lunes, 10 de junio de 2013

Estar a la altura

La Excma. Sra. Doña Inés Nieves Rojas de León es la Consejera de Políticas Sociales, Vivienda, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias. Uno deduce que se trata de una mujer con muy altas capacidades por el número de responsabilidades que tiene encomendadas. O si ustedes prefieren, hablando más en cristiano, una señora que es capaz de atender cuatro cacharros al fuego sin que se le pase el arroz. Y ha venido a declarar la gestora conejera (de Tinajo, y estudió Magisterio, como yo; unos ejercen en lo que estudiaron y otros en lo que no saben) que “la clase política no ha estado a la altura de la gente”. Y recalca que “la clase política debe ponerse a disposición de la gente”. Y me llenó la cachimba, claro.
Cuando un representante público, de entrada y sin anestesia, se cataloga como un elemento de una ‘clase’, malo, malo o peor. Es el primer síntoma del alejamiento, la comisión del primer pecado. Y pasados los años –porque todos suelen echarle bastantes sin que les preocupen la jubilación ni los recortes–, se percatan de que algo ha fallado e intentan realizar, a duras penas, un acto de contrición público. Suele ser tarde.
En un área tan sensible como es la de los servicios sociales, estimada señora mía, darse cuenta ahora (¿cuánto tiempo lleva en el chiringuito?) de que no han sabido estar a la altura de las circunstancias, es el reconocimiento de la ineptitud de quienes deben aportarnos soluciones y no lamentos. ¿O cree, acaso, que los millares de canarios que la crisis ha sumido en el hoyo se van a sentir reconfortados con sus palabras? Sus políticas erráticas han contribuido, y mucho, a que las situaciones de miseria –sí, por qué no– se hayan multiplicado. Todos aquellos que tienen serias dificultades para sobrevivir, se hubiesen sentido más aliviados si su declaración hubiera llevado adherida su renuncia con el añadido de “a ver si otro lo hace mejor”.
Cansados estamos ya de soportar golpes en el pecho y no pasos a un lado. Ya está bien de falsas compunciones pero sin penitencia añadida. Me recordaron sus afirmaciones las encíclicas dominicales de Wladimiro cuando era consejero del Cabildo de Tenerife. Nada digamos de las peroratas, también domingueras, del blog presidencial. Líneas que propagará el éter a través de todos los informativos que de lunes a viernes nos amenizará el equipo de Willy. Para soltarnos lindezas como las bondades del Plan Estratégico contra la Pobreza, con la salvedad de las limitaciones de una comunidad autónoma, el estrecho margen en el que se desenvuelven. Pobrecitos. La cortedad no se halla en los dineros sino en la escasez de sustancia gris que rodea el acueducto cerebral. Porque ustedes no tienen ese canal (acueducto). Lo vuestro es un conducto vacío más largo que la Cueva del Viento icodense.
Pero no se preocupen. Para tapar sus deslices están los socialistas. Sus vergüenzas son diluidas con manifestaciones de tan exigua enjundia que cualquier día de estos en que me dé por sacarme la Primitiva me voy de vacaciones ‘más que sea’ a dar tres o cuatro vueltas al mundo. Lo malo es que cuando vuelva, ahí seguirán ustedes aupados, poniéndose cachorros de Los Gofiones y repitiendo por enésima no estar a la altura, o, lo que es lo mismo, no dar la talla.
Este fin de semana pasado, además, Rubalcaba, con un cartel detrás que decía: ‘Ganarse el futuro’ (viva la oportunidad),  debió olvidar el artículo 14 de la Constitución y la lió con lo de la igualdad de sexos y las listas cremallera. Por si fuera poco, al ratito, la segunda de a bordo, doña Elena Valenciano, reclamaba más poder para las mujeres. Estos siembran un bonsái y se les convierte en secuoya. Y a todas estas ya comienzan circular encuestas para las elecciones europeas del próximo año. Es tanto el interés que demuestran, que lo mismo se presenta Hulk de candidato por Los Verdes y arrasa. Y si lo hacen enfadar, más.
Termino. En la manía de fisgonear titulares de prensa me entero de que “Un chicharrero gana la Primitiva”. ¿Y no pudo ser uno de Arucas que vino a darse un garbeo por esta isla? Lo mismo que cuando salió aquí en mi pueblo. Enseguida que si un realejero ganó cuatro millones y tal y cual. De repente fui yo y estoy callado.
Me voy. Hoy es 10 de junio y el santoral me sopla que es día de San Trípodes. Ignoro si es el patrón de los fotógrafos. Hasta mañana.