jueves, 26 de diciembre de 2013

Si tomas, no manejes

Y va y se ‘esmocha’ el muy zorullo (o sorullo, que no lo tengo claro, y que conste que no he bebido) casi enfrente de la Comisaría de la Policía Local santacrucera, me dice un amigo que, como un servidor, guarda estrechos lazos de relación con el pueblo de San Juan de la Rambla. De nuevo en la palestra informativa por mor de lo que es vox pópuli en aquel municipio desde ha bastante. Y lo que está a la vista no requiere espejuelos. Aunque puede que sí por la inacción (pasividad, holganza, asueto) de quienes tienen la responsabilidad y la obligación de poner los puntos sobre las íes para demostrarnos que la política es algo más, mucho más, que compadreos, sueldos y brindis.
Recuerdo, especialmente, unas declaraciones gloriosas de Cristina Valido en una emisora de radio, hace un par de meses, cuando ante una información de similares características alcohólicas a la que hoy nos concita, salía por peteneras alegando que habría que consultar –como si en los pueblos no se propagara lo de cuando el río suena– no sea que todo fuera un bulo. No, señores mandamases de CC y del PP: de rumores, nada de nada. En los núcleos de población pequeños, y SJR lo es, sin lugar a dudas, no hay alcohólicos anónimos sino borrachos conocidos. Y los invito a repasar comentarios de un servidor, en este mismo blog, en los que invitaba, más que sugería, a que se pusiera remedio a esta enfermedad. Porque el alcalde lo está y necesita profundas curas de desintoxicación.
Borracho y cochino jamás pierden el tino, oí muchas décadas atrás en Icod el Alto. Pero las disculpas del señor Mesa ante esta avalancha que le está cayendo (y a las formaciones políticas que sostienen este pacto de gobierno), me apuntan a que el asunto es mucho más grave de lo que se piensa. Parecen excusas de chico menudo, aquellas del yo no fui, fue sin querer… Quizás estuviera mirando el móvil, leí en alguno de los enlaces que al final te dejo. Pero cacho rebenque, sales de Guatemala y te metes en Guatepeor. ¿No sabes, ingenuo, que eso también está penalizado?
Si tomas, no manejes. Sí, Tomás, no conduzcas. Porque si Stevie Wonder pudiera verte en esas condiciones (chacho, que lo manifiestan abiertamente los funcionarios cuando te ven llegar al ayuntamiento; y para mayor escarnio cuelgan los audios de las sesiones plenarias para que todos tengamos acceso a esos portentos lectores), tendría que reeditar aquella famosa melodía que sirvió de anuncio a la DGT. Lo tuyo es un programa estilo Salto a la fama más cutre que El Chiringuito de Georgie Dann. Y San Juan (y San José, y Las Rosas, y Los Quevedos, y Las Aguas, y La Rambla…) no se merece estar un día sí, y el otro también, en los medios de comunicación para espectáculos gratuitos amenizados por quien le queda mucho más que ancho un cargo que solo es reconocido por aquellos que te apoyan (todas las acepciones) para mantener sus privilegiados emolumentos de fin de mes. Tan desvergonzadas sus actitudes como tus comportamientos. Qué rastrera visión.
Tú, que fuiste policía local, encargado de velar por la seguridad ciudadana, eres ahora tristísimo titular en ese basto mundo que engloba la denominada Red. ¿Pero no hay nadie en tu entorno que te haya puesto un espejo delante? Que no, este circo es algo superior a ese alegato inocente de los efectos de los fármacos por el problema gástrico gallego. Porque los retortiños de barriga producidos por una jartada de mariscos se quitan en una semana de relajo. Hombre, la cagalera es molesta, qué duda cabe, pero las otras ‘complicaciones’ conllevan tratamientos especiales. Y se necesitan ayudas complementarias. Me apena que no quieran tenderte una mano. Por lo visto es más importante una alcaldía (y las retribuciones correspondientes y anexas) que la salud. Esa no es mi visión de la política. Tal vez por ello, hace nada más que 26 años, decidí motu proprio seguir siendo yo y volver a la escuela. ¿Ven ustedes comos las capítulos de buenas intenciones –suelen proliferar ahora por Navidad– que esgrimen los dirigentes políticos –casi sin excepción– chocan con los intereses partidarios hasta el extremo de consentir situaciones como las que debe sufrir el noble pueblo ramblero?
Has sido protagonista, Tomás, en estas fiestas navideñas. Restaste el estrellato al que nació, eso dicen, en Belén. Te cargaste (sin dobles, aunque pensándolo mejor…) una preciosa campaña: “Todas las Navidades serán dulces en San Juan de la Rambla”. Porque, como mínimo, esta triste noticia que has dado lugar nos dejará un sabor agridulce. ¿No te parecen ya demasiados percances? Ya sé que sigues a rajatabla la consigna aznariana de quién me va a decir a mí lo que tengo que beber. Lo malo es cada uno puede hacer lo que le venga en gana. Y ‘chutarse’ como mejor crea conveniente. Como contrapartida, que incongruencia, tu partido sí se inmiscuye, y de qué manera, en una decisión que solo corresponde a las mujeres. Siento náuseas y antes de que vomite lo voy a dejar.
En fin, la superioridad tiene la última palabra. Me temo que volverá a pasar página. Los réditos económicos pesan sobremanera. Aquí les dejo estos enlaces por si quieren ‘empaparse’ un poco más. A lo peor no están todos los que son.








Nota aclaratoria: Después de redactado el artículo me entero de que hoy jueves se reunirá Manolo con Tomás, al que el PP ha abierto expediente informativo (parece que no debe haber disciplinario). A los de AIS-CC no se les espera todavía, pues faltan unos días para final de mes.