martes, 10 de septiembre de 2013

Diablos

No juegues con fuego, hemos escuchado desde siempre a nuestros mayores. Y quizás no entendíamos el sentido metafórico de la quemada en aquellos tiempos mozos. O de mear la cama. Ahora, transcurridas las décadas, y tras comprender el dicho popular por vivencias en carnes propias, contemplamos atónitos que no solo no mejoramos sino que imitamos a los cangrejos con facilidad pasmosa.
El triste y lamentable suceso acaecido en Valsequillo (Gran Canaria) con la Suelta del Perro Maldito (cruz, perro maldito, exclamaba siempre mi abuela cuando intuía cualquier posible acontecer anómalo) en el año 2011, creía este iluso podía ser el punto de inflexión que marcara el devenir en los posteriores eventos. Hace unos días, en Tijarafe (La Palma), un tropiezo de El Diablo (debido, se alega, a la masiva concurrencia), casi provoca otro accidente de similares características. Y quizás hoy estuviésemos leyendo unas décimas (recuérdese que dicho pueblo puede considerarse la cuna de tal composición poética) en las que se nos narrara, con pelos y señales, las secuelas macabras de jugar con el fuego.
Y como mi pueblo presume de ser foguetero en grado superlativo (la noche del pasado domingo tuvimos otra demostración hasta las tantas), no me atrevo a sugerir nada porque son demasiadas las ocasiones que lo he hecho sin que se me preste el más mínimo caso, pero, y dado que el Plan de Seguridad y Emergencias del señor Marrón sigue en estado bastante canelo aún, sugiero por enésima que el peligro sigue latente. A lo que se me responderá que sarna con gusto no pica. Y como la pólvora parece que es componente añadido del torrente sanguíneo de los afamados pirotécnicos, hasta que no se repita algo parecido a lo que bastantes años atrás aconteció cuando disparaba la calle El Medio, seguiremos balanceándonos en la cuerda de la incertidumbre. Y que acuda gente, mucha, cuanta más mejor.
No, no voy a escribir una sola línea de los fuegos carnavaleros y de los trajes inflamables de las candidatas. Lo de los fuegos fríos no acabo de captarlo y bastante tinta ha corrido por las planas de los periódicos con los espectáculos y circos añadidos. Pero lo que no sabía es que Willy, aparte de pésimo director de la tele canaria, es un excelente y magnífico animador de calenturas ajenas. Sin que, aparentemente, los socios del gobierno de Paulino (los socialistas canarios, los que quedan) sean capaces de abrir la boca para preguntar –al menos eso– cómo la osadía del licenciado de la calle alcanza el extremo de publicitar la tienda de la parienta. Tal hecho no constituye una mera lluvia de cohetes, sino que es una carcasa bien gorda. Todo un palmeral, en definitiva. Como ya el médico me prohibió leer el blog de Rivero, lo mismo el susodicho apoyó incondicionalmente la propaganda aludida a cambio de que cuando se ofrezca, haya que jalear en otros establecimientos. Me gustaría que dijeras algo, José Miguel. Más que sea para animar a una tropa bastante alicaída y que, usando un símil en consonancia con este comentario, está más quemada que la pipa (en canario, cachimba) de un indio. Quedan menos de dos años. Y el PSOE a la espera del milagro nacional, pues lo que es en Canarias y en sus 88 pueblos (salvo excepciones de rigor), guárdenme un volador.
Incendiada –o quizás no tanto– regresó la delegación española de Buenos Aires. Que incluso en la vuelta demostró el espíritu olímpico que se respiró en todos los días que duró la cuchipanda y la feliz estancia en la capital argentina. Unos componentes lo hicieron a bordo del jet particular de Florentino (el de los cien millones). Fueron los Very Important Person, los numberguan, la flor y nata. En un segundo escalón, no muy distanciado del anterior (son de paso reducido), aquellos que retornaron en un avión fletado al efecto. Eso, un vuelo chárter, si así lo prefieres. Pero con muchas más comodidades. Creo que hizo escala en Gando para dejar algún pasajero. ¿Eras tú? Yo, tampoco. Rajoy –las crónicas no lo referencian, pero me lo quiero imaginar– habrá utilizado el mismo que lo trasladó desde San Petersburgo, porque debía ordenar las ideas y redactar las normas a seguir, porque los socialistas –a pesar de Rubalcaba– se acercan peligrosamente. ¿Tú has ido sumando? Pues así es cómo se administra alegremente el bolsillo de los demás, de tal manera que cuando vas a pagar el cortado (¿o era café con leche?) te percatas de que vas a tener que fregar platos.
Ayer en las redes sociales circularon los mensajes que Mariano dedicó a Zapatero cuando se perdieron las oportunidades anteriores, los llamados populares a firmar la apertura de una investigación por la tragedia del 11M (y siguen con la matraquilla)… Resumiendo: hay chispas y chispas. Unas reales y otras ficticias. La mayoría, provocadas.
En fin, Blanco y en Botella.