lunes, 28 de enero de 2013

Disimulen un fisco

Están los medios de comunicación tan ‘vendidos’ y han alcanzado tal grado de cinismo que ya no son capaces de disimular un fisco. No es que sus líneas editoriales vayan en una u otra dirección –que muy libres son de escoger el sendero que estimen conveniente–, sino que no se recatan en ponderar, por ejemplo, las informaciones que van a conformar su portada.
Te pongo un ejemplo para ir entrando en calor. En cierto medio digital (lunes, 21 de enero) en cuya portada había una veintena de informaciones, podíamos leer:
Sí se puede pide que el alcalde…
Sí se puede pide al grupo de gobierno…
Sí se puede pide que el alcalde… (aclaración: otro alcalde).
Sí se puede pide que los billetes…
Sí se puede condena que…
Sí se puede apoya las reivindicaciones…
¿Cómo? Claro que sí se puede. Lo que está a la vista no requiere espejuelos (mi abuela dixit). Pero si se ha considerado oportuno inclinar la balanza de tal guisa, luego no te quejes de que te cierran el grifo de la subvención, porque estás indicando bien a las claras que lo tuyo es la libertad, sin  más. Y me parece estupendo. Reitero lo de antes, cada cual puede hacer de su capa un sayo. Pero ambos aspectos (el esgrimido y demandar ayudas) se me antoja que no son compatibles. Siempre se ha sostenido como gran verdad que recibir dineros públicos implica necesariamente notoria pérdida de maniobra.
O se está o no se está. O estás oculto (como la isla de San Borondón) o estás bien visible y localizable. Jugar al escondite poniendo detrás de la pared solo la cabeza y dejando el resto del cuerpo fuera (como hace mi nieto, por cierto), no parece, en principio, buena táctica.
Uno se percata de que somos demasiado extremistas. De repente te encuentras a (in)determinados periodistas que ponen al presidente del Gobierno a caer de un mulo castrado, cuando semanas atrás era un dios. Sí, del amor al odio. Y te preguntas por la causa y la respuesta casi siempre discurre paralela a motivos económicos. Como la publicidad, sostén único, en teoría, de los medios privados, corre una suerte directamente proporcional a los recortes gubernamentales (de allá y de aquí), los lamentos se escuchan desde un extremo a otro de la isla. Aunque escuché que (in)cierta emisora va a cambiar de color próximamente. Menos mal que solo tengo tiempo para los informativos de la Autonómica y La noche en 24 horas. El resto, o trabajo o duermo. Bueno, a veces como algo.
Y sigo con los medios. Me señalan que el PSC-PSOE ha propuesto a Paulino un cambio en la tele pública canaria. Incluso le demandan el nombramiento por el Parlamento de su director. Nada me extrañaría que Rivero les contestara que sí y a cambio aquellos votaran a Willy García. Para variar. Agradecimientos peores se han visto.
Este blog es un movimiento cultural autónomo, una sociedad limitada unipersonal. Bueno, primero comencé como autónomo, pero después, a la vista de las ganancias, decidí constituir la sociedad mercantil. Por ahora yo me lo guiso, yo me lo como, pero no descarto hablar con Bárcenas para que me asesore. Y a pesar de todo, intento diversificar lo más posible. Sin que nadie me lo exija y sin deberme a capitales ajenos.
Bueno, pásenlo bien y no se sujeten a una sola cabecera. Lean este blog pero no se cierren en banda. Hay otros, y buenos. Si yo fuera otro, escribiría: casi tanto como este. Descansen.