martes, 29 de abril de 2014

¿Envidias o toma de posiciones?

Sigue dando que hablar la comitiva romana. Muchos han sido los medios de comunicación que se han hecho eco y bastantes las opiniones que se han vertido acerca de esta gira novelera. Bajo el pretexto de la canonización de José de Anchieta, no se ha dudado en echar mano del monedero público para brindar a todos los que lo están pasando mal otra muestra de malversación. Máxime para justificar un hecho que el propio santo hubiese puesto en entredicho. Si es que las motivaciones para elevarlo a los altares son aquellas que se han argumentado hasta la saciedad.
Aquí te dejo este enlace: http://vimeo.com/92822119. Corresponde al programa íntegro que emitió Mírame TV (Tenerife al día, de 23 de abril próximo pasado). Como son algo más de dos horas, no te voy a poner en el brete de visionarlo completo. A partir del minuto 3:40 se inicia el asunto que nos atañe: composición de la embajada ‘política’ e intercambio de opiniones al respecto.
Se alude a que el alcalde realejero y presidente insular del PP, Manuel Domínguez, también formó parte de la selecta y afortunada delegación. Y cuando redacto estas líneas no he escuchado, visto o leído que haya habido desmentido alguno. Mucho menos que se haya presentado una querella contra los periodistas que se hallaban presentes en el plató televisivo el pasado miércoles, para más señas, Día del libro.
Puede que te estés preguntando lo mismo que yo: ¿Por qué no hay constancia gráfica, sabiendo lo que viste una foto y teniendo en cuenta los precedentes en gustos y preferencias por las poses preelectorales? De ahí mi extrañeza por el mutismo. De no ser ciertos los planteamientos vertidos en el programa, la explicación es obvia: no las puede haber. Pero tendría que estar actuando ya la justicia. Por el contrario, si los hechos se confirman, ¿por qué la ocultación? Hombre, yo tengo una explicación de profundo calado religioso, pero deberé guardar silencio. Porque, en definitiva, estoy emitiendo una opinión basada en la información que me traslada el vídeo en cuestión. No puedo, ni debo, ir más allá. Si alguno tiene más tiempo que yo e indaga cualquier otro aspecto que se pueda añadir a lo presente, ya sabe.
Si uno sigue la teoría de José Manuel Soria (otro que se sumó a la fiesta vaticana) cuando hay una manifestación (son más los que no acudieron), debo creer que como han sido numerosos los comentarios que ponen en solfa esta singular manera de entender un estado aconfesional, en contraposición a los que han aplaudido este despilfarro, podría comprender el celoso comportamiento del lagunero Pedro Suárez (creo que segundo de a bordo en el PP insular). Quien se quejó amargamente de que no se invitara a los grupos del consistorio de la Ciudad de los Adelantados. Lo que significa que aquellos que nos han masacrado con sus recortes tan populares, no se recatan, siquiera por su condición católica beatífica, a la hora de justificar… lo injustificable. En suma, les parecía poco y querían ir más. De ahí el titular. Puede que la envidia corroe más de la cuenta o que los acomodos para tomar posiciones conduzcan a estas pataletas de niño chico.
A estas alturas de la vida ya poco me sorprende. Cuando hace unos días leí que 9750 canarios se ven forzados a tener dos trabajos para sobrevivir, pensé que pocos me parecen. Porque no debemos olvidar que en dicha lista se tienen que incluir casi todos los políticos de las islas. Que simultanean un cargo público con otro orgánico. Mínimo. Y así le va, por ejemplo, al PSOE. Como toda la cúpula regional debe estar más pendiente de Rivero –por si se levanta con el pie derecho, no olviden que él es de izquierdas–, no ha sabido encauzar la nave, que, sin capitán ni tripulantes, se está metiendo cada estampido contra los rompientes de estas ínsulas que la zozobra es inminente. Pero siguen más preocupados en poltronas futuras que en dignificar los muchos años de historia de ese partido al que bien poco sirven, pero del que mucho se sirven. Será por eso que no sirven.
En fin, mis estimados, se aproxima un extenso acueducto aquí en Los Realejos. Estaremos de fiestas y explosiones hasta bien adentrado junio. Y luego, ni te cuento.
Ayer lunes, tras cinco cursos (casi) jubilado, pasé por el IES Mencey Bencomo para comprar “Los Sabandeños, las otras voces del mito”. Cuando lo lea, como le prometí a Fran, habrá el comentario crítico correspondiente. Saludé a muchos amigos y conocidos. Dijeron haberme visto bien. Retirarse a los sesenta tiene sus ventajas. Por eso no voy a menudo, no me gusta dar envidia.
Aclaración pertinente
El texto que acabas de leer quedó finiquitado en la sobremesa de ayer. Alguna reseña que puse del particular en Facebook por la mañana, apenas mereció mayor atención. Debe ser que nuestra principal preocupación está centrada en aspectos futbolísticos. Luego, como siempre, nos quejamos con el vaso en la mano. Pero lo cierto es que hubo un recule (recular: del francés reculer, derivado de cul=culo) en toda regla cuando se atisbó la que podía caer por el viajecito de marras. Y alguno que reculó –y, por ende, no estuvo en el Vaticano– tampoco ha querido desmentirlo, no fuera que se soliviantaran más los ánimos. A otros, que se definen como consecuentes, les importó bien poco. Esta ilustración gráfica es un extracto de un comunicado (confirmación) de la embajada de España en Roma, encargada de la comitiva del señor Soria, ante una consulta habida. Y ya está. Me voy a acostar y dejaré programada la entrada. Como casi siempre. Lo mismo sueño con José de Anchieta que viene a darme con el palo.