viernes, 13 de septiembre de 2013

Pepillo y Juanillo

Mi actual estado –jubiloso, por más señas– me permite ir más de compras. Seamos exactos, casi me obligan. Conduzco el coche (el mío), cargo las bolsas, manejo el carrito (el que siempre se va para un lado), pongo los artículos en el mostrador (se llama así, ¿no?)…
Es raro que no me encuentre con alguien, también jubilado, con quien intercambiar los párrafos que conducen, inexorablemente, al arreglo de todos los desperfectos del pueblo, de la isla, de la comunidad autónoma y media España. Lo de media es porque llegan las mujeres y nos cierran el micrófono, que si no, tres cuartos, seguro.
En la última visita a una de esas superficies que se ubican en el Polígono Industrial de La Gañanía, fueron tres las miniconversas. Te las resumo:
Primera: Me dijeron que te vas a presentar por Izquierda Unida. Pues no, en todo caso por una candidatura de jubilados para que nos avale la experiencia.
Segunda: ¿Y quién va a encabezar la lista del PSOE? Tú mismo, por qué no.
Tercera: Estos van a acabar por privatizar hasta los colegios. Hace falta que pierdan al menos uno para hacer un pacto.
Desglose, detalle, consideraciones, puesta en común:
Estoy asombrado, a la par que contento, con la marcha del blog, de este blog, de mi blog. Me leen simpatizantes, amigos y enemigos. Me siguen en privado y en público. Me animan los unos y otros rezan (a pesar de agnosticismos políticos) para que cesen de una vez las osadías, los atrevimientos.
Dado que se alongan a este foro militantes y afiliados del amplio espectro, echo en falta comentarios. Aquí, no en reuniones, comités o congresos. Siempre que se guarde el respeto que yo suelo dispensar a las personas que puedan verse retratadas en mis opiniones, tendrán cabida en el medio.
Esta extraña combinación de Pepillo, Juanillo y yo mismo, ha posibilitado que este currante –no he sabido hacer otra cosa en mi vida– sea señalado, agradablemente, con cualquiera de los tres nombres. Tanto que cuando me invitan a cualquier lugar me tienen reservadas tres sillas.
Y ahora, si me lo permiten, diseccionemos las tres situaciones esbozadas unas líneas antes. O al menos intentémoslo:
Que haya gente en el pueblo que siga creyendo que viejos roqueros pueden ser la alternativa, malo. Que se abogue, como opción o mal menor, que el PP realejero pierda un concejal (se quedaría con diez) para tumbarlos mediante el conglomerado de rigor, en el que el PSOE podría obtener algún rédito, peor.
Coalición Canaria en este municipio va con la proa para el marisco merced a sus propios errores. Mayorcitos –en exceso– son como para que se las arreglen ellos solitos. Izquierda Unida, en su papel, como siempre. Con adquisiciones de los desencantados socialistas, que nada creo aporten, salvo conflictos innecesarios. Sinceridad total. De otros posibles, ni idea.
Mi opinión de lo que acontece en el Partido Socialista ha quedado plasmada en foros escritos y verbales en infinidad de ocasiones. Como todavía queda alguno que parece no haberse enterado, vuelvo a resumirla:
Para las elecciones de 2011, la agrupación local del PSC-PSOE elaboró una candidatura cuyos cuatro primeros puestos fueron ocupados por concejales del mandato anterior (2007-2011). Los dos restantes (Vicente y Loli) se retiraron o el partido consideró que no tenían sitio. El resultado es harto conocido: obtuvieron tres ediles. Es decir que el pueblo no consideró conveniente que ni siquiera salieran elegidos los cuatro ‘experimentados’.
Como tengo una manera diferente de entender la política, si yo hubiese sido uno de los implicados, ipso facto habría dejado paso a una cara nueva (del puesto cinco para abajo), que en cuatro años tendría tiempo de foguearse, darse a conocer y plantear nuevas fórmulas de gestión en la labor corporativa. No lo pensaron así y ahí siguen los tres. Es más, alguno (o algunos) juega o aspira a encabezar las próximas de 2015. Si no entiendo lo de Rubalcaba, ya me dirás tú con estos mimbres.
Mientras, el secretario general, que intentó limar asperezas y se reunió con varios de los que desertaron tiempo ha (loable iniciativa), se halla en la encrucijada (a poco más de un año para iniciar el siguiente proceso) de no poder ofrecer a los posibles votantes una alternativa. Porque el no haber sido capaces de un simple paso a un lado, solo ha servido para crear nuevas incertidumbres. O dicho de otra manera más explícita y convincente: no realizar una limpieza total, una renovación radical y volver a presentar a más de lo mismo, acarreará el fracaso más absoluto de una formación que mucho significó en el desarrollo y cambio radical de la Villa de Los Realejos. Como en otros pueblos, todo hay que decirlo, algo que argumenta hasta la saciedad Isaac Valencia en La Orotava, por ejemplo.
Lo penoso del tema es que existe una juventud preparada para coger el testigo. Pero los tiempos que parecen dictarse desde esferas superiores (no creo sea menester hacer un esbozo de la situación nacional, autonómica o insular), corren a favor del enemigo (y perdóneseme tal expresividad). Pero no me quieren entender. O a lo peor sí, mas ni el más mínimo caso. Debe ser que no les hace falta.
No discuto valías. Hablo con gentes de aquí y de allá, de la izquierda, de la derecha y del centro. Y presumo de llevarme bien hasta con aquellos que no me tragan. Y obtengo conclusiones. La principal es que el futuro de la agrupación socialista de Los Realejos y su representación en el edificio de la Avenida de Canarias no está en ninguno de los tres actuales concejales. Quienes debieron haberse retirado para que, y es casualidad, el propio secretario general (número 5 en la candidatura) fuera miembro de la corporación. Y desde dentro ir pergeñando las estrategias para confeccionar una plancha en 2015 que ofrezca garantías suficientes, en la que la presencia de las diversas entidades de población de la Villa de Viera sea consecuente. Y con un programa propio, creíble, factible, que no recurra a la descalificación per se del contrincante.
Ya está otra vez este alegando boberías. No tiene ni la más remota idea de cómo funciona esto internamente y mete la gamba hasta el fondo. Y arriba se permite el lujo de lanzar propuestas…
Estas y otras más o menos parecidas serán las frases que se esgrimirán. Al tiempo, la vida sigue. En enero y febrero de 2015 irán por los barrios a la caza y captura.
¿Tú lees Pepillo y Juanillo? Feliz fin de semana. Estaré con un amigo en Madrid poniendo un fisco de papel asfáltico en el techo del Congreso, no sea que le caiga un cacho de escayola a cualquier ilustrísima… Chacho, ¿el mismo guineo?