jueves, 31 de julio de 2014

Qué alegría

Redacto estas líneas en el momento que se da a conocer la sentencia condenatoria del TS por la que se inhabilita a Miguel Zerolo, titular de la administración especial de lotería que estuvo ubicada tiempo atrás en el edificio que alberga el ayuntamiento santacrucero. Aquellos que lo nombraron senador y le concedieron dulce retiro madrileño alegarán que no sabían nada y patatín y todo eso. No, no es por nada, pero ya se están desmarcando muchos.
Tenía pensado el titular por otros asuntos que después comentaré. Pero sí, siento tremenda alegría de que la justicia, a pesar de todos los pesares (lentitud, desesperación, sesgos políticos, ópticas y raseros dispares…), vaya limpiando toda la mugre que se ha ido adhiriendo en estos años de andadura democrática. El sujeto –me refiero al lotero– y el entonces concejal de urbanismo, Guillermo Núñez (¿Este no había sido socialista? ¿O sociolisto?), se pasaron la legislación y los reparos por el forro de sus mismísimos y acometieron obras sin concursos ni boberías. Esperaremos las aclaraciones de Rivero, Clavijo, Chaves y demás santa compaña.
No sé qué demonios pasa en este país que ha surgido un grupo de mujeres bobas. Y es difícil porque el género femenino le da cuatro vueltas y media al otro. En todo. También en inteligencia. A la nómina de las que no sabían nada se suma la hermana del muy honorable defraudador. No tenía ni las más remota idea de una herencia de su idéntico padre. Ni el segundo pajarito que vio Maduro en sus sueños podría creerse semejante patraña.
Dejemos, pues, actuar a la justicia. Ojalá la limpia sea efectiva. Para que volvamos a pensar que la política es un mal necesario. Y entender que aquellos que la ejercen no pueden ser diferentes del resto de los mortales. Que la ejemplaridad vuelva a brillar y sea norma, al tiempo que espejo. Que yo no tenga que alegrarme de haberlo dejado allá por 1987.
Y vamos a lo que íbamos. Qué alegría se destila en las redes sociales. Ayer mismo leí en un comentario (Facebook): Mucho talante y poco talento. La paisana de turno, probablemente doctora en ciencias ocultas, aludía a Pedro Sánchez Pérez-Castejón, recién elegido secretario general del PSOE. Ni siquiera permitan que camine un fisco. Pues yo, que fui pero que ahora no soy, ya lo felicité mediante un mensaje privado. Y lo invité a dar unas pateadas por La Gomera. Siempre que él pague, que cobrará más que un pensionista.
Para mí que la autora de la frasecita de marras podría ser militante de IU. Formación que se halla algo más que preocupada por el fenómeno Podemos. Según un estudio (qué aficionados somos a ellos, y a las encuestas, y a los pulsos, y a…) el 39% de su voto se ha ido con Pablo Iglesias (el que no cree en los líderes; que me lo explique). Y Cayo ha dictado las órdenes pertinentes. Que se resumen en un ataque despiadado hacia el PSOE, causa y motivo de todas sus desgracias. No hace falta que te ponga ejemplos porque tú sabes leer mucho más que yo. Y no hay que irse al pueblo de al lado. Ya es fijación, obsesión, prejuicio, obcecación. Chacho, van con el índice en el gatillo. Como trinquen un caballo…
Qué alegría la vislumbrada en la foto de Rajoy y Mas en La Moncloa. Uno miraba para Cataluña y el otro para Galicia. Tanto les preocupaba la consulta que comenzaron hablando de las vacaciones. Las de Arturo, me imagino, serán abonadas con cargo a los ingresos extras de Pujol (senior). Los de Mariano, ya nos encargamos los pensionistas.
Aunque hoy finiquitaremos el presente con otra entrega gomera, no pude resistirme en ubicar al principio ese esperpento filtrado. Ahí los tienen con un vaso vacío (vaya confianza en la tecnología alemana) brindando por todos los portuenses que las han pasado canutas con un servicio esencial como es el abastecimiento de agua potable. No te retires, Marcos, que aún quedan proyectos pendientes. ¿Tú menos que Paulino? ¿A cuenta de qué?

Y va ahora la presentación fotográfica del (pen)último recorrido gomero:

DE SILBOS, OTRA VEZ (VI)