lunes, 27 de enero de 2014

Obras en La Cruz Santa

Buena noticia constituye el próximo inicio de las obras de saneamiento integral de la calle Real (La Cruz Santa). Hecho del que tuve conocimiento a través de las redes sociales, en primer lugar, y por los medios de comunicación tradicionales, en segunda instancia. Y que reviste especial importancia porque es difícilmente explicable el que aún se sigan vertiendo aguas residuales a nuestro subsuelo con el consiguiente problema de contaminación. Aunque si la tónica es la que imperó en la zona de Toscal-Longuera, aviados vamos. Porque se efectuó la canalización, pero fueron escasos los que aprovecharon la oportunidad para conectarse. Y aunque ya se paga religiosamente la tasa correspondiente, son demasiados los que persisten en el uso del pozo absorbente. Incongruencias, aunque duras e inconcebibles realidades.
Hace un tiempo los socialistas realejeros coparon muros de FB para declarar que merced (no, la Virgen no) a su intercesión ante la consejería correspondiente del Cabildo de Tenerife, la obra sería una pronta realidad. Y en aquel entonces argumenté que esos no eran procedimientos correctos. Porque la ciudadanía estaría en todo su derecho de pensar si los proyectos se ejecutan por políticas de compadreo, amiguismo y afinidades políticas, saltándose los cauces institucionales pertinentes.
He sostenido, asimismo, que el colgar muchas fotos –como la que ilustra este comentario– no era método infalible que asegurara un incremento de votos. Los razonamientos los dejé esgrimidos en aquel entonces y a los mismos me remito. Ni la inmensa mayoría de electores tiene acceso a Internet y no todos los que la utilizan de manera regular comulgan con poses y acompañamientos de jerarcas partidarios. Es la dichosa manía de retratarse con los jefes por aquello del bien quedar. Máxime cuando de ello, a posteriori, pretende obtenerse rédito político. Es una táctica errónea y de seguir en ese empeño me temo que la salida del pozo sea más penosa todavía. Hay algunos que convierten los congresos en platós y estudios improvisados. Hasta los pucheros valen para lucimientos e incrementos en la nómina de ingredientes, chorizos incluidos.
Hay un simple detalle que puede dibujar mejor la situación. Mientras la nota oficial del gabinete de prensa del Consistorio realejero hace referencia a la presencia del consejero insular de Cooperación Municipal en la reunión informativa habida en el populoso barrio, el PSOE, para magnificar la importancia de su mediación aluden al señor Valbuena en estos términos: En el día de ayer estuvo presente en el Casino de La Cruz Santa, José Antonio Valbuena Consejero del Área de Carreteras y Paisaje; Medio Ambiente, Sostenibilidad Territorial, de Recursos y Aguas; Planificación Territorial, quien recordó "que esta obra, absolutamente necesaria y demandada por vecinos y PSOE de Los Realejos desde hace años, saldrá por fin adelante gracias al impulso decidido del Cabildo de Tenerife". ¿Debo pensar entonces que PP, CC, IUC y resto de fuerzas políticas de este pueblo no estaban por la labor? O quizás, ¿si no hubiese habido la tremenda suerte de que el consejero del ramo fuera socialista (en La Carrera hay muchos que no piensan lo mismo), la obra seguiría paralizada un par de siglos más? Por favor, seamos serios, dejémonos de fotos que se atribuyen goles inexistentes y procuren contraer otros méritos si quieren que la ciudadanía les devuelva la confianza del pasado. ¿Sigue la guerra de candidato 2015?
El inciso: Cuando tenía redactadas estas líneas, leo que CC ya se subió al carro de las felicitaciones. Corre, Jonás, que te vas a quedar rezagado por estar con Cayo Lara para la foto, claro.
Ahora volverán a crucificarme. Porque cuando, en aras de mi imparcialidad más absoluta, emito una opinión crítica de actuaciones del actual equipo de gobierno, como lo hice con los anteriores del PSOE y CC, aparecen plácemes y comentarios laudatorios. Pero cuando alzo la voz para sostener que la línea del partido socialista canario, en franca consonancia con los vaivenes nacionales, es penosa, con abandono evidente de ideologías y programas por mor de las migajas que a bien ha tenido Paulino por depositarles en el dornajo, se inician los disparos de rigor. Yo no tengo obligaciones contraídas y si lo que vislumbro delante de los ojos es opaco, no esperen que manifieste que la transparencia es diáfana.
El alcalde realejero, Manuel Domínguez, valora que “al fin se haya logrado desatascar una necesidad que venía siendo reclamada por vecinos y comerciantes de la zona durante años, pues se trata de la arteria principal del núcleo de La Cruz Santa en la que no se ha realizado ninguna intervención desde hace décadas”. Leyendo estas líneas, y estableciendo la comparación con la anteriormente expuesta del PSOE realejero, me asaltan las dudas. Podría colegirse que los comerciantes de la zona son todos simpatizantes o afiliados socialistas, lo que me choca con los últimos resultados electorales obtenidos. En fin, que un servidor no entiende gran cosa de estrategias. Pero presumo de algo tan simple como es el sentido común.
Bienvenida sea esta obra. Solo desear que los estudios topográficos, mediciones, drenajes y demás se hagan de manera mucho más certera que los habidos en la zona de El Toscal, porque aquello es penoso, ridículo y lamentable. Estuvieron los sufridos habitantes de la zona costera, amén de los usuarios de la vía, durante bastantes semanas con penalidades y amarguras, para ahora ‘disfrutar’ de un paisaje plagado de socavones y roturas. Tendremos que volver a levantar, compactar con fundamento y seguir riéndonos de los sufridos contribuyentes. ¿O es otra excusa de Falisa y grupo popular para seguir privatizando y que los concejales liberados cobren por no hacer nada al no ostentar responsabilidades ni competencias?
Ya queda menos para las próximas. ¿Me presento a las primarias, ficho por otro o formo mi propia agrupación? Estoy sumergido en un mar de dudas. Tendré cuidado no sea que me pegue un par de buches.