viernes, 18 de octubre de 2013

El Mirador de Abrante

Por razones que no vienen al caso no visito La Gomera desde diciembre próximo pasado. Ello no es óbice para que procure estar informado de lo que en aquella isla acontece. Y como no es mi fuerte la religiosidad, dejaré a la consideración de comunicadores de mayor enjundia todo lo concerniente a los actos que se han venido desarrollando en las Fiestas Lustrales, que, según me soplan, han estado revestidos de gran solemnidad y enorme emotividad. Me alegro.
Hace unos diez meses, los medios de comunicación nos ponían al tanto de la entrega de una obra emblemática en el municipio norteño de Agulo: El Mirador de Abrante. Y allí, en lo alto, en aquella impresionante pasarela acristalada y suspendida al borde del acantilado, se dieron cita numerosas autoridades para las fotos y discursos de rigor.
En el periódico El Día, el 3 de enero de 2013, se daba cuenta de que la autoría de la obra había correspondido al Estado. Lo que juega el subconsciente con tal de no darle chance al ‘mago e inepto político’ de El Sauzal. Así pudimos leer:
La delegada del Gobierno en Canarias, María del Carmen Hernández Bento afirmó que el Mirador de Abrante es "una importante inversión para La Gomera y muestra una vez más el compromiso del Gobierno de España con la isla colombina". Estoy segura de que, a partir de ahora, el Mirador de Abrante se convertirá en uno de los lugares de visita obligada para todas las personas que vengan a conocer y disfrutar de esta isla".
“Un millón de euros de euros ha destinado el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que dirige el canario José Manuel Soria, a la mejora del mirador ubicado en el municipio gomero de Agulo”.
En el digital Canarias24horas.com, también en la fecha reseñada, se le da un enfoque diferente y así:
El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, acompañado del director general de Infraestructuras Turísticas del Ejecutivo canario, Miguel Cabrera, entregó en la tarde de este miércoles, 2 de enero, la actuación denominada Mirador de Abrante, en el Término Municipal de Agulo. Paulino Rivero explicó que "esta obra está dentro de la Estrategia de Mejora del Espacio Público Turístico en la Isla de la Gomera con un importe de 1.344.113 euros".
En el acto de entrega de la obra también han estado presentes el presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, y el alcalde del municipio de Agulo, Néstor J. López, que recibió la obra.
El presidente del Ejecutivo afirmó que "se trata de una actuación integral, de tal forma que se brinda al visitante toda una serie de servicios, desde puntos de información y de restauración, hasta un lugar de descanso para los senderistas. Y se ha priorizado que las infraestructuras necesarias estén integradas en el medio, evitando en todo momento el impacto visual".
Diario de Avisos parece optar por el camino del medio y contentar a los unos y a los otros:
El alcalde de Agulo, Néstor López, mostró su agradecimiento por la construcción del mirador de Abrante, “una importante apuesta en el sector turístico de la isla de La Gomera”, tras recibir esta obra de la mano de los representantes del Gobierno de España, de Canarias y del Cabildo. Desde el consistorio creen “firmemente” en la apuesta por esta nueva infraestructura turística y confían en que sus características sean del deleite de los turistas. No obstante, advierten de que para su correcto funcionamiento, aún queda por llevar a cabo su equipamiento y, además, mejorar el acceso de la carretera con la correspondiente ampliación para facilitar la llegada de las guaguas turísticas y vehículos.
En este sentido, el presidente del Cabildo, Casimiro Curbelo, mostró su compromiso en “pavimentar el acceso rodado al Mirador de Abrante, según recoge el periódico digital GomeraVerde. Curbelo destacó que “estamos ante una de las infraestructuras más espectaculares de Canarias”, a la vez que solicitó al presidente del Ejecutivo regional que “inicie el proyecto para el equipamiento de este centro puesto que se trata de una tarea común de las administraciones públicas”.
Y nos trasladamos a fechas recientes, cuando leo que “el Ayuntamiento de Agulo ha aprobado, recientemente, en un pleno del Consistorio, sacar a licitación pública los inmuebles del Hotel Rural Casa Lugo y el Mirador de Abrante. Los inmuebles saldrán a licitación de forma conjunta al complementarse uno al otro en el sector turístico. El Hotel Rural Casa Lugo ha sido reformado y rehabilitado, por lo que su renovación permitirá un servicio hotelero moderno en cuanto a comodidades y acabados. Por su parte, el Mirador de Abrante es una infraestructura espectacular que cuenta con un restaurante y con un diseño innovador, gracias a la instalación de una pasarela acristalada de siete metros de largo que está suspendida al borde del acantilado.
El Consistorio Local de Agulo cree que la próxima apertura del Hotel Rural Casa Luego y del Mirador de Abrante puede ser una oportunidad para el municipio de generar puestos de trabajo y, además, servir como reclamo para los turistas peninsulares y europeos que optan por un turismo rural y de descanso”.
Perdona en la extensión de tanto antecedente, pero como nos hallamos ante un fin de semana imagínate que es un post para tres días. Y van mis consideraciones:
Que alguien me haga saber si el acceso al Mirador ya se ha ejecutado. Porque los responsables públicos (ya dudo de si son garantes de los dineros tuyos y míos) se empecinan en comenzar las casas por el tejado. Como el Hospital, o Centro Sociosanitario, de Icod de los Vinos. Cuya vía para alcanzar la puerta de entrada, realizada mucho después que el edificio, es la chapuza más grande que te puedas tirar a la cara, con unas curvas que ponen a prueba a los conductores más avezados de las ambulancias isleñas. O como hicieron las autoridades de mi pueblo, allá en plena dictadura franquista, cuando inauguraron el polideportivo de mi barrio (Toscal-Longuera) y tras echarse los vasos de vino y las cuchipandas alimenticias, se mandaron a mudar dejando las instalaciones cerradas a cal y canto y sin un desdichado balón al que los chicos pudieran dar unas cuantas patadas.
Bien les gusta a estos cantamañanas cortar una cinta y salir en la foto. Porque el Hotel Rural Casa de Lugo, que también se menciona como objeto de licitación, lleva acabado desde ha bastante. Con lo que la improvisación vuelve a ser característica primordial en todo lo que concierne a obras y proyectos de las instituciones públicas. Lo que te conduce, inexorablemente, a pensar en para qué demonios se requieren tantos cargos liberados si no son capaces de planificar y pensar que más allá de la expedición del certificado del finiquito de la construcción sigue existiendo vida. ¡Oh!, en mi pueblo se hizo una estación de guaguas en la que no entró ni un mísero micro.
La fotografía que ilustra este comentario es un simple muestra de las muchas que puedes obtener en Internet. Y viendo cómo funciona este percal, no me negarás que les vendría bien a las ilustrísimas dejarlos colgando boca abajo al menos treinta segundos sobre el Bombón de La Gomera por comprobar si las ideas se le bajan al cerebro. Porque ahora mismo, y a los hechos me remito, de tenerlas, algo que dudo muy mucho, deberán hallarse, como la gota, en la punta del dedo gordo del pie izquierdo o derecho, según convenga.
Feliz fin de semana. Y si tienes oportunidad, date un salto a La Gomera. Te lo recomienda alguien que la visitó por vez primera en el verano de 1962. Y tanto le gustó que hasta se atreve a hacer comentarios de lo que allá acontece. Sean felices.