jueves, 23 de enero de 2014

Nos recuperamos

No es que me lo diga cualquier presidente de los muchos que abundan en este país. No es que crea a pie juntillas los variados informes del FMI acerca de los avances e incrementos (hasta el triple en tres meses, muestra inequívoca de cómo se hacen las cuentas en las más altas esferas).
Escuchaba ayer tarde, mientras caminaba, la Ser (La ventana). Como casi siempre. Y se comentaba las alegrías de los estudios por los que se rige eso llamado economía. Un ente abstracto que nadie ha visto y que se traduce en nuestra vida cotidiana en más de lo mismo. Porque unas décimas de recuperación en esta maldita crisis (para nosotros, porque Amancio Ortega sigue obteniendo excelentes balances positivos) no va a significar que la lacra del paro se limpie siquiera la mínima expresión, ni que la pobreza (cotas alarmantes) se cubra de una ligera capa de optimismo y esperanza.
Conocen ustedes a la perfección la cantidad de promesas que ha enunciado nuestro estimado Paulino Rivero. Si trabajara más y hablara menos, lo mismo no me serviría de recurso para estos comentarios y quizás a Canarias le iría mucho mejor. Han sido tantas que ya casi perdemos la cuenta. Pero no conforme con el amplísimo catálogo, ha añadido esta otra más morrocotuda: La Comunidad necesita crear unos 300 mil empleos hasta 2020. Lo que significa, hagan cálculos, 50 mil por año. Dicho lo cual se estiró lo más que pudo y se marchó a FITUR encabezando el generoso y espléndido séquito.
No se le ocurrió mejor cosa que buscar la manera de colocarse al lado del príncipe Felipe. Máxime cuando a Leticia se le había antojado llevar tacones. Y ya te puedes imaginar la escena. Creo que al aspirante a monarca todavía le están dando masajes en el cogote de la tremenda tortícolis. Y alrededor, presidentes cabilderos, alcaldes y una cohorte de tal calibre que pensé ipso facto que ya la salida del túnel había quedado unos treinta o cuarenta kilómetros más atrás. Casi a la altura de Valdepeñas.
Vamos a la caza del turista nacional. Como si tal medida no fuera el objetivo de Mundo Senior. Basta darse una vuelta por Puerto de la Cruz para percatarse de cómo se están sosteniendo la mayoría de hoteles. No sé qué tope pretendemos fijarnos. Lo mismo quince o veinte millones de visitantes. ¿Y saldrán de tal avalancha los puestos de trabajo para que el actual 30% quede eliminado en ese horizonte de 2020?
Mi teoría es que de este pozo no saldremos nunca jamás. O cambiamos el sistema, las reglas de juego y la propia baraja o seguirán beneficiándose banqueros y las grandes empresas. El resto, excluye los políticos, lo tendremos crudo hasta el final de nuestra existencia.
¿Por qué la exclusión anterior? Algunos ayuntamientos, con bastante desgana, dejaron de acudir a esta feria de turismo hace unos años. Pero ha sido suficiente que alguien dijese que se vislumbran brotes verdes para que de nuevo se lancen a la aventura. Vamos todos para Madrid a vender el chiringuito. Como si esta isla ocupase un vasto territorio, como si el turista que acude a Loro Parque, no visita igualmente la Casa de los Balcones y el guanche de Icod el Alto.
Me gustaría que cualquier sesudo analista sumase las cantidades dilapidadas en viajes, cuchipandas y estancias madrileñas por todas las instituciones públicas que acuden a la cita de enero. Y que una vez efectuada la operación, dilucidasen qué hacer con ese dinero. Que podría ser invertido, mero ejemplo, en mejoras sanitarias, atención a las familias, nuevos equipamientos educativos. Pero como nadie lo propone, uno debe pensar que todos son iguales a la hora de chupar del bote. De izquierdas, de derechas y de centro. Extremos, laterales o centrocampistas.
Nos recuperamos, claro. Aunque unos (pocos) bastante más que otros (muchos). Y a medida que esa macroeconomía vaya surtiendo efecto y regando migajas en la de nuestros bolsillos, ya se encargarán ayuntamientos, cabildos y resto del gremio de ir poniendo la mano en los agujeros que aún no hemos tenido de tiempo del pertinente zurcido. Están al acecho, son como lobos.
Fíjate de aquí al próximo domingo en las imágenes que desde todas las teles inundarán nuestros hogares. Y vete haciendo cuentas mentalmente. Piensa cuánto juego podría disputarse con las prebendas de los paseantes. Cuando te levantes el próximo lunes, haz un resumen de las formaciones políticas que han elevado tímida protesta por los gastos ocasionados por los que van a lucirse.
Está haciendo más a favor de estas islas el amigo Eduardo en Alemania desde su pequeña empresa, que toda esta pandilla de mangantes y estafadores del erario público. Y quedan las de Berlín, Navarra, Lisboa, Vancouver, Cochabamba, Donostia… Una lista que asusta. Viva Internet, las redes sociales y la falta de vergüenza. Centenares de tíos (con connotaciones) en el pabellón para entregar unos folletos.
Si en 2020 sigo manteniendo este blog, deberé hacer un recordatorio al que, con total certeza, continuará ocupando el cargo de presidente canario. ¿Te apuestas 50 céntimos? Viva FITUR.