jueves, 10 de octubre de 2013

Otra moción de censura

Puedo prometer, y prometo, que me leí el artículo 113 de la Constitución Española. Sirva idéntica salvedad para el número 20 del Estatuto de Autonomía de Canarias. Y la inmersión oportuna en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General. Para que mis estimados lectores comprueben fehacientemente que he sido capaz de prepararme de manera concienzuda por si me obligan a someterme a una cuestión de confianza, ya que no se atreven a presentarme una moción de censura. Cobardes, caguines (o cagones si son de porte mayor).
¿Verdad que sobra la última frase? Consciente de que todos ustedes están dotados de algo tan elemental como el sentido común, la añadí adrede en el convencimiento de que aquellos que creemos que la política es un mal necesario, y que nos preocupa todo lo relacionado con la gestión de los recursos de la comunidad, estamos alcanzando cierto grado de nerviosismo. La visión que cada día (sería la expresión pertinente, pero convendrán en que debemos modificarla a cada minuto) contemplamos en quienes deben ejercer con mucho más celo las obligaciones contraídas, es penosa en grado superlativo. Y no dudan en ampliar sus escasas dotes, producto de una preparación nefasta y sin examen previo, la desfachatez más abominable.
En esta misma mañana, los representantes de populares y socialistas en Tacoronte van a explicar las razones por las que presentan una moción de censura para desbancar al señor Álvaro Dávila de la alcaldía de aquel municipio. Bien poco les afectará lo que manifestaron días pasados. Para la casta (sí, ya sé que molesta, pero con tales procederes, ¿qué demonios quieren que les diga, que los invite a comer?) existe otra manera de medir el tiempo, los tiempos, sus tiempos. Y a la porra los nuestros.
Estaremos atentos a lo que alegan los concejales del PSOE. Los que quedan, porque a Carlos lo desbancaron, eso leí, por su buena sintonía con la primera autoridad. ¿Y acaso pretendían otra cosa? ¿No firmaron aquel pacto con esas lógicas intenciones? ¿Qué debe procurarse cuando se accede a esta forma de gobierno? ¿Ya tiene el señor Fumero, secretario general insular (el que indaga en los comités de su partido acerca de los que leen Pepillo y Juanillo; si es que me merezco un monumento), la respuesta modelo para justificar esta nueva aventura? ¿Cumplirá fielmente el concejal ‘poco convencido’, don Juan García, estas otras directrices programáticas o alegará cualquier desavenencia en un futuro próximo?
Desde que Carlos Medina fue apartado de la primera línea (¿de combate?), extraños comportamientos ha habido. Y los más sonados, sin lugar a dudas, de la mano de las apetencias socialistas, quienes desde los tiempos de Guillermo Graham no se comían un rosco. ¿O turrón? Y perdón por ser tan explícito. Ahora serán los populares, tan aficionados a la fiesta nacional, la de interés cultural, los encargados del descabello.
Podrán acudir esta mañana a la rueda de prensa acompañados de todas las planas que crean conveniente, hasta del obispo de la diócesis para la bendición oportuna, pero la credibilidad sigue haciéndose añicos. Están, desde las más altas esferas hasta el último pueblo, haciendo el ridículo más espantoso y demostrando que son capaces de perder ¿la dignidad? por un plato de lentejas. Que llegado el momento de la digestión, les van a saber más  frías que las patas de un muerto. Total, si ya huelen a cementerio.
Uno creía, iluso, que los electores tenían la última palabra. Cuán equivocado andaba. Aquellos que dicen representarnos y velar por nuestros intereses, qué risa, se erigen en salvadores de no sé qué, permitiéndose el lujo de cambiar las reglas del juego cuando les venga bien. Ya no nos queda ni la opción de que cuando se convoque la próxima cita electoral, poder exigir responsabilidades y juzgar una acción de gobierno. Con estos cambalaches, legales pero ilegítimos, optaremos por lanzar unos dados. La doctrina filosófica de las causas finales (teleología) será sustituida por un vaso de vino y un brindis al alisio. Ahogaremos nuestras penas e invocaremos al Cristo, a ese que festejaron ha bien poco todos unidos, en franca armonía y dándose falsos –como ellos mismos, sin ir más lejos– golpes en el pecho, para que ponga orden.
Quedan unos diecinueve meses para que mayo de 2015 nos emplace a las urnas. Puede que la espita de la cuba tacorontera provoque en tan corto periodo de tiempo más chingos (sí, hay un verbo, el chingar, que salpica que da gusto) en la geografía isleña. No creo que Paulino permanezca impasible ante una traición semejante en un territorio tan cercano a su patria chica. Pero Rodolfo (León) alegará que merecía la pena este sacrificio por el bien de un pueblo y luchará como una fiera (haciendo honor a su apellido), junto a Teresa Barroso, hasta que Juan García vuelva a cambiar de opinión. Aspecto este último que en política, y a los hechos me remito, es tan fácil como mandar a los electores a tomar viento fresco en El Pris.
Nota final. Redacté estas líneas ayer por la tarde y programé la entrada anoche antes de acostarme. Lo mismo ha habido novedad en el ínterin. No importa porque mi opinión es inamovible. Tú y yo, que somos tan inteligentes (por no decir más) como ellos, sabemos qué van a decir. Y si los miras fijamente, parece que lo hacen convencidos. Qué actores teatrales estamos desperdiciando. O qué payasos para un circo. O qué monos para un zoológico. O qué… Frena que te conozco.