
Mentira cochina. Estoy agobiado. Ayer no levanté el culo de la silla en todo el santo día. Yo creo que necesito unas vacaciones. Y como el Imserso me tiene en lista de espera para un viaje cultural y no me da una alegría, creo que me voy a embarcar por mi cuenta antes de que sea más tarde.
Ya está. Hasta mañana.