lunes, 13 de mayo de 2013

Tragedias

Muy mal van las cuestiones en el seno del PSOE. Y de cara al exterior, peor. Te dejo estos dos enlaces de la prensa de ayer y me alegro enormemente de que sea yo el único equivocado en mis apreciaciones. Lo más que han logrado algunos militantes ‘díscolos’, parece ser, es que uno de los tres Alfredos tristemente famosos en estos últimos días se ablande y adelante un semestre la convocatoria de primarias para intentar encontrar ese ‘Espíritu Santo’ que dé alas a un alicaído partido. El pobrecito solo va a disponer de unos meses para ordenar la jaula y abrirse un hueco en la carrera electoral. Sigo preguntándome por qué tanto temor a hacerlo ya, si peor no les puede ir, aun en el supuesto de que el invento les salga pifiado. En fin, si no lo hiciste en la jornada del domingo, alóngate un fisco a los siguientes renglones:
Mil vueltas le he dado este pasado fin de semana ante la aparición en diferentes medios de comunicación de un vídeo que nos mostraba las imágenes del accidente sufrido por un joven en Benijos. Y solo se me ocurre pensar que fue uno de los espectadores del lamentable espectáculo el que lo hizo llegar a los periodistas, quienes más pronto que tarde le dieron todo el despliegue informativo posible. Al uno y a los otros: ¿Para qué? ¿Justificamos así la muerte de este pobre infeliz ante el reconocimiento –utilizo las mismas fuentes que ustedes dicen poseer: la guardia civil de tráfico– de que todos lo sabíamos, pero…? Sí, el hecho viene ocurriendo desde que el fenómeno rally hizo su aparición en el mundo del automóvil. Como si tan vanas justificaciones supusieran un consuelo para las familias que han visto cegadas las vidas de allegados bien cercanos.
Ya que el cabildo tinerfeño ha puesto en venta las acciones (mayoritarias) de la empresa Buenavista Golf S.A., lo mismo sería conveniente de que estudiara la posibilidad de reconvertir el complejo en un circuito para que todo aquel que quisiera emular a los Alonso, Sordo y demás se desahogara en unas condiciones de seguridad adecuadas. Y, quizás, aquella pretensión del aeródromo en la zona podría tener una justificación. Porque siempre serán muchos más los aficionados a las emociones del volante que al sosiego de meter la bola en el agujero. Máxime cuando en este último caso contemplamos, si acaso, a uno que carga los palos porque el ‘deportista’ se puede cansar.
Va siendo hora, pienso, de que en este mundo de locos –y en el mundo de la política los ejemplos se multiplican– alguien sea capaz de sembrar unos gramos de cordura para que fructifique la esperanza. Es que de no ser así, el divorcio entre la sociedad y los dirigentes –añade este supuesto, Gallardón– puede acabar en un estallido sin precedentes. “La Carta Magna está pidiendo a gritos una reforma”, escribía Paulino en su blog (hoy mismo dará cuenta de ello la tele autonómica, esa que usa el logo de CC para este mes parrandero sin que los socialistas abran la boca, por si acaso), al tiempo que demanda una segunda transición. Se atreve, incluso, a mencionar a los que no vivieron aquel periodo que supuso el tránsito de la dictadura a la democracia, sin que se le caiga la cara de vergüenza y no sea capaz de reconocer que siguen siendo los mismos los que continúan aupados al machito, teniendo en él uno de los ejemplos más significativos.
“En Canarias caben cinco millones más de turistas”, ha manifestado cierto empresario no relacionado con la agricultura y puede que lector asiduo de las ocurrencias de Rivero. Y si nos apretamos un poco, digo yo, juraría que hasta quince o veinte millones. Si por un casual emergiera esa nueva isla allá por La Restinga, sumen un par de cientos de miles. Lo del Archipiélago Chinijo vendrá luego, porque tenemos pendiente unos litigios por un quítame allá esa propiedad. ¿El paro? Muy bien, gracias al gobierno. Es la principal fuente de la economía (sumergida), a decir de Gloria Gutiérrez.
Bueno, mis estimados, casi alcanzamos el ecuador de mayo y, por ende, de las fiestas en mi pueblo. El sábado compré el libro (Jonás y José Manuel, Hernández para los dos, que para eso son hijo y padre) que trata de ellas y eché una visual –lo malo es que iba sin gafas– a la exposición de carteles y romeras que puedes visitar en la Sociedad Viera y Clavijo. Magnífica, un compendio de la historia reciente de nuestro pueblo. Y para las siguientes, juntarlas a todas en un acto conmemorativo. Hará cincuenta años desde la elección de la primera, creo.
Me di una vuelta, asimismo, por la Feria de Artesanía y saludé (a lo lejos) al alcalde y a la concejala. A esta última ya le lancé la propuesta para que el próximo año trajera a la Agrupación Folclórica Guanapay en representación de Lanzarote. Cumplen 60 años y eso no se ve todos los días en un colectivo de estas características. Ellos son de La Villa (así es conocida Teguise), municipio que me ha concedido este pasado fin de semana el honor de premiar un poema titulado ‘La mujer del marinero’ como mejor conjunto de coplas en la XIX edición de su concurso de coplas canarias. Hacía varios años que tenía abandonado este quehacer, pero parece que no he perdido la vena. Que no me recorte Rajoy esta esperanza de vida.
Comencé con tragedias y concluí con aspectos más lisonjeros. Como la vida misma, todo cambia. Aquí fue a mejor; en la realidad, puede que a peor. Hasta mañana.