martes, 15 de octubre de 2013

La esperanza

La culpa la tienes tú por estar siempre escuchando y leyendo noticias. Me espetan. ¿Y no la tendrán los otros por estar desinformados y pasar olímpicamente? Así, sin diferenciarnos gran cosa del planteamiento de los políticos en su particular guerra del ‘y tú más’, tenemos la casa manga por hombro. ¿Qué podemos hacer? Yo no voy a votar. Elijamos a quien elijamos, luego ellos hacen lo que les da la gana. Se ríen de nosotros y juegan con nuestro voto. Y así, casi hasta el infinito. No creas que pienso quitar razón a los que argumentan de tal guisa. Pero de brazos cruzados no podemos seguir. Aunque tampoco pienso ponerme de parte de las cazadores de tesoros. Esos que aprovechan todos los tinglados para posicionarse. Porque tales desencantados ‘interesados’ son los peores.
Dado que sigue en el candelero la moción de censura tacorontera, vamos con los penúltimos consejos a la tropa socialista. Han saltado a la palestra las juventudes de dicha organización para fijar su posición del lado de los (auto)censurantes. Piden coherencia al partido y dejar actuar en libertad a los concejales en los pueblos. ¿Por qué no esta protesta en mayo de 2011? ¿Por qué acataron el denominado pacto en cascada y no se liaron la manta a la cabeza, como por lo visto pretendieron, aliándose con el PP?  ¿Se dieron cuenta ahora, una vez transcurridos más de dos años de matrimonio con CC? Si dejaron pasar aquella oportunidad y se percataron de que no se podía seguir formando parte del gobierno municipal, en base a esa misma coherencia que esgrimen, pasen a la oposición, pero no se autocensuren en un haraquiri de esperpento. Lo malo es que no hay nadie que se libre de la quema, porque los populares no pueden erigirse en modelos de nada. Basta con mirar a Güímar o San Juan de la Rambla.
Ayer en la mañana oí, en El tajaraste de Puchi Méndez, a Casimiro Curbelo y Paco Hernández Spínola dar sus versiones al respecto. No las reproduzco porque te considero lector inteligente (todos los que se alongan a este blog). Qué pobreza, qué falta de base en la que sustentar criterios, qué insulto a quienes los soportamos. Me recordaron tiempos idos en los que la razón venía determinada en los clásicos porque sí y porque lo digo yo. ¡Ah!, y los contactos que dicen haber mantenido con la ejecutiva insular, me los creo. E intuyo el consejo de los cabezapensantes tinerfeños: “Pero no le digan nada a José Miguel”. Prueba fehaciente de la cacareada Ley de Transparencia con la que el consejero de Presidencia se empeña en hacernos comulgar. ¿Limpidez en las componendas? Parcelitas (de poder) por aquí, tres sillitas por allá, y a mí que más me da, la, la la, la.
Hubo conferencia de juventudes socialistas en Bilbao. Y allí se nos fue Alfredo a sentarse con Patxi en medio de esa parafernalia que se han inventado ahora los partidos, con una puesta en escena fashion, fashion, fashion, dispuesto a escuchar y a la espera de que Bárcenas desembuche otro fisco, que si no… López, quien no debería olvidar que sus últimos resultados en Euskadi no le permiten estar cantando desde Santurce a Bilbao, exigió una posición más radical y muy dura. No sé en qué estaría pensando, de verdad. Sobre todo, cuando a raíz de la intervención que luego se dirá, suelta un desconcertante lo estamos haciendo bien.
Tampoco pareció quedar demasiado encantada la joven que le señaló a Rubalcaba que no representaba la esperanza, que no generaba ilusión. Y proponía un cambio de arriba abajo. Que no es nada nuevo, por cierto. Porque, salvo aquellos que temen perder el chiringuito, ¿qué militante, afiliado o simpatizante no piensa lo mismo?
No pienso reiterar posiciones esgrimidas en múltiples comentarios en Pepillo y Juanillo. Mi postura al respecto es tan meridiana como opaca la de los que quieren alargar la agonía hasta que el actual secretario general del PSOE se haga una operación de cirugía estética. Instante en el que convocará las primarias y aprovechará el cambio de imagen (para que digan que no es un hecho trascendental) y erigirse en el cartel de la renovación (momento en el que Rajoy dará la última chupada al habano).
Se escuchó este pasado fin de semana en Bilbao: Las primarias se convocarán cuando convenga al partido. Craso error. Puedo comprender que tú no tengas prisa (ver foto). Y los populares encantados. A ti no te urge. A un servidor, sí. Y me apuesto mi sueldo contra el tuyo (a que no te atreves) a que cuento con más seguidores que tú. Si tuviera medios, te lo demostraría científicamente. Chacho, si estás más quemado que las pipas de Tasunka-Witko, Tatanka Yotanka, Goyathlay, Shikhashe, Mahpiua-Luta… Ve, como yo a Wikipedia (Caballo Loco, Toro Sentado, Gerónimo –con g venía–, Cochise, Nube Roja…)
No y no, estimados socialistas. El lavado que requiere el partido debe ser de abajo hacia arriba. Y en la operación, las juventudes –yo también lo soy– deberán interpretar el papel primordial. De arriba abajo no caerá una breva porque el asidero está sujeto con poxipol. Las declaraciones de muy pocos y los plantes de unos cuantos son meros versos sueltos. Para confeccionar el poema, para representar la obra es menester un ‘alzamiento’ (eso, al paredón) simultáneo de la mayoría de agrupaciones locales. Si al partido en Canarias, por ejemplo, se le sublevan veinte agrupaciones bajo el simple eslogan de hasta aquí hemos llegado, más de un conejo se desrisca por la carretera de La Aldea. Pero mientras Tacoronte toca un do sostenido, el grupo del ayuntamiento lagunero se bañe en Bajamar y la agrupación de Tazacorte se coma unos plátanos de Cupalma, leche cacharro. Reúnanse unas decenas de secretarios generales (de los chicos y de los grandes) y eleven en conjunto decisiones de calado, bajo la amenaza de abandonar el barco, y se dejan cagar por las patas pa´bajo. Ni radicalismo ni insumisiones; es pura lógica ante una situación cuasi irreversible. Vislumbré una última encuesta con un centenar escaso de diputados. Y las perspectivas en Canarias, más negras que los sobacos de un grillo. Y en la mayoría de municipios, al borde la desaparición. Pero como los acomodados siguen viendo el panorama, la realidad, con el ojo trasero, aviados van.
Una última consideración: El PSOE sacará la religión del currículum académico y revisará el Concordato con la Santa Sede. ¿Quién lo dice y sostiene? ¿Don Alfredo Pérez Rubalcaba? ¿Nos reímos a carcajada limpia o lloramos hasta que no quede una lágrima por derramar? A los que llevamos décadas sosteniendo  que la religión en los templos, nos entran enormes deseos de empezar a dar hostias. Me da lo mismo, interprétalo como te apetezca. Y arriba los pobres (parias) del mundo, de los que será el Reino de los Cielos. Toma casamiento cívico-religioso.
Hasta mañana. Me voy a caminar a ver si se me pasa esta fatiga.