jueves, 26 de septiembre de 2013

Entiendo que sin necesidad (y 2)

Y nos trasladamos (por otras vías que no sea la de Guillermo Camacho y Pérez Galdós) hasta la zona de la Cruz Santa. Donde se intenta solventar la situación de parálisis en once viviendas. Y del extenso escrito que pude leer, extraigo estas líneas:
"Estas opciones son mucho más asequibles que las que se habían planteado en el pasado y la principal muestra de que el modelo ideado por el anterior equipo de gobierno no era el adecuado es que ante los requisitos que planteaba y una vez presentadas más de un centenar de solicitudes, sólo una de ellas cumplía con los condicionantes establecidos".
“La empresa municipal de viviendas de Los Realejos, VIVIRE, se constituyó teniendo como objeto la promoción y gestión de viviendas municipales. El Anteproyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local define un nuevo marco competencial de las corporaciones locales indicando que el Ayuntamiento sólo podría asumir estas competencias siempre que sean sostenibles desde el punto de vista financiero, algo que ha quedado demostrado que no era viable, apunta el primer edil”.
Y vuelta con lo del anterior equipo de gobierno. Miren, ilustrísimas, son tantas las obras que inauguró el alcalde que hubo en Los Realejos desde 1987 hasta 2003 y a las que no fueron invitados sus antecesores y que poco o mucho tuvieron que ver con ellas (edificio consistorial de la Avenida de Canarias, Centro de Formación Profesional de Los Cuartos…) –y si lo hubieran hecho no podíamos acudir porque estábamos trabajando–, que hasta relajo –que no relaxing– me produce estas cantinelas, o cantinfladas, del yo no fui. Además, ¿no se constituyeron las empresas municipales en 2004 o estoy errado (sin hache)? ¿En qué época estuvo el PP cogobernando con CC? ¿No era concejal de esa cosa del urbanismo uno que ahora es portuense (ya se nota su aporte y en dos años ha logrado que exista amenaza de intervención del ayuntamiento) y que, por cierto, anda medio liado con la justicia por un quítame allá unos aparcamientos? Y cuando se solvente el problema del edificio que sustituyó la archiconocida Plaza del Chupete (me vino por lo de los aparcamientos), ¿me exigirán a mí que pague los desaguisados habidos?
A los lumbreras del gabinete de prensa (lo siento, pero mira que son morretudos), sigan con lo de primer edil. De nada valen los sabios y doctos consejos con que Lázaro Carreter nos deleitó, en aquellos dardos pedagógicos que tanto bien hicieron al idioma. Y que el 17 de diciembre de 2012 (lunes) tuve a bien recordarles en el siguiente post (no pinchen que provoca urticaria): http://pepilloyjuanillo.blogspot.com.es/2012/12/primer-edil.html. De malagradecidos está el infierno lleno. Por un módico sueldo que compense la desviación de mi pensión en estos años venideros, lo mismo puedo echarles una mano. No hace falta a tiempo completo. Dos horitas aquí y otras dos en Diario de Avisos, futuro resuelto. Sabía que lo comprenderías, Manolo. Y Agustín.
Concluyo con otra guinda para demostrarte que me lo curré. Y por esto no recibo más que incomprensiones e ingratitudes. Mundo cruel.
"En los tiempos que corren la formación es imprescindible y para nosotros una prioridad y la distancia de Los Realejos a determinados centros, ya sean universitarios o de otro ámbito, no debe ser un hándicap para aquellos realejeros que deseen prolongar sus estudios, indica el alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez. Ya el pasado año hicimos un esfuerzo incrementando en 5.000 euros esta partida presupuestaria y en este año la mantendremos en 20.000 euros además de extenderla a estudios que hasta ahora no entraban en la convocatoria".
"Somos conscientes de que la coyuntura económica y los costes de desplazamiento que supone cursar determinada formación académica priva en ocasiones a algunos realejeros a continuar con sus estudios, por lo que seguiremos, en la medida de nuestras posibilidades, potenciando este tipo de iniciativas en pro de los alumnos del municipio, recalca la concejala de Educación, Sandra Pérez”.
“La comisión de valoración estará constituida por una comisión de valoración y selección formada por la concejala de Educación, Sandra Pérez, como presidenta, otro concejal del grupo de gobierno, uno por cada grupo de la oposición y un funcionario de Cultura, actuando éstos como vocales, y otro técnico del área como secretario”.
¿Saben de qué me estoy acordando? Claro, de los semáforos celestiales. Porque la formación es imprescindible, qué duda cabe. Y como la coyuntura económica ‘priva’ (qué buena, adecuada y contundente forma verbal) la continuidad de los estudios y tal y cual. Y vuelvo a recordar los dichosos semáforos. A estas alturas estoy encandilado. Te juro que en la medida de mis posibilidades sigo sin comprenderlo.
No saben ustedes cuánto me congratula que la comisión de valoración esté constituida por una comisión de valoración (como su propio nombre indica). Es una suerte que esto se sepa valorar. Lo malo es que se requiere, a mi modesto entender, más técnicos y menos políticos.
¿Tenía yo necesidad de extenderme tanto con estas disquisiciones? Quizás no, pero me siento aliviado. Y dado que los años no me han vuelto conservador (¿lo cogieron?), me revoluciono de tal manera que sigo esperando que cualquier editor periodístico me contrate para resucitar aquella columna de opinión llamada Desde La Corona. ¿Qué les parece cien euros por unidad? Aunque mi verdadera ilusión ha sido desde siempre ser asesor de Paulino. He esperado durante décadas su llamada y no se ha producido. En fin, él se lo ha perdido. Además, si nadie me contrata es porque soy difícil de comprar. Y por el pueblo ya se escuchan voces que ponen en solfa ciertos fichajes. Y van uno cuantos.