sábado, 26 de abril de 2014

La excursión romana

Si José de Anchieta hubiera nacido en esta época quizás no estaríamos hablando hoy de su vida misionera en Brasil. Me da que se hubiese dedicado a la política. Y no porque su procedencia burguesa le condujera a la afiliación en el Partido Popular, sino que, sin dudar de sus profundas convicciones religiosas, habría encaminado sus pasos a evangelizar, entre otros, a todos los aprovechados que se fueron a Roma a lucir palmito con cargo a presupuestos confeccionados con dinero de nuestros impuestos. Y se me ocurre que como consecuencia práctica de la primera lección impartida, se habría invertido el montante económico de la novelería en mejoras de las viviendas y entorno de un espacio lagunero conocido como el polígono que lleva el nombre del santo del palito. Ese que fue referencia de los estudiantes del Norte que levantábamos el dedo en tan emblemático lugar. Porque una misa valdrá lo mismo en la flamante catedral lagunera. Y pueden acudir caminando. ¿O no, don Felipe?
Es denigrante y constituye un gravísimo insulto a los trescientos mil parados canarios que tan selecto ganado (espero que alguna haya aprovechado la peineta naviera) se haya mandado semejante gira por El Vaticano. Si tanto mensaje le gusta trasmitir a Francisco, echo en falta que no hubiera reprochado tanto dispendio en vez de pedir que rezaran por él. Como si no tuviera bastantes en la curia que no saben hacer otra cosa.
Alega Paulino que va a proponer una reunión de presidentes autonómicos para estudiar la reforma de la Constitución. Pues que no se le ocurra modificar lo del estado aconfesional, porque tal y como está la redacción les viene de perillas para el paripé católico, apostólico y romano. Y los árabes y los chinos, callados. Les basta con ser prolíficos. El resto vendrá por añadidura y caerá como una breva madura.
Qué cinismo el de la amplia delegación política canaria que quiso arropar al nuevo santo lagunero. Porque bien diferente es que participes en una peregrinación diocesana, pagando de tu bolsillo los gastos que conlleva, al morro que se gastan los que luego te espetan que no está en sus manos solucionar un desahucio, conceder una beca o facilitar un trabajo. Es más, me apuesto otros cincuenta céntimos a que no fueron capaces de pedírselo al Padre Anchieta. Porque lo mismo resucita y se vomita todo. Son el típico ejemplo de los falsos creyentes (fariseos) que se han creado un dios idiota, ciego y sordomudo. Pero en el fondo es casi normal que piensen así. Para el engreído (vanidoso, petulante, fatuo, presuntuoso, jactancioso, fachendoso, pedante, vano; y en canario, currito y echado pa´lante), el resto de personal es analfabeto funcional. Y en esta ocasión, más de uno vio otra magnífica oportunidad de sacarse la foto en esta nueva romería.
Rivero, que ya gobernaba cuando Anchieta salió para Coimbra, dijo de él que era un hombre humilde y que apostó por el trabajo hacia los demás. Y que la misión evangelizadora de San José de Anchieta en Brasil es tan importante como su obra literaria y lingüística. Me imagino que habrás captado el doble significado de ambos subrayados. Nada te extrañe de que en unos años tengamos alguien más de El Sauzal, aparte de la Siervita, a quien acudir para pedirle favores y brindarle ofrendas.
Algunas informaciones, viendo el diluvio de críticas que ha originado esta peculiar gira, nos trasladan explicaciones de los que insisten en que viajaron con cargo a su bolsillo. Pues tal circunstancia no les permite arrogarse representación institucional alguna por lo que sobraban en el retrato. Y chocan esas disculpas con el enfado del portavoz popular lagunero, Pedro Suárez, al quejarse amargamente de que no hayan cursado invitación a los grupos políticos. Chiquita cara. No bastaba, por lo visto, con Alarcó y una tal Águeda Fumero, que debe ser del Sur (por el apellido). Y Melchior (¿?), amén de Alonso y no sé que otros consejeros cabilderos (¿algún socialista?), y Oramas, y Castro. Clavijo entiendo que sí. Y Soria. Y cónyuges. Para que la gracia divina resuelva los problemas de vivienda en la capital tinerfeña. ¡Ah!, y lo más importante: un equipo de esta casa. Para inmortalizar la cuchipanda.
Cuando uno lee que Cameron vino a Lanzarote en un vuelo de bajo coste y se quejó de que la entrada a la Cueva de los Verdes le supuso casi tanto como el billete desde Londres (sin descuento de residente), y lo compara con este ejercicio felón… No será capaz alguno de los tantos negros que piensan de hacerles ver a estos lumbreras que no se puede hablar de humildad, entrega y sacrificio en medio de tanto jolgorio, dispendio y jarana. Sinvergüenzas, que son unos cínicos e insolentes.
Leí en El País que “cualquiera no puede ser maestro”. ¿Entienden ahora el porqué se medra en política? Hasta el lunes.