jueves, 18 de julio de 2013

Basuras

Ignoro el método utilizado para el recuento, pero se ha fijado en 16.602 la bonita suma de escombros de satélites y cohetes que danzan por esos espacios sin control alguno y sujetos a que un día de estos se descontrolen y nos caigan sobre nuestras cabezas sin previo aviso. Hombre, todos juntos no lo van a hacer, pero con uno bastaría para hacernos un buen chichón. Lo curioso de la información es que hace un año y medio (enero de 2012) había 84 más. Menos mal. Qué suerte. A este paso, y suponiendo que a nadie más se le ocurra dejar abandonados restos flotando por ahí arriba (incluyan los tornillos que pierden los astronautas), en apenas 923 años quedará todo limpio como una patena. Mientras, persistimos en la idea de colonizar Marte. Pobre planeta, qué culpa tendrá. En unos meses, otro basurero.
Cada vez entiendo menos de todo. Avanzamos a tal velocidad que uno desconoce mucho de otro mucho. Y la publicación por parte de Diario de Avisos del vídeo que nos muestra el accidente sufrido por su candidata en los pasados carnavales, me ha dejado en fuera de juego total. ¿Qué se pretende? Por mucho que me lo quiera vender el señor Tinerfe Fumero como una información, tras veinte larguísimas horas de visionado, y recurriendo a mi derecho a discrepar, entiendo que esta subida al carro del morbo y el despropósito solo puede tener detrás la lectura de obtención de réditos de muy dudosa legitimidad. Que ojalá quedaran en el afán de vender más periódicos. Aunque uno, tras las apariciones interesadas de la muchacha accidentada en diferentes medios de comunicación, se muestra reacio a reconocer que sea así. Y solo así. Aprovecho, además, para indicar a quien corresponda que gravar es una cosa y grabar otra bien diferente. No sea que todo acabe en el “prosecionar” que vi escrito anteayer y que provenía de un ayuntamiento norteño. Parece que han inventado un bolígrafo que al detectar fallos ortográficos se pone a vibrar. El mío ya está encargado. Tomen ejemplo. Es justo y necesario.
De ignorancia palmaria tildó el controvertido y popular Wert (el cuatro teclas adyacentes) la intervención de sus contrincantes políticos en la sesión del Congreso de los Diputados en la que se debatían las once enmiendas a la totalidad planteadas contra la LOMCE. Este angelito debe ser el contrapunto de Mariano. El uno tan calladito y el otro con una lengua que se dispara como cuando era tertuliano en una tele de sus amores. Cada día que pasa me pregunto (llevo así más de un año) qué hubiese pasado, o cómo estaría hoy el Partido Socialista, si en la noche del 20 de noviembre de 2011 (o ya tirando para el 21) el señor don Alfredo Pérez Rubalcaba hubiera presentado su dimisión por al fracaso electoral obtenido y dado paso a cualquier no contaminado que a estas alturas de la película estaría, a buen seguro, sacando la cabeza un fisco.
Para mí que los políticos no son conscientes de la importancia de los silencios. En vez de fijarse en Rajoy, se lanzan a la aventura sin pensar que sus palabras pueden ser armas de doble filo. Y acaban siendo prisioneros de las mismas. Hernández Spínola, consejero de Presidencia del Gobierno de Canarias, se ha lanzado a una campaña ‘desinformativa’ de tal calibre que o le paran las patas o el pacto salta hecho añicos dentro de bien poco. En La Palma ya están entrenando. Ha dicho hace unos días que “hay que aprovechar la crisis para hacer reformas en las administraciones públicas”. O lo que es lo mismo, démosle la vuelta a la tortilla: si estuviéramos en época de esplendor económico –y no lo estamos por esas propias incongruencias–, igual sería conveniente seguir inflando las ruedas de la máquina para que transporte más viajeros. Yo observo que es raro el día en que no aparezca en el BOC un anuncio para cubrir puestos de libre designación. Yo observo cómo determinados cargos están todo el tiempo que se les supone deben estar trabajando enganchados a las redes sociales. ¿Cómo lo hacen? Explíquenmelo, porque yo no puedo. Me faltan minutos. ¿Son ‘enchufes’ parecidos a los que tiene Paulino para su blog?
Lo dejo, voy a sacar la basura. Tendré que decirle a mi mujer que me ponga un asistente para estos menesteres. Porque ya está bien que a los jubilados nos hayan reconvertido en agentes de bolsa (del pan, de la farmacia, la aludida de la basura… Iba a escribir la de Mercadona. Si, ya sé lo que estás pensando, ¿pero crees acaso que las de aquí no son también donantes?) ¿Saldremos de esta? Seguro, habiendo perdido mil derechos por los recortes, pero felices y contentos de que los banqueros lo hayan resistido bien.